Acercate al juicio

comisionEste martes desde las 9 se realizará una nueva audiencia en el juicio contra siete represores del V Cuerpo de Ejército imputados por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura cívico militar en Bahía Blanca y la región. También habrá actividad el miércoles en el mismo horario.

En el debate que conduce el tribunal oral subrogante  en Colón 80 se escuchan declaraciones testimoniales que pueden ser presenciadas por mayores de 18 años de edad que se acerquen minutos antes del inicio con su DNI. Docentes que quieran participar con grupos de alumnxs deben escribir a milagros.franco@pjn.gov.ar

Los últimos testimonios brindaron detalles sobre el operativo de Fitz Roy 137 donde el Ejército Argentino asesinó a dos militantes peronistas -Daniel Hidalgo y su compañera embarazada Olga Souto Castillo- y a las detenciones de Marta Bravo y Eduardo Ferreri, oriundos de Huanguelén, alojados en el Batallón de Comunicaciones 181 e interrogados sobre las actividades de sus hermanos perseguidos por los genocidas.

Graciela Noemí Bolo vivía en Fitz Roy 137 y testificó sobre el operativo militar realizado la noche del 14 de noviembre de 1976. Dijo que escuchó tiros, el Ejército les hizo abrir la puerta y un militar de civil le pidió una venda porque estaba herido.

Alrededor de las cuatro de la mañana salió al balcón y vio que había un camión del Ejército donde subían a un hombre joven ensangrentado y en otra camilla trasladaban a una mujer embarazada “con mucha sangre”. Al hombre asesinado lo había visto pero no era del edificio, “en el departamento del operativo vivía una señora mayor”.

Luego el portero le avisó que debían bajar del departamento. Mencionó a un teniente Zabala con quien había otra persona morocha, con bigotes y ropa militar. La acompañaron más tarde al departamento donde revisaron todo y se fueron.

“Los militares estaban en todos los techos y en todos lados”. Cuando la testigo bajó vio la cuadra cercada por lo menos por unos treinta camiones del Ejército. También escuchó que a uno de los militares lo llamaban Pato y a una mujer decir: ‘No tiren hijos de puta’.

Después de unos días vieron el departamento del cuarto piso donde asesinaron a Souto Castillo e Hidalgo: “Estaba todo quemado, las paredes traspasadas por disparos, el calefón colgando. No había agujeros de bala en el pasillo, adentro era impactante”.

Represión en Huanguelén

Marta Mabel Bravo contó el martes 13 que en 1976 vivía con sus padres y su hija en Huanguelén, donde fue secuestrada tras la ocupación militar del pueblo. Un policía le avisó que la iban a ir a buscar, llegó el Ejército y la llevaron a una comisaría. Luego al Batallón de Pigüé donde la cambiaron de auto y la trasladaron a dependencias del Batallón de Comunicaciones 181 de Bahía Blanca.

En dicho estamento militar del que fueron subjefes los imputados Carlos Andrés Stricker y Alejandro Osvaldo Marjanov, Bravo estuvo secuestrada alrededor de tres meses. Le dijeron que estaba detenida por averiguación de antecedentes.

En el lugar reconoció a la señora de Rodolfo Gini -un profesor asesinado por la Triple A- y otras personas que no pudo ver. En una habitación en un piso superior la interrogaron sobre sus hermanos y también acerca del desaparecido Raúl Ferreri.

El cautiverio lo pasó encerrada en una habitación con “otra señora de nombre Cecilia, madre de mellizos cuyo esposo militaba en la Juventud Universitaria Peronista”. Fue visitada por un sacerdote capellán. Un día vio muchísima gente y a la mañana siguiente ya no estaban: “Parecían todos jóvenes que estaban en un pasillo”.

Hizo referencia al coronel Argentino Tauber -jefe del Batallón muerto impune- quien la quería concientizar acerca de la existencia de un plan del judaísmo muy peligroso.

Marta cree que era un rehén para encontrar a sus hermanos. Uno de ellos fue detenido en Misiones y trasladado a La Escuelita de Bahía Blanca y el otro pudo exiliarse. Su hermano estuvo detenido con otras personas de Huanguelén como Julio Lede.

La liberaron desde el mismo lugar de cautiverio. La llamaron y le dijeron que se iba. Salió del Batallón y la estaba esperando uno de sus hermanos y su mamá. Finalmente denunció que un integrante del Ejército de alto rango la manoseó y otro la iba a buscar a su habitación-celda, por eso intentaba dormir trabando la puerta.

El mencionado Raúl Ferreri, también oriundo de Huanguelén, estudiaba en la Universidad Nacional del Sur y vivía la primera cuadra de calle Zapiola. Durante 1976, a la par que detenían a Marta Bravo, fuerzas del Ejército allanaron en diversas ocasiones el domicilio de la madre y los hermanos de Ferreri.

Tras poder escapar en octubre de 1976, Raúl dejó la localidad. Fue la última vez que su familia lo vio con vida. Aproximadamente quince días después les envió una carta en la cual les hacía saber que para él las cosas en Bahía Blanca se habían puesto pesadas y que por ello decidió irse de esta ciudad.

En noviembre de 1976 fue secuestrado en la pensión que habitaba en Neuquén y posteriormente trasladado al centro clandestino de detención y torturas La Escuelita. Allí fue visto por última vez con vida fue el 6 de enero de 1977. Desde entonces permanece desaparecido.

Declaró en el juicio Eduardo Ferreri, hermano de Raúl y estudiante de Agrimensura en Buenos Aires durante la dictadura. El testigo también fue secuestrado y trasladado al Batallón de Comunicaciones 181 por la fuerza policial.

Lo encerraron en un calabozo y al otro día le tomaron declaración exigiéndole información sobre las actividades y el paradero de su hermano. Así fue por varios días. No tenía mucho para decir porque él estaba en Buenos Aires y mantenían poco contacto.

Recuerda que lo interrogó el mayor Riobo en Pigüé. Cree que el único motivo del secuestro fue averiguar sobre su hermano que militaba en el Partido Obrero.  Le pidió al mayor poder informarse sobre la salud de su madre y el militar le permitió hablar telefónicamente. Un día le dijo ‘Vaya y cuide a su madre’.

Anuncios

One thought on “Acercate al juicio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s