Las desinteligencias de Granada

El martes por la tarde amplió su declaración indagatoria el represor Jorge Horacio Granada. Para él, tanto las querellas como la Fiscalía pidieron pena de prisión perpetua por su “actividad de inteligencia desplegada en el marco del plan criminal” y su responsabilidad en secuestros, cautiverios, torturas, asesinatos, desapariciones y sustracción y ocultamiento de menores ocurridos en La Escuelita de la que “era responsable directo”.

Sin embargo, el reo afirmó que se dedicaba al análisis del ambiente geográfico, el contraespionaje relacionado a la hipótesis de conflicto bélico con Chile y sobre todo insistió una y otra vez en que el Destacamento de Inteligencia 181 -del que comandaba una de sus secciones- no intervenía en la lucha contra la subversión y se limitaba a tareas como averiguación de antecedentes de las parejas de militares antes de casarse.

Por más de cuatro horas jugó su última defensa pero terminó acorralado ante las preguntas del juez Jorge Ferro, que puso sobre la mesa documentación que compromete a Granada en “la lucha contra la subversión”, en un diálogo que aquí transcribimos.

El represor se sintió ofendido con el fiscal Abel Córdoba por advertir silencios y dudas en su indagatoria anterior y lo acusó, junto a la abogada querellante Mirta Mantaras, de “desvalorizar” su testimonio. Dijo que hay una “plantilla” acusatoria para los integrantes de los destacamentos de inteligencia en la que luego se rellenan los nombres como “la manera más fácil de ubicar al responsable”.

Puntero en mano y frente a una pizarra “enseñó” que inteligencia hacemos todos “cuando planificamos un viaje” y comparó sus actividad genocida con la de un director técnico deportivo. Apoyado en una serie de coloridos cronogramas y cuadros dibujados en papel afiche, cuestionó opiniones de la Cámara Federal y del juez de instrucción hasta que el dr. José Triputti le advirtió que “aproveche mejor su defensa”.

Espía desde la cuna

Al momento de argumentar su acusación en el alegato finalizado la semana pasada, el fiscal Córdoba recordó que Granada luego de ser imputado estuvo prófugo durante varios meses y que “al momento de ser detenido, se resistió e intentó arrastrar con un vehículo al personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria”. Por esto y otras referencias similares, el militar se quejó: “Parece que Córdoba ha querido mostrar otra personalidad mía”.

Su legajo cuenta que nació en el Hospital Militar Central el 21 de octubre de 1945, hijo de un homónimo coronel de Caballería. Ingresó al Colegio Militar a los 16 años. Revistó como jefe de sección en el 66 -lo que da cuenta de su experiencia al llegar a Bahía Blanca- y supo tener calificaciones sobresalientes con particular capacidad para disparar.

En 1974 ingresó a la Escuela de Inteligencia y siguió el Curso Nº10 con título de Técnico en Inteligencia aprobando materias como “contrainteligencia, actividad especial de inteligencia, actividades psicológicas, información político social, infiltración ideológica totalitaria, técnicas especiales, criptografía y defensa personal”. Luego, su debut en la ciudad.

En el Destacamento 181 fue jefe de la Sección Actividades Psicológicas Secretas y jefe de la Primera Sección Ejecución, “calificado como uno de los pocos sobresalientes para su grado”. Más adelante fue trasladado al Destacamento de Inteligencia 201, a Campo de Mayo, el Batallón de Inteligencia 601 y comisionado a Guatemala y Estados Unidos.

“Obviamente quien ascendiera a un puesto de esa índole y con ese despliegue no iba a ser alguien improvisado y la única experiencia posible que pudiera haber tenido Granada en el ámbito de la lucha contra la subversión había sido en Bahía Blanca, su único destino previo. Es decir, no hay modo de que un oficial que no haya tenido participación y actuación en la lucha contra la subversión llegue a la central contrasubversiva sin haber antes tenido experiencia”, alegó el fiscal.

