“Estamos dando un ejemplo al mundo”

Stella Calloni - Foto Cuba Debate“Todas las dictaduras que hubo en el país tuvieron el apoyo de muchos medios, La Nueva Provincia tiene su historia, la de los grandes familias dueñas de medios que siempre se ataban a las dictaduras de turno”, recordó la periodista Stella Calloni en diálogo con FM De la Calle al opinar sobre el avance de la causa La Nueva Provincia que tiene a su titular Vicente Massot como único imputado vivo.

Al ser consultada por el rol de la Sociedad Interamericana de Prensa donde milita la empresa bahiense y en cuyo apoyo se expresó recientemente, la autora de ‘Operación Cóndor. Pacto Criminal‘, afirmó que “deberían ser juzgados por un tribunal internacional por haber apoyado las más aberrantes dictaduras de América Latina”.

“No quedó ninguna que no estuviera apoyada por la SIP. Incluso la dictadura de Pinochet. ¿Acá en Argentina qué hizo la SIP cuando mataron a tantos periodistas? ¿Qué está haciendo la SIP en estas horas que acaban de matar a otro periodista en Honduras? Sumando entre camarógrafos y periodistas son 38. En las últimas horas mataron a un periodista de la radio de los jesuitas. ¿Ustedes han escuchado a la SIP salir a demandar a la dictadura de Honduras, a los que la sucedieron disfrazados de democracia? ¿Ha intervenido la SIP en las matanzas de periodistas en México en esta etapa de la entrada de las fuerzas de Estados Unidos en función diz -como dicen ellos- de combatir al narcotráfico?”.

“Estamos dando un ejemplo al mundo. Tenemos el derecho a no olvidar porque nuestros pueblos han sido víctimas, no sólo las víctimas de la dictadura, sino nuestros países entregados, destruidos. ¿Qué pasó en lo económico en la Argentina? Esta gente participó en todo eso, fue parte de ese plan macabro no solo de desaparecer los países sino de desaparecer la soberanía, desaparecer el futuro”, manifestó Calloni y concluyó que “seguimos luchando contra el mismo monstruo. Lo único que ese monstruo ahora ha crecido por la gran concentración del poder mediático”.

En esta nota la desgrabación completa de la charla.

-¿Qué valoración hace del avance de la investigación sobre la participación de La Nueva Provincia y Vicente Massot en crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura militar?

Desde afuera se sigue con mucha atención, creo que no se han dado cuenta que la historia cambió. Por ejemplo el caso de Ruanda, justamente se condenó al director de los medios responsables de la situación, de la matanza. Instigados por los medios se enfrentaron los tutsis y los hutus. Esto llevó a una matanza espantosa y cuando se juzgó en un tribunal militar en Canadá, donde estuvo Koffi Annan, el director de los medios fue condenado con severidad -a cadena perpetua, le sacaron el medio- por haber instigado a esta rebelión a sabiendas que lo que estaba diciendo eran mentiras. Fue condenado con la misma condena que los militares que estuvieron a cargo de la acción.

Otro caso muy cercano a nosotros, es en Chile. Estuvieron responsabilizados de la Operación Colombo los medios de prensa como El Mercurio y otros como la Tercera Hora, junto con una revista que salió acá por un día que había sacado el inefable José López Rega en el ’75, y un periódico de Brasil. En Argentina y en Brasil todavía no se ha tomado el castigo pero tampoco ya se encuentran vivos los participantes de esta acción. Fueron condenados El Mercurio a pagar una cantidad de dinero a los familiares de las víctimas, una indemnización muy grande, además condenados por la justicia los periodistas que intervinieron a sabiendas que era una operación, que las noticias iban a aparecer acá y se iban a levantar allá para que pensaran que venía de afuera, que no era ningún invento de Pinochet. Y fueron condenados y echados del Colegio de Periodistas y no pueden ejercer más la profesión.

Estas cosas están pasando, si nosotros no nos damos cuenta de que todas las dictaduras que hubo en el país tuvieron el apoyo de muchos medios, La Nueva Provincia tiene su historia, la de los grandes familias dueñas de medios que siempre se ataban a las dictaduras de turno. Toda la vida, no sé si ustedes son muy jóvenes, pero recuerdo el derrocamiento de Perón, cuánto intervinieron los medios…

-Aquí activamente Diana Julio de Massot…

Lo que quiero decir es que incluso se siguió defendiendo la dictadura en estos años, a pesar de ver las monstruosidades cometidas, el robo de los niños, las desapariciones, los asesinatos, las muertes mayoritariamente en torturas, frente a todo eso el señor no puede ser disculpado, nadie puede serlo porque sea poderoso.

