Uno de los tantos errores

Este lunes se presentó como testigo de la defensa oficial el abogado Carlos Alberto Massolo quien relató las circunstancias de su detención en el gimnasio del Batallón de Comunicaciones 181 y la cárcel de Villa Floresta y parte de su tarea como presidente de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos sin demostrar interés por las denuncias de sobrevivientes de los centros clandestinos de detención y torturas.

Massolo dijo que fue detenido el 5 de mayo de 1976 por fuerzas militares dependientes del V Cuerpo de Ejército y puesto a disposición del PEN. Luego le darían la “máxima seguridad de que lo mío era uno de los tantos errores”.

En el gimnasio recordó como “único hecho significativo” el ingreso de un oficial con unos veinte o treinta soldados que empezaron un tiroteo  con balas de fogueo que llenó completamente de humo el lugar. Allí se encontraban detenidos una veintena de gremialistas y políticos.

“En ese período pedía continuamente poder ser interrogado o hablar con alguien. Un día me mandaron con el Tío, que se presentó como especialista en interrogatorios, terminó diciendo ‘no sé francamente por qué está detenido’. Fue informal, no quedó constancia de nada”, relató.

Hasta el mismo gimnasio fue a buscar a los detenidos el penitenciario Rodríguez Nuñez y su “imponente voz” para trasladarlos al pabellón 4 de la cárcel de Villa Floresta.

Massolo sostuvo que en la unidad penal “hubo una paliza generalizada que no me afectó a mí pero sí a varios otros detenidos que eran estudiantes o algo así. Le dieron una paliza con distintos elementos. (…) En otra oportunidad con cierta tensión, hubo una requisa por parte del Ejército. Una requisa formal, general, donde nos tuvieron alrededor de dos horas acostados boca abajo en el piso del pasillo y según comentarios se debía a que había rumores que se estaba por hacer un túnel, cosa difícil porque estábamos en un primer piso”.

Preguntado por el defensor oficial Alejandro Castelli sobre si supo de torturas a otros detenidos aseveró que no le constaba y que “la gran tensión era con los traslados porque no se sabía qué destinos iban a tener” y que “no me afectaba tanto porque había dos integrantes del servicio penitenciario que habían trabajado con mi padre en el campo y me avisaban si mi nombre estaba entre los traslados entonces yo quedaba tranquilo”.

El ex rector universitario Víctor Benamo pidió hablar con Massolo cuando llegó a la cárcel después de un cruel cautiverio en La Escuelita y le comentó que “había estado encapuchado y vendado todo el tiempo, se lo veía bastante deteriorado (…) quiero decir que no lo encontré con marcas, con golpes, lo noté con un estado de decaimiento que después se recuperó”.

Después de cinco meses, un día lo llevaron hasta la Brigada de Investigaciones y le dijeron que se fuera. Horas después fue al Comando y le manifestó a un coronel y un capitán cuyos nombres no recordó que “era un profesional, que tenía familia y me podía ganar la vida acá, en Australia, en Italia o en algún otro lugar y no quería ser manoseado nuevamente porque lo único que había hecho era defender presos políticos” con el doctor Lejarraga.

 “Se había creado una especie de costumbre de que cuando recurrían a cualquier otro colega con un problema de ese tipo decían Massolo y Lejarraga son los que atienden eso. Entonces se centralizaba. Cuando fui detenido el Colegio de Abogados, y me honro en decirlo, tuvo una actitud diría revolucionaria en el sentido de que impuso por obligación que por sorteo cuando alguno requería la presencia de un abogado tuvieran que atenderlo. De modo que abogados muy prestigiados pero sin ninguna afinidad con sus respectivos detenidos tuvieron que atenderlos y los atendieron muy bien por cuestiones de prestigio profesional”, explicó.

La abogada querellante Mónica Fernández Avello le preguntó si creía que las defensas que se sorteaban habían sido exitosas y el testigo sostuvo que “abarcaban la totalidad de los colegiados y los colegiados que conozco que asumieron las defensas actuaron muy bien. Sin que conozca a quién en particular por el hecho de que mientras sucedía eso yo estaba detenido”.

