Murió impune Mario Gabrielli

Gabrielli y Massera, LNP 16/11/76.

Gabrielli y Massera, LNP 16/11/76.

Esta mañana la impunidad biológica rescató al periodista Mario Gabrielli del proceso judicial ordenado por el Tribunal Oral que condenó a 17 genocidas del V Cuerpo de Ejército en septiembre de 2012. Su muerte fue anunciada por La Nueva Provincia, diario del que fue secretario de redacción entre 1973 y 1990. Los fiscales Nebbia y Palazzani lo ubicaron dentro del “núcleo duro” del grupo empresario colaboracionista de la dictadura comandado por Diana Julio y sus hijos Federico y Vicente Massot. A Gabrielli se le imputan crímenes de lesa humanidad, entre ellos, los asesinatos de los obreros de LNP Enrique Heinrich y Miguel Ángel Loyola.

A favor de la biología, la corporación judicial bahiense funcionó a pleno para obstaculizar el inicio de la causa por medio del juez subrogante Santiago Ulpiano Martínez quien desestimó el pedido de detención e indagatoria contra Gabrielli y Vicente Massot por no encontrar prueba suficiente. La resolución del Ministerio Público la conforman casi 200 páginas con “una serie abrumadora de elementos de convicción” que acreditan que Gabrielli “ocupó un lugar plenamente operativo dentro de la entramado de poder y estructura del medio periodístico LNP”.

Aquí compartimos íntegramente el apartado que se ocupa de la responsabilidad imputada al corresponsal naval preferido por Luis María Mendía, el comandante de Operaciones de Puerto Belgrano que ordenaba vuelos de la muerte.

Fragmento textual del Expte. 158/12 Requerimiento de instrucción. JOSÉ ALBERTO NEBBIA Y MIGUEL ÁNGEL PALAZZANI, Fiscales Federales Ad Hoc –Res. 407/13–, en la causa de referencia caratulada “DIARIO “LA NUEVA PROVINCIA s/ Inv. de Delitos de Lesa Humanidad (denunciante T.O.C.F. de B.B.)”.

8.3. Mario Hipólito GABRIELLI

Una serie abrumadora de elementos de convicción acreditan que MARIO HIPÓLITO GABRIELLI ocupó un lugar plenamente operativo dentro de la entramado de poder y estructura del medio periodístico LNP.

• Secretario de Redaccion

MARIO HIPÓLITO GABRIELLI se desempeñaba como Secretario de Redacción del diario desde el año 1973 y hasta 1990.
Del testimonio de Molina ya referenciado también rescatamos un dato que confirma el vínculo entre las FFAA y “LA NUEVA PROVINCIA”, nos dice que: “…era vox populi que esa relación existía. Y periodistas como José Román CACHERO y MARIO GABRIELLI concurrían al V Cuerpo de Ejército…”.
Dentro de su órbita se decidía (con el pleno conocimiento de sus superiores) lo que habría de publicarse, cómo se presentaría la noticia, qué aspectos debían omitirse, silenciarse, destacarse, qué valoración debía expresar el diario en relación a lo informado, en colaboración estrecha con la familia.
En definitiva, ejercía un control total de lo publicado por “LA NUEVA PROVINCIA” a la época de los hechos.
Y ello, en cumplimiento estricto de los reglamentos militares en el tratamiento y abordaje de la propaganda (blanca, gris o negra según el RC-5-1), respondiendo a lo previamente consensuado con los jefes militares tanto de la Armada (con quien tenía especial acercamiento y admiración) como con el Ejército (véase declaración de Adel Vilas y declaración del testigo Molina).
La sola ubicación en ese lugar torna a GABRIELLI susceptible de ser imputado y legitimado pasivamente en esta requisitoria.
Ya señalamos la importancia estratégica que significa ser Secretario de Redacción del diario, simplemente diremos que se convirtió, virtualmente, por aquellas épocas, en una Jefatura más de la orgánica de las FFAA.
De las distintas apariciones y comportamientos públicos de GABRIELLI se infieren sus vínculos con la Armada y el Ejército.
La situación de MARIO HIPÓLITO GABRIELLI no puede escapar a ningún escenario imputativo de responsabilidad penal, no sólo desde su rol jerárquico y operativo al interior del diario, sino como nexo de enlace entre el órgano periodístico y la Armada Argentina.

