Los cómplices civiles también a la cárcel

Una vez más la justicia federal bahiense contradice el sentido de la Historia. Una vez más nos apresa y nos condena a compartir la vía pública con quienes deberían estar entre rejas.

Cuando el fiscal y el tribunal que impulsan el juicio por delitos de lesa humanidad celebran el más alto sentido de la Justicia, un juzgado local -al igual que lo hiciera la Cámara anteriormente- deja en libertad a un colaborador de la dictadura.

Según la resolución del juez subrogante a cargo del Juzgado Federal Nº1, Luís María Esandi el pedido de detención contra Hugo Mario Sierra “carece de sustento normativo”.

En las audiencias se escucharon testimonios que señalan directamente al ex secretario del juez federal Guillermo Madueño como partícipe directo en los interrogatorios bajo tortura de las víctimas.

“Soy el juez Madueño y lo vengo a interrogar. ¿Así atado y vendado? No, sáquenle la venda. Se ve rodeado de milicos. ¿Me va a interrogar rodeado de armas? Cumplo con exigencias del Comando.  A un costado escribía el secretario. ‘No le vi la cara. Después me enteré que era (Hugo Mario) Sierra. Madueño me interrogó dos veces más en Rawson y ahí era Sierra el secretario. Me seguían interrogando por las armas. Me da un listado tan grande de armas que lo miré asombrado y le pregunté si el V Cuerpo había sacado el arsenal y lo había puesto en mi casa'”, dice la crónica de solo una de esas declaraciones.

El fiscal Abel Córdoba, en declaraciones posteriormente a la orden de detención contra Sierra, expresó: “Hay un hecho que es contundente que al cabo de centenares de homicidios, torturas y  secuestros, no hay un solo testigo ni imputado llamado a declarar mientras las causas estuvieron en manos de Madueño y sus secretarías penales a cargo de Sierra y Girotti”.

Cualquier tecnicismo sirve de excusa y todas las razones son ignoradas para beneplácito de los apologistas del terror, para los que escriben infames editoriales, para aquellos que a toda velocidad por acción u omisión -como Álvarez Canale, Velázquez, Montezanti, Argañaraz, Planes, Fernández por nombrar solo un puñado al que ahora se suma Esandi- concluyen beneficiando a las corporaciones genocidas.

En vísperas del 35º aniversario de La Noche de los Lápices y a cinco años de la segunda desaparición de Jorge Julio López reviven los fantasmas de la impunidad.

Los responsables civiles pueden volver a clase.

La sociedad que clama Justicia, sigue esperando.

Comisión de Apoyo a los Juicios

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s