De fotos y mentiras

Línea de 4. Vidal, Gutiérrez, Rodríguez y Castelli.

Durante la audiencia de este martes el tribunal oral escuchó el testimonio de dos testigos, uno de ellos terminó detenido por falso testimonio. Antes, las defesas cuestionaron la tarea de un fotógrafo portugués que llegó a la ciudad realizando una investigación sobre el Plan Cóndor.

El planteo lo hizo el abogado Hernan Vidal por las tomas que Joao Pina hacía de los rostros de los imputados y el “hostigamiento” que esto les provocaba. Se sumó indignado su colega Mauricio Gutiérrez pidiendo que devuelva las fotos “que son como 80 o 90”. Les contestó el presidente del tribunal, Jorge Ferro, quien se manifestó al tanto de la tarea del reportero gráfico pero advirtió que el permiso no incluía las fotografías a los defensores.

Alejandro Castelli, integrante de la defensa oficial, denunció que Pina el día anterior los siguió  hasta un café, se sentó al lado y sospecha que los grabó. El juez puso fin a la historia exigiendo pruebas que sustenten la acusación. El doctor Gustavo Rodríguez  cuestionó la acreditación del periodista aaunque la misma había sido efectuada correctamente.

Luego se escuchó el testimonio del transportista Néstor Eduardo Hernández, citado a partir de las menciones que realizaron testigos del secuestro de Mónica Morán quienes lo sindicaron como infiltrado en el grupo teatral del que formaban parte.

Hernández reconoció que en la década del 70 y hasta el 2000 trabajó en el área de inteligencia de la Presidencia de la Nación como “administrativo” donde “controlaba al personal” respecto a sus “vacaciones, entradas y salidas, esas cosas”.

Negó haber trabajado en ENTEL y afirmó ser músico y que alguna vez tomó clases de teatro en calle Rondeau y en el Banco Coopesur. No recordó a ninguno de sus compañeros y dijo que “jamás” conoció a Mónica Morán.

Después de un extenso interrogatorio -donde la mayoría fueron respuestas negativas e imprecisas- y un cuarto intermedio por un corte de luz en la sala, el fiscal Abel Córdoba consideró que el testimonio tenía que ser interrumpido “en virtud a la actitud reticente que ha demostrado y amerita la aplicación del artículo 371 del Código Procesal Penal”.

El representante del Ministerio Público enumeró las contradicciones entre lo dicho por Hernández y otros testigos miembros del grupo de teatro de Mónica Moran y solicitó el arresto por falso testimonio. El juez Ferro aceptó la propuesta y dejó al ex Side “a disposición del juez federal de turno”.

Finalmente declaró Carlos Alberto Gentile secuestrado junto a un amigo la tarde del 16 de abril de 1978 en Viedma por la Policía Federal. Tras varias horas de viaje y estando encapuchados, fueron conducidos a un centro clandestino de detención en la ciudad. Fue liberado tiempo después en un camino cercano a Viedma.

Al poco tiempo del hecho, Gentile y su padre se dirigieron a la Delegación Viedma de la Federal para solicitar información sobre lo sucedido y su titular le manifestó que se vinculaba con las compañías o amistades que lo rodeaban.

Las audiencias se retomarán el próximo martes a las 9 en Colón 80.

Anuncios

One thought on “De fotos y mentiras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s