• Corresponsal naval

En la edición del 7 de agosto de 1976, LNP publicó la nota titulada “Ofreció Mendía un agasajo a un corresponsal naval”, en referencia a GABRIELLI y con motivo de su próximo embarque en la Fragata Libertad, con cadetes del último año de la Escuela Naval Militar.
Del agasajo tomaron parte Manuel GARCÍA TALLADA, Edmundo NÚÑEZ, César BRUNI, otros jefes navales, periodistas y corresponsales ante el Comando de Operaciones Navales; el Jefe de Relaciones Públicas y Prensa del CON, capitán de fragata Gervasio MÉNDEZ CASARIEGO en esa ocasión, brindó un discurso (Recordemos que García Tallada fue condenado a prisión perpetua por el TOF 5 en diciembre de 2001 por hechos cometidos en el ámbito de la Escuela de Mecánica de la Armada).
La íntima relación de MARIO HIPÓLITO GABRIELLI con las autoridades navales, se tradujo en una profusa difusión mediática de los discursos de diferentes jefes militares, por medio de la cual se transformaba a los mismos en objeto de acción psicológica, con el consecuente fin de influir “sobre el campo psíquico” de la población (punto V de la Introducción del RC 5-2).
En tal orden, el 20 de noviembre de 1976, la corresponsalía naval cubría el discurso del Comandante de Infantería Marina, contralmirante Eduardo René FRACASSI, en los siguientes términos:
“La más Artera y Traicionera de las Guerras”. Fracassi: Enfrentar a la Subversión con Todo Vigor” (destacado propio).
“Este nuevo aniversario encuentra a la Patria dolorida en lo más íntimo de su ser, por estar empeñada en la más artera y traicionera de las guerras que le ha tocado enfrentar desde sus orígenes: la guerra subversiva” (resaltado propio).
“La subversión pretende corromper ideológicamente a nuestra juventud en las escuelas, universidades y fábricas; destruir la familia, apartar al hombre de Dios… y radicalizar los problemas existentes”
“…Argentinos confundidos por ideas y filosofías foráneas, apoyados por mercenarios extranjeros, quieren romper la continuidad histórica que nos entronca con la civilización occidental y cristiana de la que formamos parte; quieren destruir la Patria que nos legaron nuestros pro-hombres; quieren terminar ahora y para siempre, con la Patria que nuestros antepasados soñaron para nuestras generaciones y contribuyeron a lograrla con su trabajo fecundo y sorteando no pocas dificultades”.
“…Por ello, todos sin exclusión alguna, deben sumar ahora su esfuerzo para combatirla de acuerdo con sus posibilidades y medios disponibles…”.
Lo transcripto, corresponde a aquellos extractos del discurso reproducido en aquella edición, que aparecían resaltados en negrita. Es decir, una primera selección sobre los dichos de FRACASSI, determinaba lo que habría de reproducirse en la cobertura mediática, esto es, únicamente lo atinente a la “lucha contra la subversión”.
A bordo de la Fragata Libertad, el 27 de agosto de 1976 en su página 2 y con el título “A bordo de la Fragata Libertad. El camino del mar” GABRIELLI hacía la crónica como un oficial más, que de hecho lo era, con rango militar según lo testimoniara Carlos Quiroga.
El lunes 28 de agosto de 1976 en su página 3 dice “Yo quisiera que mi país fuera como la Marina. Hay comunidad de ideales, hay jerarquía. Cada uno trata de hacer lo mejor posible su trabajo. Ese espíritu es el que se ha formado en el buque” (frase del Capitán de Navío Dalton Aurralde a GABRIELLI en Francia).
En el diario La Nación del 5 de enero de 1977 y con el título “Designaciones y discursos” se lee “…Finalizada la ceremonia central, el Almirante Mendía ofreció un vino de honor, servido en el hotel Puerto Belgrano, al cual asistieron jefes y oficiales y los invitados especiales. En esa oportunidad el corresponsal naval y el secretario de redacción del diario local La Nueva Provincia señor Mario Hipólito Gabrielli, en nombre del Centro de Corresponsales Navales, entregó diplomas que los acreditan como socio honorarios a los vicealmirantes Mendía y Vañek, a los contraalmirantes García Tallada, Anaya, Fracassi, Martín, Vigo, J.C. Martinez, Olmos y Serra y a los capitanes de navío Edmundo Nuñez y capitán de navío médico Fernando Biondi. Dijo el Sr. Gabrielli que ´el corresponsal naval es un integrante más de la institución. Y reconoce una gloriosa historia que arranca el gran almirante, de los bravíos oficiales, suboficiales y marineros que tiñeron de rojo el río color de león para consolidar la obra de la independencia.” (destacado propio).
Lo dicho por el propio imputado nos excusa de mayores análisis.
El mismo 5 de enero en “LA NUEVA PROVINCIA” se lee “En el acto habla el corresponsal naval y secretario de redacción de LNP Mario H. Gabrielli: ´Esta reunión es de reafirmación de vínculos y afectos entre quienes nos sentimos hermanados al amparo de una misma institución madre: la Armada Argentina. El motivo que hoy nos congrega es el de entregar testimonios de gratitud y amistad a un grupo de señores almirantes, jefes superiores y jefes. El Centro de Corresponsales Navales, por profesionalidad, y esencialmente por vocación, se siente vivamente ligado al quehacer de la Armada. Sus integrantes la han acompañado en muchos momentos de su tarea específica. En cualquiera de sus componentes: la Flota de Mar, la Aviación Naval o la Infantería de Marina. Al vivir las mismas horas de preocupaciones y alegrías, ha echado raíces una amistad sólida, sin reservas. Hemos compartido las largas noches del puente de navegación; asistido a tensos preparativos de un vuelo complejo, hemos estado al lado de la Infantería de Marina en operaciones. Pero particularmente encontramos a cada momento la comprensión que busca y necesita el periodista que quiere vivir y trabajar en la plenitud de la libertad, como que es la esencia de su razón de ser. El corresponsal naval es un integrante más de la Institución. Y reconoce una gloriosa Historia que arranca del Gran Almirante, de los bravíos oficiales, suboficiales y marineros que tiñeron de rojo el Río color León para consolidar la obra de la independencia. Como pobladores del sur, evocamos siempre con emoción a los hombres del temple de acero que por aquí anduvieron, encabezados por Piedrabuena… A los héroes de ayer… A los que escribieron la historia no siempre difundida adecuadamente, sobre la contribución de la Armada al forjamiento de la Nación. Pero también rendimos homenaje a los hombres de hoy, a los que entregaron su vida –nunca su honor y su bandera- en la lucha que está cerrando la brecha a ideólogos y mercenarios de una causa imposible. La cuota de sacrificio supremo se ha llevado a amigos inolvidables. Ellos murieron para ganar la paz; para que muchos puedan tener derecho a la vida. Supongo que ellos nunca reclamarían una palabra de agradecimiento. Pero supongo también que no perdonarían la indiferencia que se acomoda en la tolerancia y la cobardía. Desde su ejemplo, esperan que cada argentino haga lo suyo. El futuro que nos espera no puede –no debe- ser obra de unos pocos”. Finalmente expresó palabras de reconocimiento al vicealmirante Mendía – “sus dos años al frente del CON han sido de puertas y amistad abiertas, de absoluta franqueza, de trato cálido” y de bienvenida al vicealmirante Vañek” (Vale recordar que Vañek procesado actualmente por los delitos cometidos en el ámbito de la Escuela de Mecánica de la Armada).
Lo de GABRIELLI: una arenga a continuar la “guerra” con un tono a la altura de cualquier oficial de las FFAA.

