Un rotario en apuros

Una nueva detención por falso testimonio tuvo lugar en la audiencia de ayer por la tarde en el juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos desde el V Cuerpo de Ejército. Se trata del médico Oscar Aníbal Mele de 70 años, ex integrante del plantel de Sanidad de la Unidad Penal 4 de Villa Floresta durante la dictadura.

Miembro fundador del Rotary Club Bahía Blanca Norte, quedó detenido en la misma aula magna universitaria donde en julio de 2010 asumió como gobernador patagónico de los clubes rotarios.

Según registró en esa ocasión el diario colaboracionista La Nueva Provincia el médico se honró con el cargo dado que se vincula “con el sentido de amistad y compañerismo, el espíritu de servicio y elevadas normas de ética” y “consideró muy gratificante ayudar al prójimo, ser solidario, involucrarse en el compromiso de la solución de los flagelos sociales”.

Su detención fue solicitada por la Fiscalía luego de escuchar un interrogatorio plagado de vaguedades y desmemorias para alguien que ocupó el lugar donde generalmente llegaban los detenidos que provenían del campo de concentración y torturas La Escuelita. 

La contundente argumentación del dr. Abel Córdoba destacó que Mele negó situaciones ampliamente comprobadas durante el debate como por ejemplo “las condiciones inhumanas de delgadez, suciedad, marcas de tortura, lesiones en nariz, en el rostro en general, lesiones en las orejas por las vendas, en muñecas, en brazos; ropa ensangrentada con la que las víctimas llegaban a la Unidad 4”.

“Hemos escuchado testimonios -y el médico lo ha negado- de internos que no podían caminar y eran llevados por sus compañeros. Internas como Graciela Juliá que eran sacadas del penal y volvían horas después hasta con lesiones en la lengua, ensangrentadas. Internos cuyos familiares veían en la misma oficina donde trabajaba Mele, a sus internos como el caso de Chironi quien por otra parte quedó constatado que sufrió dos paros cardíacos en esa misma oficina”, aseguró.

Cabe destacar que las y los detenidos que eran llevados a Villa Floresta y pasaban por Sanidad, venían en muchos casos con cuatro meses de permanencia en condiciones inhumanas sometidos a torturas, hambre y todo tipo de abusos.

“El propio enfermero que declaró antes (Carlos Oscar Muller), si bien no ahondó en muchos detalles, admitió haber constatado hematomas, marcas en las muñecas y lesiones en la piel que el testigo niega”.

“A la Unidad 4 ingresó Bombara en sus últimos momentos de vida; Chironi con el rostro desfigurado a tal punto que la familia no lo pudo reconocer; Benamo que estaba en Sanidad con otras condiciones que no eran por sobrepeso sino por torturas, por haber sido sometido a picana eléctrica, estaqueado y colgado durante varios días como ha relatado ante el tribunal; lo mismo en el caso de Valemberg”, siguió Córdoba.

A lo dicho, sumó que el médico negó la junta médica por Mario Aggio también comprobada en el desarrollo del juicio al igual que lo declarado por el testigo Lauretti respecto a su llegada “vendado” a la enfermería lindante con la oficina de Mele.

“La presencia de una médica del Hospital Militar también ha sido constatada; interrogadores de ámbitos militares; la requisa masiva y ostentosa de personal uniformado del Ejército en momentos en que el testigo cumplía funciones”.

Por eso, el representante del Ministerio Público exigió su detención por haber “afirmado falsedades y omitido verdades comprobadas no ya en la instrucción sino en este mismo debate”.

Tras un breve cuarto intermedio, el presidente del Tribunal Oral, Martín Bava relevó al testigo de su juramento de decir verdad, dio por terminado el testimonio y dejó al médico “detenido comunicado a disposición del juez federal en turno”.

Anuncios

5 thoughts on “Un rotario en apuros

  1. Es increible la parcialidad del tribunal y de ustedes que manejan este foro. Sólo acusan de falso testimonio a los que dicen algo que a ustedes no les gusta. Si 4 médicos y enfermeros dicen que en general el estado de salud de los que ingresaban al penal era “bueno” o “normal” deberian asusar de falso testiminio al que relató parte de la pelicula rambo diciendo que todos ingresaban torturados, con ojos colgando y marcas de alambres…
    Lo mismo habia ocurrido hace unos meses con los 7 colimbas que testificaron. Los acusaron de falso testimonio porque porque dijeron cosas que el tribunaol no quiere escuchar. Los que incurren en falso testimonio son los montos que quieren seguir cobrando..

    Me gusta

    • Estimado Alfredo vale resaltar que no es este medio el que acusa de falso testimonio sino la Fiscalía que remarcó al Tribunal que se estaba cometiendo dicho delito en el transcurso de la audiencia. El Tribunal entendió que el planteo era correcto y ordenó la detención. Efectivamente como en los casos anteriores los detenidos fueron liberados al día siguiente y la causa por el falso testimonio continuó a cargo del Juzgado Federal en turno. Saludos y gracias por leer el blog.

      Me gusta

  2. Alfredo ¿vos sos tan ingenuo como para creer que a los presos en La Escuelita los trataban entre algodones? No me hagas reír… Acá el único parcial sos vos, que no sabés cómo defender a los mayores asesinos y criminales de nuestra historia reciente. Las torturas a los detenidos están más que probadas, dejate de defender lo indefendible.

    Me gusta

  3. alfredo es un ipocrita no reconocer los delitos cometidos por las dictaduras en el cono sur es de pura ipocrecia militares y civiles imbolucrados, juicio y condena a los reponsables.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s