Caen uno tras otro

Los argumentos expuestos por Granada ante el tribunal son los mismos que propuso en instancias anteriores. Por ejemplo, que realizaba tareas de reunión de información, dedicándose a leer y recortar diarios. “Se perfiló como un oficial de manualidades prácticamente y hemos visto cuál era su capacitación su ámbito específico directamente abocado a la persecución y la sistematización de la información arrancada en la tortura”.

“También evaluó que el Destacamento de Inteligencia no tenía medios para trabajar contra la subversión. Hemos visto copiosa documentación que desmiente eso, y dice ‘porque éramos tres oficiales: Condal, Taffarel y yo’. Ahí establece, sin querer pero es valorable, la relevancia de los oficiales de ese destacamento que eran solamente tres”, agregó.

Intentó despegarse del torturador de La Escuelita Santiago Cruciani, orgánicamente bajo su mando, adjudicándole su jefatura al coronel Losardo y mencionando que si bien la documentación demuestra que calificó al “Tío” con la máxima puntuación fue una imposición.

La reglamentación del Ejército da cuenta de su responsabilidad como jefe de sección y conductor de la contrainteligencia: “Eso explica por qué Cruciani estaba destinado a la sección que él tenía a su cargo, la principal labor del interrogador, del torturador, es obtener la información y eso obviamente tenía que ser injerencia de quien tenía la responsabilidad de conducir los lineamientos”.

Los muertos suelen ser tentadores para ser señalados por los represores imputados como chivos expiatorios. Granada no fue la excepción y apuntó contra el general Adel Vilas “como un descastado, como alguien absolutamente fuera de sus cabales que tenía su propia ley dentro del Ejército y que llevaba a cabo la lucha contra la subversión”. Sin embargo, la documentación de la fuerza muestra la “estrecha relación” entre ambos y cómo Granada cumplía las órdenes del genocida que pedía sangre a gritos.

Más allá de su preparación para las tareas de inteligencia, el fiscal Córdoba destacó también parte de sus actividades posteriores a los hechos en juzgamiento. Así mencionó su actuación en la causa de Contraofensiva en 1980 y su vuelta a Bahía Blanca a mediados de los ochenta con actividades en el Departamento II de Inteligencia.

“Tiene sanciones por sus relaciones personales de amistad y económico financieras con un procesado por la importación y exportación a Tierra del Fuego en lo que se conoce como Ilícitos del Sur. Estuvo con posterioridad entre los complotados contra el gobierno democrático de Raúl Alfonsín. Años después el auxilio que le dio Patti para mantenerse prófugo de la justicia le valió a este un procesamiento”, relató el fiscal. Esta semana recibió respuesta del criminal: “Podría agregar que soy expedicionario en la Antártida creyendo que estaba haciendo patria”.

Papeles

El cierre de esta reseña refleja los últimos minutos de la indagatoria del martes donde el represor -que tenía derecho a callar- eligió seguir, a pesar de que su defensor Mauricio Gutiérrez le exclamaba lo contrario. El juez Jorge Ferro mostró un informe firmado por Granada en el que se dirige al jefe de Prefectura Zona Atlántico refiriéndose a un posible accionar de Montoneros (Ver imagen). Tras una digresión  acerca de un sello mal colocado, se escuchó:

Juez Jorge Ferro: Acaba de decir que aparentemente esa es su firma, en un informe que dice que envía información referida a un posible accionar de Montoneros. Le vamos a dar el beneficio de la duda de que esto no esté agregado. La pregunta mía apunta a que usted habría remitido un informe relacionado con un posible accionar de Montoneros.

Granada: Sí.

Juez Jorge Ferro: Quiere decir que el destacamento hacía inteligencia sobre los grupos subversivos.

Granada: No quiere decir que haga inteligencia doctor… (Grita Gutiérrez)

Juez Jorge Ferro: Perdón doctor, está respondiendo él.

Granada: Es muy probable, no recuerdo, que haya venido de Jefatura II Inteligencia un informe sobre este accionar, la haya recibido el jefe y me haya dicho informe.

Juez Jorge Ferro: Entonces si la recibió el jefe quiere decir que el Destacamento 181 se ocupaba de organizaciones subversivas.

