“Nos mató como familia”

Edgardo y Norma en La Plata (1974)

Norma Robert era la hija mayor de Jorge y María Luisa Schmidt. Había nacido el 1 de julio de 1951 en Carhué y desde 1973 estaba casada con Edgardo Miguel Ángel Andreu. Vivían en La Plata donde ella estudiaba arquitectura y él medicina. Tres años después los desaparecieron.

En febrero de 1976, se mudaron a Bahía Blanca porque Edgardo tuvo que hacer el servicio militar en el Hospital Militar. En septiembre recibió la baja y regresó a La Plata para buscar una vivienda. Pero el 5 de octubre fue secuestrado. Ante la desaparición de Edgardo, el padre de Norma viajó a la capital bonaerense a buscar a su hija.

El hermano menor de Norma, Yamil declaró la semana pasada que el 16 de octubre de 1976,  aproximadamente a las 20, su padre estaba parado en la casa familiar de Roque Sáenz Peña 1176 de Carhué y pudo ver llegar un Torino negro con cuatro personas preguntando por su hija mayor.

“Yo en ese momento estaba en la cocina con mi hermana Norma leyendo el diario local que salía todos los sábados, me parece que era El Pueblo porque cambió varias veces de nombre. Mi padre abre la puerta y le dice a Norma que la venían a buscar. El señor que lo acompañaba venía con armas largas”, dijo.

Yamil con sus 13 años los siguió hasta la calle: “Estaba el chofer, que no se bajo nunca; el otro señor se subió adelante, dos atrás con mi hermana en el medio. Y ese fue el último momento que tuvimos de ella”.

Sorprendido por la situación, Jorge Robert, pidió explicaciones y el jefe del grupo manifestó que su hija sería trasladada a Bahía Blanca para ser interrogada, ya que su esposo se encontraba detenido allí en averiguaciones. Antes de retirarse, agregó que no debía preocuparse porque al día siguiente regresaría.

Mientras tanto las hermanas de Norma, Zulma y Nancy, contaron en el juicio que esa tarde habían ido a saludar a una amiga por su casamiento.

“Cuando volvimos eran las ocho y media de la noche, se la habían llevado a mi hermana, mi casa era un caos, mi madre estaba con un ataque de nervios. No presencié el momento pero sé lo que fue mi familia después del hecho, la verdad que se nos terminó la vida, mi papá a causa de eso murió y mi mamá dos días antes de morir me preguntó cuando venía mi hermana. Yo viví toda la vida con ellos, mis hermanos se casaron pero yo sé lo que vivieron. Mi papá presentó un habeas corpus, había que ser muy valiente, sé que lo amenazaron”, relató Zulma.

Nancy sostuvo que su padre estaba “desolado” y su madre “llorando, nos dijo que se llevaron a Norma. “Ahí empezó la búsqueda desesperada de él. Recuerdo que mi padre hacía trámites pero en el ámbito familiar no nos contaba muchas cosas para que no nos pongamos mal”.

El escribano Daniel Maugeri tenía su estudio a metros de la vivienda de la familia Robert. Declaró que aquel día de octubre lo visitó Jorge Robert “con una gran tristeza y una expresión de pánico” para contarle que se habían llevado a Norma.

“Yo pensé que esto era bastante serio porque tenía en cuenta que ella estaba allí porque habían capturado al marido en La Plata. El padre me pidió que hablara con la hija para ver si tenía alguna cuestión”, afirmó.

Maugeri agregó: “Conversamos sobre el tema y lo que primero le pregunté es si tenía alguna cuestión con un grupo guerrillero, paraguerrillero o con algún grupo de izquierda. Le dije: ‘Mira que lo tuyo es muy grave, muy serio, me podés mentir a mí pero pensálo, considero que tenés que irte, fugarte, están desapareciendo chicos todos los días’. Me juró y me perjuró con algún grado de certeza para mí que no tenía ninguna vinculación, simplemente había estado en algunas manifestaciones en La Plata”.

“Las primeras gestiones que hicimos fue en la Policía. Mi conocimiento de esta política de desaparición que había en el país me hacía pensar que era difícil que consigamos algo, nos dijeron que no sabían absolutamente nada”. Ni siquiera les tomaron la denuncia.

Pero hubo un comentario que le hicieron a Maugeri que iba a tener un peso importante para las novedades de la audiencia del juicio que presenciamos 35 años después.

El escribano le comunicó a Jorge Robert que el oficial de guardia de la Comisaría de Carhué, Carlos Lorenzo Ravi, le informó que el día del secuestro la dependencia policial fue visitada por un grupo de personas de la Brigada de Investigaciones de Bahía Blanca. La patota había parado allí para firmar una planilla de viáticos. El subcomisario Biandratti le confirmó la información a Robert días más tarde.