Solo una cara bonita

Ya en democracia fue elegido presidente de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos. “¿En ese rol fue apoderado de la familia Izurieta?”, preguntó el fiscal Córdoba pero el testigo no lo recordó. Tampoco detalles de los nacimientos en cautiverio.

“Cuando yo fui presidente de la APDH los casos ya eran menos frecuentes y en particular no se conocían de esos”, le contestó a Fernández Avello cuando le consultó si no se había enterado de la existencia de centros clandestinos de detención en Bahía.

El ex titular del organismo de derechos humanos subrayó en varias ocasiones que nunca recibió testimonios sobre la represión porque había un equipo conformado por Ernesto Malisia y dos o tres jóvenes de la universidad, cuyos informes supone que leía. Él se dedicaba a representar a la institución en actos públicos y presentar alguna petición.

Recién sobre el final le respondió al juez Ferro que La Escuelita “era conocida, era un lugar donde había detenidos clandestinos, situada más o menos a unos tres mil metros del Comando” y que “tanto Benamo como Miramonte suponen que estaban” ahí.

Al mostrársele la contradicción entre la actitud tomada luego de su liberación de recurrir al Comando en busca de tranquilidad personal porque “los militares eran los que definían la situación” y la presentación de habeas corpus en el doblegado poder judicial por la situación de otros detenidos, aclaró que en ocasiones usaron contactos políticos por el lado de su mujer.

Delia Peralta Ponce, es ahijada del político puntano Reynaldo Pastor, suegro de Videla, “entonces a través de mi mujer y principalmente de mi suegra consideramos más conveniente utilizar ese tipo de recursos porque creo que los habeas corpus en Bahía Blanca no lograron liberar a ninguna persona”.

Sin crédito

El testigo fue síndico de la Caja de Crédito pero no conoció empleados que hayan sido secuestrados. Sí la detención de Héctor Furia y “también por un breve período de tiempo, creo que fueron procurados,  un señor Naifleisch y un señor Pilchik. Furia fue detenido, maltratado, y tengo la convicción de que su muerte que se produjo poco después fue consecuencia de ese trauma”.

No supo decir quiénes fueron los responsables, solo que “las autoridades de la Caja de Crédito se entrevistaron con autoridades militares porque cumpliendo un poco con decisión propia y por otra parte por decisión de la familia pusieron en cargo que ellos eran los autores de lo sucedido con Furia”.

El fiscal insistió con Deluchi. La recordó pero dijo no conocer su situación. “Tal vez en algún momento” fue empleada de la Caja, “si es que no confundo con otra persona”.

Nélida Deluchi fue secuestrada en julio de 1976 y llevada a La Escuelita. Casi un mes después fue liberada pero la persecución de los guardias del campo de concentración continuó al punto de usar su casa para cenar en varias ocasiones.

Anuncios

8 thoughts on “Uno de los tantos errores

  1. Otro lamentable testimonio de una víctima de la represión de la dictadura que “no sabe, no recuerda”, a la vez que parece afectado por el Síndrome de Estocolmo, de bastante común circulación en el ámbito de este juicio, en este caso agravado por tratarse de alguien que representó a los Derechos Humanos en Bahía Blanca. ¡Patético!

    Me gusta

  2. ¿A alguien le queda alguna duda de quién es quién en la bahía? Pero debo volver, por mi parte, a leer todas las bibliotecas y manuales habidos y por haber, a pesar del poco tiempo que me queda, es que no sabía que el colegio de abogados fue revolucionario…En un momento me imaginé al querido Che matriculado, pero me dije, tonto, él era médico…Disculpen que tome en broma cosas serias pero es que me parece poco serio lo que es serio y dicho en serio, como en los delitos seriales…