Granada: No es que se ocupaba, quiere decir que se quiso informar una actividad. Si llega al Destacamento que va a haber un atentado…

Juez Jorge Ferro: ¿Por qué llega al destacamento?

Granada: Porque lo manda Jefatura II.

Juez Jorge Ferro: ¿Y por qué lo manda la jefatura?

Granada: Porque no lo podrá mandar a la subzona 51 y el destacamento lo informará a la subzona.

Juez Jorge Ferro: ¿Entonces usted lo desconoce?

Granada: Yo no puedo objetar o no eso, puede ser, veo que es de orden, veo que hay un sello mal colocado, es probable. Podría ser mío.

Juez Jorge Ferro: Acá hay otro informe de mayo del 76 firmado por el mayor González, jefe suyo, que también hace referencia al grupo PRT que consiste en la materialización de diversos atentados contra oficiales de las fuerzas armadas que en estos momentos cubre a los principales cargos en los estratos superiores de la jurisdicción. Quiere decir que todo lo relacionado con la subversión, según estos informes, está en el destacamento.

Granada: Doctor, en tres años me está diciendo dos papeles que puede haber llegado porque…

Juez Jorge Ferro: No, no le estoy diciendo dos papeles, le traigo como muestra de los elementos que están en la causa.

Granada: Puede ser que el jefe coronel Losardo le haya mandado al segundo jefe informe o que distribuya o que cuando Jefatura II mandaba un informe lo mande al destacamento pero no es que trabajaba todo contra la subversión yo no recuerdo haber trabajado nada el tema subversivo.

Juez Jorge Ferro: No me queda claro, como usted dijo, que usted tenía que analizar barreras geográficas y naturales, se preocupaba por el problema con Chile, seguía personal chileno acá, dio uno o dos nombres, uno de los cuales había ingresado con un nombre falso, que su hermano era oficial de la fuerza aérea chilena, etcétera, etcétera, etcétera. Es decir, frente a eso que no tengo por qué dudarlo se mezclan cuestiones vinculadas directamente con este juicio y con organizaciones subversivas en un destacamento que usted dice ‘nosotros no tenemos nada que ver con la subversión.

Granada: Usted está poniendo un informe sobre un accionar de Montoneros…

Juez Jorge Ferro: Al margen del probable atentado o no le estoy diciendo cómo puede llegar al destacamento cuestiones relacionadas con los subversivos si no tenían ustedes ninguna misión ni función relacionada con esto, a eso voy yo.

Granada: Mensualmente llegaba al destacamento un informe Jefatura II Inteligencia de todo el accionar de las organizaciones subversivas. Eso llegaba, y eso que llegaba al destacamento sería informado al coronel Losardo o al…

Ferro: ¿Y por qué llegaban informaciones?

Granada: Porque es una unidad de inteligencia. (“Ahhhhh”, acompañó el público).

Juez Jorge Ferro: Ah bueno entonces estamos al principio de mi pregunta. Le hago otra, ¿llegaban al Destacamento 181 por ejemplo informes de Sanidad?

Granada: Llegaban informes, por ejemplo, de antecedentes de gente que podía ser soldado en un lugar reservado. Y eso llegaba. Llegaban informes de personas que se estaban por casar y el antecedente de la señora. O también puede ser que llegara información de algún…

Juez Jorge Ferro: ¿Usted es conteste que tenían alguna relación con la inteligencia relacionada con las organizaciones subversivas y los partidos políticos de izquierda?

Granada: Si llegaba ese informe había que informar. Eso seguro.

Juez Jorge Ferro: No, usted mandaba el informe.

Granada: Por eso, me llegaba a mí de Jefatura II, no a mí, al jefe o al segundo jefe.

Juez Jorge Ferro: Sí hay oficios firmados por su jefe González y hay informes firmados por usted y hay un informe que tenemos acá que está firmado creo por Taffarel. Le estoy dando nombres de los que integraban el destacamento; apunto a que tenían algo que ver en la inteligencia contra la subversión.

Granada: Desde el punto de vista informal es posible que si llegaba alguna información había que informarla. No estábamos al margen de lo que pasaba en todo el país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s