“Streich y Adalberti iban a La Escuelita”

Adalberti, ex titular de la Cruz Roja, estuvo detenido en 2006.

Adalberti, ex titular de la Cruz Roja, estuvo detenido en 2006.

Daniel Osvaldo Fonti tiene 60 años y es médico. Se recibió el 19 de diciembre de 1975. Cuando le llegó el turno del servicio militar apostó a “salvarse” pero la revisación del coronel médico Mariné lo consideró apto y a otra cosa. Una patrulla militar lo fue a buscar a Monte Hermoso y lo trasladó a Comodoro Rivadavia.

“Estaban preparando profesionales porque las Fuerzas Armadas se iban a hacer cargo del gobierno”, comentó en la audiencia del miércoles 28 de septiembre donde también ratificó que los médicos capitanes “Streich, Adalberti y el sargento ayudante (enfermero) Bonini” eran los que tenían acceso al centro clandestino de detención y torturas La Escuelita.

Después de un curso de manejo de armas  le dieron rango de subteniente y lo mandaron a casa. Unos días antes del golpe lo llamaron para acuartelarse.

Fonti recordó que por aquellos años llegó a Bahía Blanca, junto con el general Adel Vilas, una patota regenteada por el mayor Emilio Ibarra. Compartía la casa de huéspedes -un salón con dormitorios individuales-, entre otros, con los represores Mario Alberto Casela, Mario Carlos Méndez y Julián Oscar Corres.

Méndez era custodio de Vilas, ambos venían de la “guerra” en Tucumán. Vivía cargado de granadas y con el arma amartillada, por eso le decían “el loco de la guerra”. Una vez se le cayó una granada en la guardia de entrada del comando. Las usaba con el seguro semi sacado.

Fonti describió a Casela como un hombre robusto de bigotes negros. En cambio el Laucha Corres era más pequeño, se manejaba muy individual, “nunca vestía de militar” y usaba pelo largo y bigotes.

Con “Julián” eran amigos. Salían con dos chicas amigas entre sí. Vivían y andaban juntos pero dijo que nunca le habló al torturador de ningún tema militar ni político. Sin embargo, una vez Stella Rosovich pidió a Fonti alguna información sobre su novio desaparecido, Rubén Zampini.

El médico le preguntó a Corres pero el represor lo frenó y le dijo que no se metiera “en camisa de once varas”. Le mostró la camioneta de Zampini y le comentó que estaba preparada para cargar armas, supuestamente tenía escondites secretos para granada. “Esta camioneta me la quedo yo”, afirmó el torturador que cambiaba el coche cada veinte días y le informó que “al tipo lo chupamos”. Más adelante le comentó que el novio de Stella se les había “escapado” en un traslado.

El grupo de tareas de Ibarra funcionaba en una galpón al que “nadie se podía acercar”. Tenían jeeps y Unimogs propios. Era el “grupo antisubversivo”. Las personas secuestradas en los operativos eran llevadas a este lugar para los interrogatorios iniciales. De allí los llevaban a la famosa Escuelita “a la que nunca fui”, aclaró el médico.

Escenarios de muerte

En algunos operativos, el testigo fue como grupo de apoyo “para atender a los soldados posiblemente heridos”. Estaba dentro de una ambulancia Unimog. Estuvo en un tiroteo de Donado al 1000. No lo vio. Pero sabe que hubo muertos.

También estuvo en Chiclana al 600 donde hubo un herido en el estómago y lo atendieron. Fonti dijo que desde la terraza disparaban y una esquirla dio en el ojo al subteniente Méndez. El represor -imputado en este juicio- fue trasladado a Buenos Aires y Fonti no lo volvió a ver.

Fue a Río Colorado y a un lugar cerca de La Pampa. Eran alrededor de un centenar de personas en 15 vehículos, el último era la ambulancia. Eran operativos “de improviso”. No había gente de civil. En Río Colorado se quedaron integrantes de la patota para saquear las cosas de la casa.

Se refirió a un operativo “armado” en el Parque Independencia. Para él fue “un simulacro” donde un Torino fue tiroteado y los cadáveres fueron llevados al Comando. Pudo ver de lejos a cuatro jóvenes muertos pero ningún arma.

En Dorrego y General Paz la intervención militar fue larga con mucho ruido y tiros. Hubo dos “extremistas” muertos y cree que hubo heridos miliares. En otro operativo en calle Fitz Roy, comentó, había una heladera cazabobo preparada para explotar al abrirse. Él no estaba, fue el dr. Alberto Taranto.

Médicos de terror

Hablando de Taranto, Fonti contó a los jueces sobre el día en que les pidieron que firmaran un certificado de defunción como muerte natural y se negaron. El costo fueron cinco días de arresto. “Se hicieron cargo (Jorge) Streich o (Humberto) Adalberti”, los dos capitanes que veían un “itakazo en el pecho” tan natural como un infarto o un resfrío.

El testigo manifestó que Streich era la cara visible de la atención de las personas cautivas en La Escuelita, tenía un coche con un hueco para esconder una Itaka recortada y una granada por si lo “atacaban los extremistas”. Estaba por ser ascendido a mayor.

Preguntado por la querella, Fonti ratificó que “Streich, Adalberti y el sargento ayudante Bonini” era los que tenían acceso al centro clandestino de detención y torturas La Escuelita.

Bonini era un enfermero “vestido de ropa militar” que compartía las oficinas de Sanidad  con el testigo: “Estaba nuestro jefe el teniente coronel Misray -médico- y el teniente coronel Viscay -veterinario- en su oficina y enfrente estaba Bonini y otro chico más joven que era cabo primero o sargento y ahí calificaban algunos medicamentos y demás”.

“Bonini era el que no sé cómo -creo que del Hospital Militar- tenía acceso a que le dieran medicación, la cargaba en su Fiat 600 e iba a La Escuelita. Me parece que era el que avisaba si (la tarea) superaba lo que podía hacer y tenía que ir el médico, entonces iban Streich o Adalberti”.

Streich le comentó a Fonti que “iba a atender a la gente, ‘extremistas detenidos’ según él, que en los interrogatorios por ahí físicamente sufrían una agresión y él los atendía o que por horas de extenuamiento (sic) se descompusieran e hicieran un trastorno de dolor en el pecho, arritmia y demás y lo tenían que llamar y él les hacía asistencia médica”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s