“No nos dieron tiempo a vivir nuestra vida”

vilma y enrique1(Nota con audio) A 37 años del asesinato de los obreros gráficos y dirigentes gremiales de La Nueva Provincia Enrique Heinrich y Miguel Ángel Loyola, dialogamos con Vilma Denk, esposa de Enrique y madre de sus cinco hijxs. Hoy a las 17 se realizará un acto homenaje a los trabajadores en Plaza Rivadavia de Bahía Blanca.

“Para mí todos los años es la misma incertidumbre, la misma rabia, todo lo mismo. Pese a los 37 años que pasaron las cosas no cambiaron nada. Sí me alegra que se hayan descubierto tantas cosas y que se esté juzgando a tanta gente y ojalá que se juzgue también al señor Massot que es uno de los más responsables de todos”, dijo esta mañana Vilma en FM De la Calle.

En cuanto a las expectativas que le genera el pedido de detención e indagatoria contra el dueño y director de LNP, Vicente Massot, y su ex secretario de redacción, Mario Gabrielli -rechazadas en primera instancia- aseguró que “donde hay dinero no hay justicia, y esta gente lamentablemente compra y paga todo. Los pobres nos quedamos a veces afuera de todo este asunto. Si dios así lo quiere tiene que haber justicia”.

“Dentro del ámbito familiar era un padre ejemplar, adoraba a sus hijos, sus hijos lo adoraban a él. Tanto así que el más chiquito que en ese momento tenía dos años, se iba él a trabajar y hasta que no lo veía que doblaba la esquina no dejaba de saludarlo y de gritarle. Como esposo también fue muy buena persona. Los pocos años que vivimos, calcule que fueron nueve años nada más. Mi hijo mayor tenía ocho años cuando mataron al padre. No puedo decir mucho tampoco, no nos dieron tiempo a vivir nuestra vida. Enrique tenía 31 años y yo 27 nada más”, comentó.

En cuanto a las amenazas recibidas por Enrique antes de ser secuestrado y fusilado junto a su compañero Loyola, su esposa recordó: “Cada vez que mirabamos televisión y se decía ‘Encontraron a tal persona tirado en tal parte’ él me miraba y me decía: ‘En cualquier momento vas a escuchar que a mí me pasó lo mismo’. Yo me enojaba muchísimo, le decía que estaba loco, que no dijera esas cosas que era como atraer a la mala suerte. Entonces se reía y me decía ‘Te estoy cargando’. Pero creo que él tuvo advertencias, pasa que a mí no me lo contaba para evitarme problemas”.

“Me habían comentado que estaba amenazado. Una vez por unos de la CGT porque él tenía que unirse a un partido que ellos le indicaban y otras veces por las huelgas. La señora de Massot, que siga durmiendo en su séptimo infierno, le había dicho que iba a pagar caro las huelgas que estaba haciendo para poder cobrar más la gente”, sentenció.

Durante la entrevista describió además la noche del secuestro, las burlas de la policía cuando buscaba a Enrique junto a sus cuñados, la noticia de su asesinato y las dificultades posteriores cuando “muchos me dieron vuelta la cara”.

Escuchá el testimonio de Vilma: http://www.ivoox.com/vilma-denk-juicio-x-heinrich-loyola_md_2183740_1.mp3″ Ir a descargar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s