Néstor Grill a 36 años

(Por Guillermo Quartucci) Los documentos desclasificados que, entre 1975 y 1984,  la embajada de Estados Unidos en Buenos Aires enviaba al Departamento de Estado en Washington constituyen una mina de “metales raros” que parece no tener fin. Algunos están tan a la vista que cuesta creer que no hayan sido detectados antes. Por ejemplo, en el documento AR038B, titulado Lista de acusados en el juicio por “infiltración ideológica” en la Universidad Nacional del Sur en Bahía Blanca, lo primero que llama la atención, como es obvio, son los párrafos donde se da cuenta de los nombres de los acusados a los que hace alusión el título, denunciados en conferencia de prensa por el general Adel Vilas, jefe del V Cuerpo de Ejército, el 4 de agosto de 1976.

Hacia el final del mismo documento es donde aparece la mención al Operativo Aráuz con el título de Ramificaciones del juicio de Bahía Blanca, ya citado en ocasión del análisis donde relacionamos dicho operativo con la inteligencia naval del SIN, el organismo de Bahía Blanca al que recurrieron, en primera instancia,  algunos civiles de Jacinto Aráuz  para denunciar la “infiltración ideológica” en el Instituto José Ingenieros de esa localidad, denuncia que culminó con el brutal operativo del 14 de julio de 1976 en el que fueron secuestrados varios docentes provenientes de fuera del pueblo, especialmente de Bahía Blanca, un miembro de la Comisión de Padres del colegio secundario y un médico de la sala de la Cruz Roja local por haber criticado la forma en que se hizo dicho operativo.

Sin embargo, intercalados en esta información del documento desclasificado, entre los detenidos de Bahía y el Operativo Aráuz, hay dos párrafos (el tercero y el cuarto) en los que vamos a detenernos con la mayor atención porque podrían ser de utilidad para aclarar algunas cuestiones hasta ahora nunca mencionadas en lo que se refiere al secuestro y desaparición de Néstor Grill. Traducidos del inglés, en estos dos párrafos leemos:

      Información publicada en “La Opinión”  del 28 de noviembre de 1976, página 18: Se ha informado que en la operación policial que constituye la “tercera etapa” de una investigación “llevada a cabo en el área universitaria local” treinta personas más han sido implicadas en “actividades de infiltración marxista”. No queda claro si todas ellas han sido arrestadas o algunas son buscadas. Pertenecen a la rama local Bahía Blanca de la Universidad Tecnológica Nacional, donde ha sido descubierta una célula de la ilegalizada Juventud Peronista. El ex rector de la rama local, Juan Carlos Vila, ha sido arrestado, mientras que el ex secretario administrativo, Ernesto García, se encuentra en prisión desde octubre de 1975 acusado de ser su cómplice. No se informa si los arrestados son profesores, estudiantes o miembros del personal no docente.

    Información obtenida de otras fuentes habla del asesinato de alrededor de veinte estudiantes de la Facultad Regional de la Universidad Tecnológica Nacional vinculados a la Juventud Peronista.

 La nota publicada en la página 18 del diario La Opiniónde Buenos Aires del 28 de noviembre de 1976, a la que alude el desclasificado, se encuentra en la sección titulada Seguridad , donde leemos lo siguiente:

Actuaba desde 1973 en Bahía Blanca

Desbarataron una célula sediciosa

   Trascendió en fuentes allegadas al comando de la Subzona de Defensa 51 que fuerzas del Quinto Cuerpo de Ejército y de la Policía Federal habrían desbaratado, en los últimos días, a una de las células dependientes de la organización subversiva declarada fuera de la ley en 1975, la Juventud Universitaria Peronista, que actuaba, desde 1973, en el ámbito de la Facultad Regional Bahía Blanca de la Universidad Tecnológica Nacional.

   El procedimiento -según se supo- formó parte de la tercera etapa de la investigación desarrollada  en los últimos meses  en el sector universitario zonal y en cuyo transcurso pudo establecerse la responsabilidad de por lo menos 30 personas en tareas de infiltración marxista.

   En el Comando de la Subzona 51 se informó que recién en los próximos días se divulgarán detalles vinculados con los resultados de la investigación. De todos modos, pudo saberse que la acción política y de penetración ideológica fue realizada durante la gestión como decano de la Facultad Regional Bahía Blanca del señor Juan Carlos Vila. El citado Vila, que era secundado por el señor Victorio Manuel Schillizi [sic] en el cargo de secretario administrativo, y por Ernesto García -un no docente-, en el cargo de secretario administrativo, se encuentra actualmente detenido a disposición del Poder Ejecutivo. 

Militantes desalojados de la UTN en 1974.