Jorge, con la colaboración y el acompañamiento de su vecino, habló con el intendente del pueblo, presentó habeas corpus, denuncias penales, visitó el Ministerio del Interior a cargo del genocida Harguindeguy, escribió cartas a monseñor Aramburu y al mismísimo dictador Videla además de cursar los lógicos oficios al V Cuerpo de Ejército y la jefatura de Policía. Todo con respuestas negativas.

“El peregrinar de mi viejo fue tremendo, salía con un amigo y no le decía nada a mi mamá pero se tragaba todo, la vida fue muy diferente, nos mató como familia. Eran ocho chicos de La Plata, no se estudiaba como ahora que todo el mundo estudia, había que hacer un sacrificio enorme y él soñaba con verla recibida. Todos los primeros de julio decía ‘Hoy es el cumpleaños de Norma’, no se olvidaba nunca. El día que cumplieron 50 años de casado dijo ‘Voy a hacer una fiesta’, invitó a todos los amigos y lloró toda la fiesta porque faltaba mi hermana”, manifestó Zulma.

Para Nancy “fue tremendo todo lo que sucedió, primero con la esperanza de encontrarla, fueron pasando los días, los meses, los años y no se encontró, fue un antes y un después en la vida familiar. Mi papá con mucho tesón siguió adelante porque dijo ‘Tengo tres hijos más y tengo que seguir luchando por ellos. En los cumpleaños, en las fiestas de fin de año el nombre de ella siempre estuvo presente”.

“Fue dura la vida, yo justo iniciaba el secundario y en el colegio si te tocaba el pelo la camisa no entrabas, no era como hoy en día. Los boliches, por ahí uno estaba y prendían la luz y no sabías qué iba a pasar. Son situaciones no gratas y la familia también porque mi padre se aisló, yo no pude estudiar universitariamente, todo llevó a todo. Mi madre por tener un carácter muy especial, ser muy creyente, nunca lo pudo superar pero lo disimuló mejor que mi padre”, dijo Yamil.

Careo y detención

Carlos Lorenzo Ravi, separado y jubilado de la Policía Bonaerense era en 1976 el oficial de guardia de la Comisaría de Carhué, “tenía que atender a la gente que entraba y resolver los inconvenientes que se presentaban en el momento de servicio”.

Fue uno de esos testigos que parece que estuvieron tan cerca de la cosa que no vieron nada. El día del golpe “no cambio nada” o “por lo menos yo no me di cuenta”. No vio más personal militar, ni supo que su fuerza respondía entonces al Ejército. No supo de “actos subversivos” ni de desapariciones. “Nunca me enteré de nada”.

No recordó a la familia Robert, ni la detención de Norma, ni ninguna conversación con el padre. Sí al escribano Maugeri porque en su estudio pagaba el alquiler de su casa. Al juez Jorge Ferro no le convenció “un policía que no conoce a nadie, que no controla, que no toma medidas de seguridad”.

La desmemoria del patanegra contradijo el testimonio de Maugeri respecto de la estadía de la patota bahiense en la comisaría de Carhué y motivó al fiscal Horacio Azzolín para solicitar un careo entre los testigos.

El careo facilitó el recuerdo de algunos detalles de aquel encuentro en la comisaría pero el policía se mantuvo en que no había dicho lo que dijo. Para Azzolín el diálogo terminó con “posiciones irreconciliables” y entendió que Ravi “ha ocultado información, que ha mentido durante toda su declaración y por eso pido que se remita copia a la primera instancia y se proceda a la detención”.

Después de un cuarto intermedio de media hora el tribunal afirmó que  “el careo va a ser analizado en el momento oportuno, en la sentencia” y ordenó la detención del policía Ravi.

Anuncios

One thought on ““Nos mató como familia”

  1. Hola! Mi nombre es Belén, y soy estudiante de Locución en ISER (Ciudad Autónoma de Buenos Aires).
    Me encuentro ante la realización de una investigación periodística para la materia “Historia”. Mi grupo de compañeros y yo estamos buscando información acerca de locutores desaparecidos durante la dictadura y, para mi sorpresa, me he encontrado con esta página que nos facilitó diversos datos.
    Estaré dejándoles mi mail para poder contactarnos para contarles más acerca de la investigación y ver si pueden ayudarnos ya que es un tema respecto al cual no estamos encontrando mucha información y cualquier aporte nos sería de gran utilidad.

    Muchísimas gracias!

    María Belén
    belu_0790@hotmail.com

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s