Creo que esto que ha pasado aquí, los archivos que se encontraron incluso en el Ministerio de Defensa, aparecían muchas vinculaciones civiles, de banqueros, esto tiene que ser investigado, no puede salvarse alguien porque es poderoso y ser castigado otro porque no es poderoso. Aparte son delitos de lesa humanidad, no son delitos de un fraude más o menos o una quiebra, cosas graves pero de otro nivel. Estos son delitos de lesa humanidad que no prescriben. Creo que se tiene que hacer lo que se debe hacer y que las personas que apoyaron la dictadura, el poder económico casi en general, a pesar de todo lo que se estaba haciendo, entonces no es tan simple.

-Y es bien lejano a lo que pretenden hacer pasar por un ataque a la libertad de expresión.

No, la libertad de expresión cómo va a estar atacada en un país donde una revista como Noticias saca portada tras portada degradando a una presidente y sigue saliendo, vayan a hacerlo en Inglaterra… Cuando en Alemania alguien una vez intentó sacar una foto truchada de Merkel fue un levantamiento generalizado, no solo de los periódicos sino de los partidos políticos, de todos con la decencia, a pesar de que eran opositores a Merkel. Aquí no se va en oposición, se va en una cuestión de ética, de dignidad, de decencia que no podemos dejar pasar.

Es decir, los poderosos tienen que acostumbrarse que a medida que avanzan nuevos tiempos en el mundo y que en América Latina se intenta avanzar hacia una mayor justicia, que no queda solo con los militares de la dictadura sino con todas las injusticias que se sucedieron. En este país, imagináte si hubiera que juzgar desde La Forestal, la Patagonia Trágica, tenemos para juzgar toda una historia.

-Decía en marzo del 77 Vicente Massot: “Al enfrentar la Argentina ‘la escalada del marxismo internacional’ es lógico que sus autoridades se vean obligadas a tomar decisiones ‘lesivas respecto de determinadas libertades’, en salvaguarda de la integridad de la Nación”. Esto lo decía en una asamblea general de la Sociedad Interamericana de Prensa, nos gustaría que nos cuente un poco sobre el accionar de la SIP.

Imágen AporreaLa SIP fue responsable de casi todas las dictaduras de América Latina. Primero que las apoyó. Segundo, que nació como en un momento de lucha contra el fascismo y rápidamente ya en los años 50 fue tomada, estuvo Jules Dubois que era un hombre de la CIA de Estados Unidos, y a partir de ese momento la SIP queda de lo que había sido como editores de la prensa que luchaba contra el fascismo, queda en manos de los dueños de la prensa, los dueños comerciales, los que hacen del periodismo un comercio.

A partir de ahí todas las dictaduras, Somoza cualquier cosa que le pasaba llamaba a la SIP. Inclusive deberían ser juzgados por un tribunal internacional por haber apoyado las más aberrantes dictaduras de América Latina. Todas, no quedó ninguna que no estuviera apoyada por la SIP. Incluso la dictadura de Pinochet. ¿Acá en Argentina qué hizo la SIP cuando mataron a tantos periodistas? ¿Qué está haciendo la SIP en estas horas que acaban de matar a otro periodista en Honduras? Sumando entre camarógrafos y periodistas son 38, en las últimas horas mataron a un periodista de la radio de los jesuitas. ¿Ustedes han escuchado a la SIP salir a demandar a la dictadura de Honduras, a los que la sucedieron disfrazados de democracia? ¿Ha intervenido la SIP en las matanzas de periodistas en México en esta etapa de la entrada de las fuerzas de Estados Unidos en función diz -como dicen ellos- de combatir al narcotráfico?

Entonces tenemos que poner las cosas en su lugar. Este es un tiempo de justicia, un tiempo de memoria, un tiempo de no olvidar. Porque no se puede no olvidar estos asesinatos porque si olvidamos no podemos condenar a nadie por robar o por matar o por lo que sea, porque hemos dejado en libertad a los grandes criminales de lesa humanidad.