• Cobertura de operativos. Nexo con altos jefes navales.

Finalmente y por si alguna duda quedaba, la nota de “LA NUEVA PROVINCIA” del 1 de abril del 2012 nos cuenta que “…´si dicen algo los mato´. ¿Está claro? No deben decir nada…´, se limitó a advertirles Mario Gabrielli al periodista Salvador Fernandez y al fotógrafo Osvaldo Zurlo, ni bien los designó para la cobertura de la Operación Cóndor, aquel 27 de marzo de 1982. Gabrielli, Jefe de Redacción entre 1973 y 1990, había recibido personalmente de boca de un alto jefe naval, bajo estricta confidencialidad, la invitación para que “La Nueva Provincia” fuera testigo de la recuperación de las islas…”. Se está refiriendo a las Islas Malvinas.
La cobertura se concretó porque Zurlo y Fernandez desembarcaron con las tropas de la Infantería de Marina en Malvinas.
Es sabido que la foto de Zurlo aparecida en “LA NUEVA PROVINCIA” recorrió el mundo reclamada por todas las redacciones de los diarios, toda vez que retrataba el momento exacto en que se izaba el pabellón nacional en las islas.
La identificación con la Armada llegaba a esos niveles.

• Comando V Cuerpo de Ejército

Del testimonio de Molina ya referenciado también rescatamos un dato que confirma el vínculo entre las FFAA y “LA NUEVA PROVINCIA”, nos dice que: “…era vox populi que esa relación existía. Y periodistas como José Román CACHERO y Mario GABRIELLI concurrían al V Cuerpo de Ejército…”.
Así, lo encontramos con contactos plenos tanto en el Ejército como en la Armada y la íntima vinculación que venimos señalando y describiendo, lejos de ser propios de una función meramente periodística lo sitúan en el rol concreto de parte integrante del plan y con funciones operativas concretas, para las cuales, esa vinculación era absolutamente necesaria.

• Conclusión

En definitiva, y para la época que estamos investigando, la confluencia de ambas condiciones (corresponsal naval y secretario de redacción) determinan el rol que cumplió el imputado en la relación funcional de LNP con los otros sectores del aparato organizado de poder que el diario integraba.

foto LNP

Anuncios

One thought on “Murió impune Mario Gabrielli

  1. Pingback: Massot podría quedar detenido | Juicio V Cuerpo Ejército Bahía Blanca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s