    Me gusta

  3. Massolo, fue un testigo solicitado por la defensa de los imputados, cosa que debería decirse. ¿Presidente de la APDH y testigo de la defensa de genocidas?. ¿Representante en que actos?, en los del Partido Comunista. La APDH se fundó en Bahía como delegación de la APDH Nacional en agosto de 1985. Yo me incorporé extraoficialmente a fines de1985 y oficialmente según actas que obran en la institución en marzo de1986. A Massolo no se le veía el pelo y si lo ví tres o cuatro veces hasta 1988 máximo, es mucho. Una falasia todo su testimonio. Lo que no contó es que durante su detención, para nada angustiante, su estudio siguió funcionando y en ese tiempo su esposa le llevaba los papeles para que los firmara. Imaginemos elcontexto, ¿Cuantos detenidos o detenidos desaparecidos abogados, contadores, etc. firmaban los papales de sus estudios durante su detención?, ¿Alguien puede creer algo de su testimonio?. Nadie que use simplemente su razón.

    Me gusta

  4. Hola eduardo y todos, Carlos es mi papa, vos no sabes lo que pasamos! mi vieja es abogada y tuvo que parar la olla cuando mi viejo estaba en cana. Mi papa cuando vos te incorporaste, en el 85, ya habia defendido al menos tres detenidos por el proceso, entre ellos gente del ERP y sin decir que no sabiendo lo que significaba. Por favor no hables a la macana, me da pena, una noche nos fueron a buscar y safamos de pedo escapandonos por el fondo! yo tenia 1 año, a mi vieja cada vez que iba a firmar los papeles, segun decis vos por supuesto, la hacian desnudar y la miraba 1 hora como para humillarla aparte de manosearla en busca de cosas sopechosas, asi y todo y amenazada todos los dias de muerte, siguio alimentadonos a los 3 hijos. Si por suerte no lo torturaron, pero te hubisese gustado eso asi tenia mas valentia o no se que???
    Callate la boca antes de hablar idiota util! averiguen antes de repertir como loros algo que publica alguien que no pone ni su nombre completo!
    les dejo mi mail si alguien quiere alguna explicacion de la actuacion de mi viejo, los invito a averiguar mejor: polihelmet@yahoo.com
    Igual son unos imbeciles bocones eso no se cambia!

    Me gusta

    • Es importante su comentario para poder apreciar que nosolo la represión se extendio al maximo con los militantes, sino tambien con todosa aquellos que consideraban que la actitud de buiscar justicia imponia un compromiso, mas allá de que por razones pragmaticas buscara la soluciópn circunstancial en los contactos políoticos… sigue siendo así en este sistema. respeto y aprecio mucho la sinceridad actual, pues lo sucedido forma parte del padecimiento del pueblo, osea de la linea divisoria para acá, no somos uniformes, los militantes fuimos muy variados, pero este sufrimiento fue comun…no olvidemos.. lo padecimos todos … en mas o en menos .-.–PEDRO.-.-. Testigo y querellante.-.–.

      Me gusta

  5. ¿Pueden enviarme la información pública que difunden sobre los juicios?
    Gracias
    Jaime Naifleisch
    Barcelona – España

    Me gusta

  6. COMUNICADO SOBRE LAS DECLARACIONES DEL DR. MASSOLO
    ¿AMNESIA O COMPLICIDAD?
    A raíz de las que consideramos nefastas declaraciones efectuadas el día lunes 6 del corriente por el Dr. Carlos Alberto Massolo en la Jornada de los juicios por los crímenes de lesa humanidad, sentimos la necesidad de hacer pública nuestra opinión de repudio.

    1) Es terrible que el Dr. Massolo tire por la borda su actuación junto al prestigioso Dr. Lejarraga en la defensa de presos políticos, en momentos que no abundaban los profesionales capaces de jugarse en ese sentido.

    2) En su condición de testigo de la defensa oficial (si bien es cierto que no se puede renunciar a serlo), haciendo honor a su trayectoria de aquellos tiempos, lo digno hubiera sido que en el escenario de juzgamiento al terrorismo de estado, denunciara, repudiara, tomara banderas que permitan acusar a los responsables del genocidio.