Creo que frente a toda esta situación tenemos que acostumbrarnos a hablar otro lenguaje. Hasta ahora nosotros hemos hablado un lenguaje de la colonización. Es decir, la que se nos impuso en los colonialismos vividos en nuestro continente y en los neocolonialismos -por tomar un nombre que diferencie de lo anterior aunque la diferencia no era tanta.

Llegó un tiempo distinto y todo tiene que cambiar, inclusive para dar una lección a la decadencia que estamos viendo en una Europa que se vanagloriaba de la gran democracia y sin embargo intervino en estas guerras coloniales del siglo XXI con los crímenes terribles cometidos, con los millones de personas asesinadas simplemente por apoderarse de un territorio o del petróleo. Esto terrible que está sucediendo, miren compañeros, es un momento que estamos dando un ejemplo al mundo. Tenemos el derecho a no olvidar porque nuestros pueblos han sido víctimas, no sólo las víctimas de la dictadura, sino nuestros países entregados, destruidos, qué pasó en lo económico en la Argentina. Esta gente participó en todo eso, fue parte de ese plan macabro no solo de desaparecer los países sino de desaparecer la soberanía, desaparecer el futuro. Cuando se desaparecen todas estas cosas que aquí desaparecieron, desaparece el futuro para todos.

-Luego del bombardeo de Colombia sobre territorio ecuatoriano, sobre un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia asesinando a Raúl Reyes, en una conferencia de prensa de Interpol de las ocho preguntas que permiten, una la hace Alejandro Peña Esclusa, corresponsal de La Nueva Provincia y titular de UnoAmérica. ¿Qué son estas organizaciones que mantienen vínculos con LNP?

La organización UnoAmérica fue parte del golpe de Honduras. Alejandro Peña Esclusa, ese señor, recibió una medalla de los militares hondureños, un reconocimiento a UnoAmérica por su intervención.

t_20080515_alejandropenaesclusa_165

Peña Esclusa, corresponsal de LNP en Venezuela.

¿Qué dio UnoAmércia a esa dictadura? Dio los grupos mercenarios que han matado muchísima gente. Alejandro Peña Esclusa fue incluso juzgado en Venezuela porque estaba, probadamente, incluido en un intento de matar al presidente Hugo Chávez Frías, que detuvieron a las personas que venían del exterior y confesaron.

Fijensé que la UnoAmérica se formó a fines de 2008 en el mismo año en que había sucedido lo de Reyes y cuando vieron la acción de América Latina, esa acción tan fuerte y tan olvidada que fue demandar ante esta situación que querían hacer pasar como una acción antisoberana necesaria, contra la soberanía de un país pero necesaria, la querían anotar en los nuevos esquemas de la supuesta lucha antiterrorista. A partir de ese momento, en diciembre de 2008 en Colombia se forma con lo más granado de los terroristas de Estado, de los militares más acusados en Colombia de terrorismo de Estado y paramilitarismo, y todos militares de las dictaduras del cono sur para luchar contra estos gobiernos -que ellos definían como los gobiernos del Foro de San Pablo- y desestabilizar.

Ahora también lo están haciendo en Venezuela. Son parte de la acción, no nos confundamos porque dicen protestas estudiantiles, no creo que una protesta estudiantil sea incendiar quince universidades donde están estudiando otros estudiantes. Esas protestas son de un grupo muy pequeño de estudiantes, el resto sigue estudiando en las universidades. Incendiar centrales eléctricas. O es un estudiante preparado militarmente para hacer todas estas acciones terroristas o no nos hagamos el cuento. Han encontrado mercenarios colombianos en los que intentaron incendiar la gobernación de Táchira con el gobernador adentro y más de cien discapacitados que estaban en una visita al lugar.

Hay que contar la historia verdadera de las cosas, tenemos el derecho a la verdad, y esta vez también los medios están violando los derechos humanos y de los pueblos a conocer la verdad de las situaciones, de lo contrario, los pueblos de América Latina terminarán siendo cómplices por silencio de crímenes de lesa humanidad que se cometen en nuestros propios países y en otros países del mundo. Seguimos luchando contra el mismo monstruo. Lo único que ese monstruo ahora ha crecido por la gran concentración del poder mediático.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s