“La justicia no puede atribuirse la narración de la historia”

“Balance, perspectivas y desafíos de la construcción de la justicia para los crímenes de la dictadura”, fue la consigna desarrollada el viernes en la UNS por el dr. Félix Crous, Fiscal General a cargo de la Unidad de Asistencia para Causas por Violaciones a los Derechos Humanos durante el Terrorismo de Estado.

Crous participó en los debates de las causas Etchecolatz, Von Wernich, Jefes de Área y el Vesubio y sobre el cierre de su exposición propuso pensar “cuál es la misión que el sistema penal tiene para el proceso de Memoria, Verdad y Justicia”.

“Creo que efectivamente el proceso de justicia requiere de memoria y construye una verdad, pero no construye La Verdad, ni esa es su misión”, dijo el abogado y agregó que “el problema de poner en manos del Poder Judicial la consagración de la verdad es la posibilidad de quedarte con menos justicia”.

El sentido de los juicios

Se manifestó de acuerdo con el criterio de representatividad de los juicios -“que den cuenta de lo que fue la represión”- y escenifiquen de buena manera un tramo de la historia.

Sin embargo, aseguró que “estamos ante crímenes masivos en los cuales la posibilidad de hacer esto que se pretende, desde las capacidades de respuesta del Estado, desde el sistema judicial y desde el Derecho Penal (…) es limitado, algo va a haber que resignar”.

“El tema es si vamos a tener juicios como el de la ESMA que ya nadie sabe ni siquiera cuándo empezó, si vamos a tener juicios como el que acabo de tener yo -un año y medio en el Vesubio, 157 víctimas, viene otro más o menos de igual magnitud- dos juicios, no quedan fiscales, jueces, no queda nadie en pie después de esta tarea”, planteó.

En ese sentido diferenció el ejemplo de Bahía porque se trata de un gran juicio por muchos casos pero con muchos imputados por lo cu,al más allá de la ardua tarea, “es un juicio económico”.

Para la discusión Félix Crous resaltó que el punto es si realmente el objetivo es perseguir, capturar, enjuiciar y condenar a la mayor cantidad de represores posibles o escribir la historia a través del poder judicial.

“La posibilidad de hacer juicios más chicos, que implicarán que casos no sean juzgados, contra más represores implica la posibilidad que haya más juicios. En algún momento este dilema va a aparecer”, advirtió.

Si bien en la actualidad todas las energías están puestas en completar el trabajo que tanto costó comenzar “en algún momento no será posible seguir haciendo juicios con 150 casos porque no va a haber tiempo material, ni energía, ni recursos y la lista de espera va a ser muy grande”.

Por ejemplo, cuestionó el sentido del juicio que se realizará a partir de la elevación hecha por el juez Rafecas por 500 casos contra Videla: “¿Asegurarte que haya un tribunal que durante cuatro años no va a hacer otra cosa que juzgar a Videla que ya tiene dos o tres condenas a reclusión perpetua?”.

Quién cuenta la historia

“Existen otras herramientas sociales para completar de un modo más idóneo una narrativa de la historia (…). Creo que nadie puede atribuirse para sí la narración de la historia, ser el notario de la historia del terrorismo de Estado, el que da fe de lo que sucedió. Y menos que menos el Poder Judicial”, afirmó el fiscal.

Muchos integrantes de la justicia parece que gustan de este discurso porque sienten que son los narradores de la historia y se empiezan a peinar para la foto. “Y el problema de empezar a peinarse para la foto es que después solo se peinan para la foto y empiezan a generar respuestas distorsivas”.

En este sentido, “lo mejor que nos puede suceder desde el Poder Judicial es que el Poder Judicial conservador en sus formas, en sus rituales y en su austeridad condene a los sectores sociales que históricamente los parieron”.

“Para producir el salto cualitativo, paradigmático, para dar un salto revolucionario en la calidad del proceso judicial hay que ser conservadores. Las audacias son las técnicas y políticas con las que llegamos a esta escena”, comentó Crous y subrayó que para que los juicios tengan legitimidad social “hay que hacer justicia con las herramientas que atraviesan a toda la sociedad en su propia concepción del sistema judicial. Después nos ponemos reformadores”.

Finalmente anunció que existe un problema serio: “De un lado tenemos jueces de la dictadura pero también tenemos una insipiente raza de payasos a los que hay que poner en su verdadera dimensión porque esto también puede transformarse con el negocio de las vanidades, las egolatrías y con eso se deslegitima y bastardea una lucha ejemplar de tantos años y de la que como sociedad nos podemos sentir orgullosos”.

El encuentro fue organizado por la Secretaría de Derechos Humanos del CeHum (Movimiento Universitario Pachakútej) y contó con la adhesión de la Comisión de Apoyo a los Juicios por Crímenes de Lesa Humanidad, la Cátedra Libre de Derechos Humanos del Dpto. de Humanidades, Departamento de Humanidades, Unidad de Asistencia para Causas por Violaciones a los Derechos Humanos de Bahía Blanca, H.I.J.O.S. Bahía Blanca, APDH y Red por la Identidad.

Fotos: Facebook Movimiento Pachakútej.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s