    3) Nos resulta inadmisible en estos tiempos la negación de su pertenencia partidaria, cuando su condición de comunista es un dato absolutamente conocido por la militancia del campo popular en el tiempo histórico que se desarrollaron estos hechos, razón por la cual colaboró con la Liga Argentina por los Derechos del Hombre y la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos.

    4) Más allá del trato preferencial que le brindaron las Fuerzas Armadas y el Servicio Penitenciario, es como mínimo contradictorio decir que no le consta que los detenidos políticos hayan sido torturados, cuando el mismo Dr. Massolo expresó que en la Unidad 4 los presos recibieron golpizas generalizadas con diversos elementos. Daña el Dr. Massolo la inteligencia de la ciudadanía. Si esto le pasaba a los presos legales, lo que debían soportar los compañeros en los centros clandestinos era de una brutalidad y sadismo sin precedentes. Las fuerzas militares, de seguridad (policía provincial y federal), gendarmería, prefectura y servicios penitenciarios eran parte de un todo en el terrorismo de estado.

    5) Nos resulta ofensiva su falta de memoria, su amnesia repentina. No recuerda al Coronel que amablemente lo atendió cuando fue a avisar que se iría del país si lo seguían molestando. No recuerda las oficinas. No recuerda si fue el apoderado de la familia Izurieta. No recuerda nacimientos en cautiverio. No recuerda testimonios de presos políticos mientras presidía la APDH. No recuerda a quién era su camarada Nelly Deluchi. No recuerda si la APDH denunció otros centros clandestinos. ETC,ETC. Ante estos olvidos imperdonables y repudiables, sin ser hombres del derecho, nos atrevemos a decir que el Dr. Massolo ha estado al borde del falso testimonio.

    En estos tiempos de amnesias parciales o totales, Massolo se parece a los diputados de Nuevo Encuentro, con identidades políticas de izquierda, quiénes sin ponerse colorados votaron la ley Antiterrorista solicitada por los organismos internacionales e impulsada por el Gobierno Nacional.

    Los comunistas no tiramos nuestra historia por la borda, con nuestros aciertos y errores. Quien niega su identidad niega los hechos.

    DIRECCION PARTIDO COMUNISTA – BAHIA BLANCA

    Me gusta

  7. Hola a todos. Yo soy Carlos, también hijo de Carlos Alberto Massolo y adscribo a todos los comentarios que hizo mi hermano Pablo y también recuerdo (él era muy chico) como irrumpieron en mi casa y como zafamos de casualidad, entre otros episodios tristes que no viene al caso citar y por los que muy probablemente (y por suerte) los demás comentaristas ni siquiera hayan pasado. A ver si nos entendemos: A mi padre lo citaron como testigo en lo que se supone es un juicio, y en consecuencia actuó como tal. Las declaraciones que arriba se transcriben son los episodios que él me ha contado. ¿Cómo se atreven a descalificar su testimonio si ni siquiera saben lo que le pasó? Ahora bien, si Uds. pretenden -como se descubre en sus comentarios- que el testigo declare lo que a Uds. les gustaría, muchachos, vayan a ver una película. Seguramente alguno de Uds. ni siquiera había nacido cuando ocurrieron estos hechos y por eso les perdono alguno de los desatinos que han proferido. Si hasta parece que hubieran preferido que a mi viejo lo hayan torturado. De nuevo: Si quieren tener héroes, vayan a mirar la película, como les dije. A mi no me hace falta, porque ya lo tengo: MI VIEJO.

    PD: De golpe y porrazo ahora resulta que todos estaban contra los milicos, que todos sufrieron algún percance en aquellos tiempos, que todos tenían libros “prohibidos” que ocultaban clandestinamente, o que a un tío lo agarraron y lo detuvieron por 15 minutos “pero la pasó re-mal”. ¿Saben porque este juicio se hace recién ahora? Porque el conjunto de los argentinos puso los huevos recién ahora, a 30 años de los hechos. Antes, solo tipos como mi viejo los pusieron. Y a los que tengan otro testimonio que dar, pues bien, que se presenten ante la Justicia y declaren. Entiendo que están a tiempo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s