Más allá de que esta nota de La Opinión comete el error de considerar a Victorio Manuel Schillizzi “secretario administrativo” (en realidad era “secretario académico”), es interesante comparar su contendido con el de la información suministrada por la embajada de Estados Unidos al Departamento de Estado al referirse a este hecho. De la comparación surgen varios elementos llamativos: en primer lugar, el documento desclasificado no menciona entre los detenidos de la Facultad Regional Bahía Blanca  de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN-FRBB) a Victorio Manuel “Coco” Schillizzi. La pregunta pertinente sería: ¿por qué? Sin especular sobre este detalle, habría que decir que, dos años más tarde, Schillizzi volvería a aparecer en los documentos desclasificados (documento AR169, del 8 de agosto de 1978) como Victorio Manuel Schillizzi (con doble z) Acuna (con n en lugar de ñ), en ocasión de un entrevista secreta que mantuvo en la embajada de Estados Unidos en Buenos Aires con el secretario político F.Allen Harris. En el documento, Schillizi es caracterizado como “profesor de historia” de la Universidad Nacional del Sur (UNS), sin aclarar que su detención se habría producido por su actuación en la UTN-FRBB, como pareciera señalar el cable de La Opinión.En la entrevista con Allen, Shillizi habla de la represión en Bahía Blanca y de la encarcelación de diecisiete meses de la que fue víctima. Habría que aclarar que Schillizzi, como secretario académico de la UTN-FRBB, no gozaba de las simpatías de los alumnos militantes en la Juventud Universitaria Peronista (JUP), por lo cual, en 1973 dejó ese cargo, a poco de asumir el interventor Juan Carlos “El Lobo” Vila. Hasta aquí en lo que se refiere a la primera diferencia entre el desclasificado y el cable periodístico.

La segunda diferencia está en que el desclasificado, si bien habla de que la información sobre los procedimientos en la UTN-FRBB es confusa, nada dice acerca de que las autoridades del Comando de la Subzona 51 informarán en los días subsiguientes sobre el desbaratamiento de la célula marxista y quiénes serían los implicados, como afirma el cable aparecido en La Opinión. Hasta donde se conoce, esta información nunca se hizo pública, aunque sí fueron de público conocimiento los asesinatos y desapariciones, por esos días, de estudiantes pertenecientes a la JUP de esa universidad.

Y, last but not least, en el segundo párrafo del desclasificado sobre la situación en la UTN-FRBB, se agrega una información ominosa que no aparece en el cable: Información obtenida de otras fuentes habla del asesinato de alrededor de veinte estudiantes de la Facultad Regional de la Universidad Tecnológica Nacional vinculados a la Juventud Peronista. Hay que recordar que Néstor Grill, estudiante de esa universidad fue secuestrado de su domicilio en Bahía Blanca el 4 de noviembre de 1976. Y que Daniel Hidalgo y su esposa serían asesinados en diciembre del mismo año en un falso enfrentamiento con militares y policías. Para llegar a este punto, que es el que nos interesa, vamos a hacer un poco de historia.

La Facultad Regional Bahía Blanca de la UTN

En el libro titulado  Facultad Regional Bahía Blanca-U.T.N. Medio siglo de proyección nacional 1954 – 2004 (Buenos Aires, Editorial Universitaria de la UTN, 2006) sus autores, José Marcilese y Marcelo Tedesco, esbozan una historia bastante light de la universidad, con motivo de cumplirse 50 años de fundada, en 1954, durante el segundo gobierno de Perón. Los capítulos más controversiales, sin duda, son los que se refieren a lo que los autores denominan “Los años de plomo” y “La llegada del ‘Proceso’: otra vez años difíciles”, los cuales tratan, con poco compromiso y retaceando  información de la violenta represión que se vivió a partir de la asunción de Cámpora, durante el reinado siniestro, en Bahía Blanca, de la Triple A y las bandas armadas del sindicalista Rodolfo Ponce, terror de los militantes de la JUP-UTN, a lo largo de 1975, y sobre todo, a partir del golpe del 24 de marzo de 1976, cuando se cometieron los peores crímenes contra el alumnado políticamente activo.

En un foro en las redes sociales, hace unos tres años, escribí a propósito de este libro:

“Como todas las obras dedicadas a conmemorar algún aniversario de una institución -en este caso, el medio siglo de la Universidad Tecnológica Facultad Regional Bahía Blanca (UTN-FRBB)- este libro constituye un trabajo bastante descafeinado y carente de profundidad. En el capítulo […] sobre “los años de plomo”, el tratamiento que se da a la disputa entre los militantes de la Tendencia Revolucionaria y los matones de Ponce resulta, además de maniqueo, una especie de variante de la desacreditada teoría de los “dos demonios”. Allí hubo mucho más que enfrentamiento político. Los estudiantes agrupados en la JUP de la UTN-FRBB- se jugaron literalmente la vida en aras de una universidad más justa y democrática…, y así les fue.

