De estrategas continentales y obreros de la muerte

“Sabemos que tenemos estrategas del exterminio continental en esta sala de la Universidad del Sur. No tenemos simples personas obedientes que compraron la Doctrina de Seguridad Nacional”, dijo durante el alegato de la Fiscalía el dr. Félix Crous en referencia al imputado y ex integrante de la Junta Interamericana de Defensa Juan Manuel Bayón.

Advirtió que el organismo militar no fue más que “la herramienta que en la Guerra Fría ponía en la posición hemisférica occidental a todos los ejércitos del continente subordinados a los Estados Unidos” y miró a los genocidas para afirmar que “sabemos para qué sirvió el TIAR en la guerra de Malvinas”. El Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca implicaba el compromiso de los países americanos a unirse frente a cualquier agresión extra regional, pero cuando Inglaterra invadió las islas del sur obvio fue el apoyo estadounidense a Gran Bretaña.

Sin embargo, al subrayar el altísimo rango y preparación de quienes daban las órdenes desde el V Cuerpo no restó mérito a los ejecutores que “son los obreros de la muerte, los trabajadores de la tortura” que ratificaron “la decisión de encarnecer y martirizar al ser humano, de sostener con su propia integridad moral el padecimiento del otro frente a ellos, de destruir la subjetividad y de perpetuar el padecimiento de la víctima”.

Bastaría el silencio

Crous manifestó al tribunal que “cualquier adjetivo que elijamos para tratar de calificar los hechos empobrecería la significación de lo relatado” que no es más que “la exposición de lo siniestro” y, por lo tanto, de lo “inenarrable”.

“Narrar el calvario que tuvieron que pasar las víctimas los habrá puesto ante el dilema de elegir las palabras que transmitieran de un modo elocuente aquello que sufrieron. Estoy seguro que la experiencia de escuchar lo siniestro no se procesa solo desde la función racional sino hasta orgánicamente. No somos testigos de la narración de lo siniestro sino que estamos siendo atravesados, como fue atravesada toda la sociedad argentina, por la experiencia de lo siniestro. Traída ahora con la estatura moral con la que las víctimas se yerguen por sobre el pozo de ignominia en que se sumen los victimarios en el escenario solemne de los juicios”, reflexionó el fiscal.

Por eso aclaró que “bastaría con que hiciera silencio y nos replegáramos hacia nuestra propia evocación como suficiente alegación acerca de la magnitud de la gravedad de los hechos juzgados”.

Un ejército de ocupación

Gral. Juan Manuel Bayón.

Con un inmenso cuadro del general San Martín a su espalda, Crous explicó que los genocidas contribuyeron desde su ejercicio profesional a transformar al Ejército Argentino en un ejército de ocupación del propio territorio tomando la doctrina colonial francesa utilizada en Argelia para volcarla en nuestro país que sufre el colonialismo teniendo parte de su territorio usurpado.

“Algunos oficiales superiores trajeron al Ejército Argentino la doctrina de un país colonialista para transformarse en la metrópoli de su propia Nación y ejercer la ocupación del territorio y someter a sus propios ciudadanos. Bien distante al ideario del general San Martín, del general Güemes, del general Manuel Belgrano, del general Lamadrid”.

“El Ejército Argentino que nació fundido con su propio pueblo en las invasiones inglesas, con el virrey Liniers, repeliendo a las tropas invasoras que pretendían transformarnos en una colonia. Fundido con el pueblo. Transformado en un ejército al servicio de otra metrópoli, colonizando su propio territorio y sometiendo a sus propios conciudadanos”, remarcó y adjudicó a los imputados la carga de “sospecha y desconfianza” que pesa sobre los jóvenes militares.

El tiempo y los crímenes del poder

Más adelante el acusador aseguró que “los crímenes del poder exigen necesariamente para ser juzgados que quien detenta el poder absoluto lo pierda. Es inexorablemente así. Supongo que no iban los bahienses a procurar justicia ante el dr. Madueño”.

Ese tiempo que llevó a los represores de la juventud a la ancianidad en muchos casos, es también  la medida del sufrimiento de quienes tienen que padecer la impunidad hasta hoy y “la impunidad es un terrorismo de Estado residual”.

Para Crous, la falta de condena no sólo es atribuible al poder judicial -“que desde luego hizo su buena contribución a la impunidad”- sino además a los propios perpetradores que hicieron todo lo posible para permanecer en ese estado.

“Estos hombres eligieron perpetuar el padecimiento de las personas que tienen un familiar desaparecido. Esta es una conducta permanente. Están en el epílogo de sus vidas, no han tenido un atisbo de arrepentimiento, no han hecho un solo movimiento que mitigue el dolor de las víctimas, no han ofrecido un solo indicio de qué fue de los niños nacidos en cautiverio”, se quejó.

Agregó que “cada uno debe seguir viviendo y hace con su dolor lo que puede” y “por eso las víctimas son admirables y se yerguen muy por encima de la calidad moral de los victimarios”.

“Pero recordemos que estos señores que están a mi diestra siguen siendo hoy torturadores. No porque conserven la calidad de torturadores de antaño. Porque hoy callan y hoy ejercen la tortura sobre las víctimas. Hoy, aquí en esta sala, son torturadores en ejercicio de la tortura”, afirmó despertando el aplauso del público.

La barbarie

Finalmente, el fiscal sostuvo que quien niega a otro despedir los restos de su ser querido ingresa en el campo de la barbarie dado que es un rito inherente a cualquier cultura o religión y que “todo lo que se diga después será un mero discurso de encubrimiento”.

“¿Cuál es la escena más temida de cualquiera de nosotros que somos padres? ¿Cuál es la más fantaseada y temida de cualquiera? La muerte un hijo. No hay nada en la vida de cualquier persona que sea más temido. Todos nos alteramos ante la enfermedad más nimia, estoy seguro que esto también les sucede a los acusados. No hay nada más temido que la muerte de un hijo. Las madres que buscan a sus hijos reclaman para mitigar su dolor un hijo muerto. ¿Tienen ahora la cabal dimensión -si no la tenían- de cuál es el daño que ocasionaron estos señores?”, concluyó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s