El turno de Bombara

Luego de la finalización de las declaraciones en torno a la Masacre de calle Catriel prevista para este mediodía, cuando se reanude la audiencia de este martes comenzará a ofrecerse prueba testimonial en torno al caso de Daniel José Bombara, militante de la JUP y del gremio ATUNS y primer detenido-desaparecido de Bahía Blanca.

El 29 de diciembre de 1975 a las 6:15 cerca de la esquina de Santa Cruz y Bravard Daniel José Bombara fue secuestrado junto a Laura Manzo y María Emilia Salto. Eran militantes de la Juventud Universitaria Peronista y en ese momento realizaban una “volanteada”.

En ese lugar fueron “reducidos e introducidos al interior de un móvil policial”, luego los bajaron para vendarles los ojos y conducirlos a sitios que no pudieron reconocer. El procedimiento organizado para privar de libertad a Bombara, Manzo y Salto fue ordenado por autoridades militares del V Cuerpo de Ejército.

A las diez de la noche del 30 de diciembre de 1975, Daniel fue conducido por la fuerza al destacamento Cuatrerismo de la policía de la provincia de Buenos Aires, en Villa Bordeu. El 1 de enero de 1976 por la tarde el titular de la Delegación Cuatrerismo, Luis Cadierno le entregó al oficial principal Rodríguez al detenido Bombara para que éste prosiga la investigación de hechos considerados “subversivos”.

El dirigente de ATUNS fue retirado de esa dependencia -siempre según la investigación de la Fiscalía- por el oficial principal José Alberto Rodríguez, quien en un patrullero lo llevó a reconocer un lugar “donde el personal policial sospechaba que en horas nocturnas se realizaban reuniones de la organización Montoneros”.

“El vehículo habría sido conducido por Rodríguez, mientras que un agente policial de apellido Maidana se habría colocado a la derecha del conductor. Un agente de apellido Wolodasky, en tanto, habría ido sentado en el asiento trasero lado derecho y al lado de este se habría encontrado Daniel Bombara con sus manos colocadas delante de su cuerpo y esposadas”.

Aquí comienza la puesta en escena de los captores. Según el informe oficial de la policía, el coche con Bombara a bordo circuló por la ruta 229 y al llegar a la altura del kilómetro 6 y medio aproximadamente, en forma imprevista, alrededor de las 21:45 el secuestrado abrió la puerta trasera izquierda del rodado y se arrojó sobre el pavimento.

Como consecuencia de ello, dijeron los policías, Daniel dio varias vueltas sobre la carpeta asfáltica, se incorporó y salió corriendo hacia una zona descampada. Inmediatamente “la comisión policial declaró que procedió a recapturarlo” y destacó que “se encontraba con lesiones producto de la caída en la carpeta asfáltica”. A pesar de lo concurrido del lugar, los efectivos aseguraron no contar con testigos presenciales del hecho.

Bombara ingresó al Hospital Militar del V Cuerpo de Ejército, con numerosas lesiones, y allí quedó internado. Luego, lo derivaron a la comisaría primera de la policía bonaerense donde lo examinó el médico policial Florez, quien recomendó el traslado a un centro médico por la gravedad del cuadro.

El 2 de enero de 1976 trasladaron a Bombara desde la comisaría primera hacia la Unidad Penal 4 de Villa Floresta de donde fue sacado sin vida. “Desde el momento de su secuestro y hasta su muerte, al igual que las personas que lo acompañaban fueron continuamente sometidos a sesiones de torturas y sometidos a violentos castigos”. 35 años después continúa desaparecido.

En las actuaciones policiales aparece una versión que presenta la desaparición de Bombara como el resultado de una emboscada de desconocidos al vehículo que transportaba su cuerpo.

Los efectivos escriben que “el 3 de enero de 1976 siendo aproximadamente las dos treinta horas el sargento ayudante de la policía de la provincia de Buenos Aires Loncon, recibió órdenes de trasladarse al Servicio Correccional Unidad n°4 de Villa Floreta, lo cual realizó por medio de la ambulancia policial n°79, siendo acompañado por el cabo Jesús Salinas”.

“Al llegar a dicha unidad se les hizo entrega de un cadáver el cual depositaron en la ambulancia policial. Además del cadáver los uniformados recibieron un oficio, copia carbónica, donde constaba dicha entrega, enterándose así que dicho cadáver pertenecía a Daniel José Bombara. Una vez cargado el cadáver, por órdenes de superiores, debían dirigirse al Hospital Municipal de dicha ciudad”.

Agregan que cuando circulaban por calle Florida luego de pasar la calle 12 de octubre, el vehículo fue interceptado por el paso por tres coches de los cuáles descendió un grupo de personas que efectuaron disparos de armas de fuego sobre el móvil con el cadáver de Bombara.

Luego el agente Loncon afirmó que observó como “un grupo de agresores desconocidos se dirigió hacia la parte trasera de la ambulancia y trascurridos cinco minutos los agresores se retiraron en sus respectivos vehículos hacia avenida Alem”.

“Posteriormente Loncon y Salinas al dirigirse al vehículo constataron que los desconocidos habían sustraído el cadáver de Daniel José Bombara y que además habían pintado el móvil con pintura roja en aerosol, sobre el costado izquierdo de la ambulancia ‘Monto’, ‘Montoneros’”.

Por privación ilegal de la libertad agravada por haber sido cometida con el empleo de violencia y amenazas con una duración mayor a un mes en concurso real con homicidio agravado por alevosía y por haber sido cometido por el concurso de tres o más personas se acusa en calidad de coautores mediatos a Jorge Horacio Granada, Juan Manuel Bayón y Walter Bartolomé Tejada. Falleció impune otro de los responsables de la desaparición de Bombara: Argentino Cipriano Tauber.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s