“De los asesinatos, desmanes y atentados atribuidos al “enemigo”, pero perpetrados por las bandas armadas de Ponce, todavía estamos esperando algún pronunciamiento de la justicia. Por otra parte, en este capítulo no hay ninguna referencia a los muertos y desaparecidos de la UTN bahiense (como Daniel Hidalgo, Néstor Grill y otros) y, si bien se caracteriza acertadamente a los estudiantes movilizados detrás del peronismo revolucionario, no hay ninguna referencia a los sectores más reaccionarios que controlaban la institución desde 1955.

“La UTN bahiense, hay que decirlo, especialmente a partir del onganiato, respondía claramente a los dictados de la Base de Puerto Belgrano. Varios de sus docentes eran marinos y hasta algunas de las profesoras de inglés que impartían cursos abiertos en el entonces moderno laboratorio de lenguas, único en la ciudad, eran esposas de marinos. De Emilio Garófoli casi nada se dice acerca de su filiación ideológica. […] Garófoli respondía a la Base y a la burocracia sindical de los partidos de Coronel Rosales y Bahía Blanca. Desde hacía unos años era profesor de la FRBB y hasta llegó a ocupar la presidencia del Consejo Escolar de Bahía Blanca. En 1974, ya arrebatada la conducción de la UTN por los sectores fascistas, fue nombrado interventor de la facultad local, cargo en el que duró poco pues desde su asunción, los conflictos se recrudecieron ante la violenta política represiva que implementó, además de ser quien involucró de manera directa en esa represión a la patota de Ponce. En 1975, de la mano del nazi Remus Tetu, Garófoli ocupó el cargo de Director del Departamento de Enseñanza Media (DEM) de la UNS, en momentos en que el terror campeaba en esa alta casa de estudios. Como director del DEM, Garófoli dejó cesantes a casi un centenar de docentes de les Escuelas Medias de la UNS, a quienes aplicó la tristemente célebre “Ley de Prescindibilidad” basándose en el criterio de la delación y los chismes.

“Por otra parte,  nada se menciona en este capítulo acerca  del funcionamiento por esos años, en las instalaciones de la FRBB de la calle 11 de abril, de la Escuela de Enfermería de Bahía Blanca, dirigida por Mónica Peri, cuyo alumnado estaba integrado exclusivamente por mujeres. A partir de 1973, en las movilizaciones por la defensa de la democracia universitaria propiciadas por los estudiantes agrupados en la JUP-FRBB, las estudiantes de enfermería participaban de manera activa sobre la base de una misma manera de concebir la militancia y en un plano de absoluta igualdad. En este grupo maravilloso de mujeres realmente entregadas a una vocación de servicio como es la enfermería, se encontraban Nora Formiga y Elena Arce, valientes mujeres bahienses desaparecidas en noviembre de 1977 en La Plata. ¡Hasta allí llegaron las ramificaciones del fascismo bahiense cuya terrible realidad, con todas las letras, este libro escamotea!”.

El caso de Néstor Grill

El secuestro y desaparición de Néstor Grill se produjo el 4 de noviembre de 1976. Néstor, nacido en la localidad de Jacinto Aráuz, provincia de La Pampa, se encontraba en su domicilio de Bahía Blanca junto con el padre y el hermano. La historia de cómo se produjo el secuestro y la posterior búsqueda de los familiares ha sido ya contada como para repetirla aquí.

Entre las conjeturas que se han barajado con más insistencia acerca de los motivos por los cuáles Néstor habría  sido secuestrado y desaparecido, la versión generalmente aceptada es su participación como coordinador del grupo de jóvenes scouts de la Pequeña Obra (entre los cuales también hubo asesinados y desaparecidos), dependiente de Cáritas, y en que habría estado involucrado en la imprenta clandestina de Montoneros en la impresión de material de agitación en contra de la dictadura militar. Muy al pasar, se menciona la pertenencia de Néstor a la JUP-UTN, organización declarada ilegal desde hacía un par de años  y especialmente perseguida, hasta su virtual aniquilamiento, por la represión iniciada por la Triple A y la patota de Rodolfo Ponce, en 1975, y retomada por el Estado a partir del golpe del 24 de marzo de 1976, cuando se registraron la mayor cantidad de bajas.

La pregunta obligada sería entonces: ¿No será que la militancia de Néstor Grill en la JUP-UTN fue la que desencadenó su secuestro el 4 de noviembre de 1976, cuando contaba 23 años de edad? El documento desclasificado del Departamento de Estado que estamos tratando es llamativamente muy claro en ese sentido: Información obtenida de otras fuentes habla del asesinato de alrededor de veinte estudiantes de la Facultad Regional de la Universidad Tecnológica Nacional vinculados a la Juventud Peronista.

Tres años después, en 1979, el mismo Departamento de Estado, en uno de los documentos, incluiría el nombre de Néstor Rubén Grill en una larga lista de víctimas del terrorismo de Estado:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s