El privilegio de las caminatas

El ex secretario de Emilio Massera, jefe del desembarco en Malvinas y responsable de la Fuerza de Tareas 2 de Puerto Belgrano, Carlos Alberto Büsser, cumple prisión domiciliaria en Capital Federal procesado por crímenes de lesa humanidad y paseará libremente por donde le plazca, todos los días entre las 16 y las 17.

Lo que pretende ser el simple cumplimiento de una garantía procesal de la que debería gozar cualquier persona privada de su libertad, para la Fiscalía se transforma en un acto discriminatorio al limitarse a jerarcas del Terrorismo de Estado.

El permiso lo dio el juez Eduardo Tentoni, a quien ya se le escapó a comprar pan el marino Arturo María Quintana mientras cumplía arresto en su hogar. El represor fue denunciado por una asistente del Patronato de Liberados que lo cruzó en la calle y el magistrado tuvo que mandarlo a la cárcel de Saavedra.

El tribunal oral local, con su composición original, excarceló al represor Miguel Ángel García Moreno, quien formaba parte del grupo de 19 represores a ser juzgados en el debate en curso. Nunca apareció. Del jefe de Inteligencia del V Cuerpo de Ejército, Aldo Mario Álvarez, ni noticias desde la reapertura de las causas. En los períodos en que pudo huir de la justicia, el “Laucha” Corres no dudó en amenazar a testigos de sus torturas y crímenes.

Tentoni autorizó a Carlos Alberto César Büsser, detenido en un departamento del noveno piso de Paraguay 1278 de Capital Federal, a realizar salidas diarias “por su delicado estado de salud”. Peritos del Cuerpo Médico Forense aconsejaron que haga “actividades físicas aeróbicas” como las “caminatas”.

El caminante, que espera el inicio del debate oral por los crímenes de la Armada, con el grado de capitán de navío se desempeñó en 1977 como comandante de la Fuerza de Apoyo Anfibio (FAPA) y al mismo tiempo fue el comandante de la Fuerza de Tareas 2 dentro del esquema antisubversivo dispuesto por la marina. El rol y las actividades desplegadas en la lucha contra la subversión desde su ubicación jerárquico-funcional resulta determinante de su responsabilidad por los hechos que se le imputan.

Grupos neonazis pidieron su libertad en el 30º Aniversario de la guerra de Malvinas.

Al oponerse al privilegio, el fiscal Abel Córdoba planteó como antecedente el caso “Areta” aunque no conmovió la opinión del juez porque ese detenido cumple su arresto en una casa con jardín “apropiado para desarrollar actividades al aire libre”, mientras Büsser está en un departamento.

En una resolución del 16 de agosto, Tentoni pone el eje en “el principio de igualdad” y la presunción de inocencia y agrega que todos los detenidos en las cárceles provinciales o federales “tienen derecho a salir al patio y realizar actividades recreativas”.

Cita el informe de la Comisión Provincial por la Memoria copresidida por el premio Nobel Adolfo Pérez Esquivel y el ex fiscal bahiense Hugo Omar Cañón -“El sistema de la crueldad”- donde se denuncia que en un pabellón de la Unidad 23 de Florencio Varela “los detenidos salen al patio de recreo durante dos horas diarias solamente” o que en la Unidad 29 de Melchor Romero: “A los internos se les concede seis horas diarias para salir al patio, de 8 a 11 horas y de 14 a 17 horas. No gozan de este beneficio los alojados en los pabellones 2 (depósito – tránsito) y 3 (separación aérea convivencia), quienes permanecen encerrados en sus celdas las 24 horas del día, circunstancia ésta que gravemente atenta contra la salud mental y psíquica de los mismos”.

“Dicho está, frente a un detenido con serias afecciones de salud, al que los médicos (de la Corte Suprema de Justicia) le indican caminatas para salvaguardar su estado psicofísico, mal puede negársele tal posibilidad sin incurrir en una flagrante vulneración al principio de igualdad citado, máxime cuando se trata de una persona de avanzada edad, que ha cumplido hasta ahora con las restricciones impuestas oportunamente, y cuya salud es menester resguardar para que pueda participar del debate oral en el que -en definitiva- se desvirtúe la presunción de inocencia de la que todo imputado goza”, argumentó.

Al responder sobre otros antecedentes presentados por el fiscal, la resolución diferencia que en el caso “Nougues” el protagonista tiene 70 años y Büsser 84. Y señala que la Fiscalía, en el caso de Edmundo Oscar Nuñez, “consintió durante más de un año la autorización a realizar caminatas” al no haber presentado recursos en contrario y, “recién después de un año de concedida”, pidió la revocación que fue rechazada.

Cuando Córdoba le planteó que el criminal haga ejercicio en casa, Tentoni retrucó advirtiendo que la opción de la cinta deslizante o bicicleta fija, “si bien es una opción posible, carece de toda virtualidad para el caso y no resulta razonable desde el punto de vista estrictamente jurídico, ya que el reconocimiento jurisdiccional y el ejercicio de los derechos de las personas -en este caso, además, privadas de su libertad- no pueden quedar condicionados a que el justiciable tenga la posibilidad de afrontar gastos para poder realizarlos o llevarlos a la práctica”.

En definitiva, Tentoni habilitó las salidas diarias de Büsser, sin límite geográfico alguno y con la única custodia de su guardadora, “sin perjuicio de hacerse efectivo apercibimientos legales dispuestos” y “la revocación del beneficio otorgado, en caso de vulnerarse las restricciones oportunamente impuestas, incumplir las fijadas para las caminatas o de intentar darse a la fuga el imputado”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s