La indagatoria a Garlatti y el agravio a los organismos

"De espaldas a una biblioteca, de frente a un escritorio del que emerge un globo terráqueo suspendido entre imanes, el fiscal, con jazz de fondo, se ruboriza, se apasiona y se vuelve un aluvión de enfáticas palabras", se mostraba Cantaro en LNP a días de la declaración de Massot.

De espaldas a una biblioteca, de frente a un escritorio del que emerge un globo terráqueo suspendido entre imanes, el fiscal, con jazz de fondo, se ruboriza, se apasiona y se vuelve un aluvión de enfáticas palabras“, se mostraba Cantaro en LNP a días de la declaración de Massot.

Este miércoles el fiscal general Alejandro Cantaro se refirió en FM De la Calle al nuevo pedido de indagatoria al arzobispo Guillermo Garlatti y al empresario Leopoldo Bochile, imputados por el encubrimiento del ex capellán del V Cuerpo de Ejército Aldo Vara, cuya extradición desde el Paraguay tramitan las autoridades judiciales para juzgarlo por crímenes de lesa humanidad.

El funcionario destacó que “se sabía que Vara estaba prófugo, que era requerido por delitos de lesa humanidad y se le pagaba una especie de retiro, de jubilación, que también la percibe Garlatti. En la misma hoja donde Bochile firmaba recibiendo el dinero como apoderado de Vara firmaba Garlatti también. Son cinco o seis los que cobran, no era algo extraño saber que a Vara se le estaba pagando”.

Subrayó la tarea que realizan los fiscales Miguel Palazzani y José Nebbia junto al equipo de la Unidad Fiscal de Delitos de Lesa Humanidad en las investigaciones contra civiles partícipes del genocidio como el cura Vara o el titular de La Nueva Provincia, Vicente Massot, y calificó como “agraviante” el reportaje que brindó al diario naval a días de la primera declaración del empresario ante el juez Álvaro Coleffi.

“Es mucho más que imprudente porque esto significó un agravio a organizaciones de derechos humanos que luchan por esto desde hace décadas y padres de desaparecidos y compañeros de militancia y no había ninguna razón”, reconoció.

Encubrimiento probado

Arzobispo-Garlatti“Desde que los fiscales de la Unidad que apoya los juicios de lesa humanidad -Nebbia y Palazzani- presentaron la denuncia ante (Antonio) Castaño se realizaron las medidas que solicitaron, se pidieron ante el juez, se hizo el allanamiento a la Curia, se obtuvo documentación. Días pasados escuchamos las declaraciones testimoniales de tres militantes, Eduardo Hidalgo y otros, que habían solicitado reiteradamente que se hiciese conocer el paradero de Vara y que acompañaron una nota que les devolvió la Curia haciéndoles saber de la jubilación o retiro de Vara y que no conocían nada desde 2001 y, objetivamente ahí hemos entendido que ya Garlatti y Bochile deben ser indagados”, dijo Cantaro quien subroga la labor de su par en uso de licencia Antonio Castaño.

Informó que el defensor del arzobispo bahiense presentó un escrito intentando distanciarlo de Vara y pretendiendo que “mal puede reprochársele ser encubridor cuando es una persona que está espiritual o ideológicamente en las antípodas”. Sin embargo, el fiscal destacó que “se sabía que Vara estaba prófugo, que era requerido por delitos de lesa humanidad y se le pagaba una especie de retiro, de jubilación, que también la percibe Garlatti. En la misma hoja donde Bochile firmaba recibiendo el dinero como apoderado de Vara firmaba Garlatti también, son cinco o seis los que cobran, no era algo extraño saber que a Vara se le estaba pagando esto”.

“Supongamos que no estando condenado Vara, entiendan que debe pagársele esto porque es alimentario -propuso Cantaro-, pero si alguien cobra una jubilación o un aporte por otro y se lo gira, alguien sabe dónde el tipo está”. Por otra parte, manifestó que aun resta determinar quién fue el obispo que escondió al cura represor en una parroquia de Ciudad del Este.

“Si la resolución fuera adversa y no tuviese fundamento intentaríamos recurrir a la Cámara Federal de Apelaciones para revertirla. Para serle honesto, si se deniega el pedido de indagatoria las chances son muy pocas. Hemos arrimado al juzgado elementos racionales para un llamado a indagatoria porque objetivamente el hecho está dado. Independientemente de que sea un paso que es imprescindible para el siguiente en el proceso penal, es un acto de defensa, si a través de su abogado Garlatti hace llegar estas cuestiones, en una imputación como esta debe declarar y defenderse y decir lo que tenga que decir”, afirmó.

En cuanto a los antecedentes del juez Martínez, quien fue apartado de las causas contra Vara y Massot por rechazar livianamente los pedidos de indagatoria y detención de los imputados, Cantaro opinó que no encontraron “ninguna razón” para suponer un accionar similar en la investigación del encubrimiento.

“En esta causa se excusó la jueza Araujo (Ana María, hija de un represor de la Armada), pasó a Martínez y ha proveído en tiempo y con razonabilidad las peticiones de la Fiscalía. Si lo hubiere, no tendríamos ninguna duda porque además es nuestra exigencia funcional reclamarle el apartamiento. De momento, entendemos que haber resuelto en un sentido no lo compromete para poder seguir atendiendo causas una vez que se le ha expuesto, y ha quedado claro, que la Cámara de Apelaciones indicó que no tenía razón en su resolución respecto de Vara”.

La pata civil

“Nebbia y Palazzani están haciendo un trabajo extraordinario, excepcional, son dignos sucesores de Abel Córdoba. El trabajo de los fiscales y del personal de esa unidad funcional es impresionante. Son 24 horas trabajando permanentemente, pero no solo esfuerzo y una dedicación increíble con un compromiso muy fuerte en este sentido, esto es un cambio paradigmático, absolutamente impensado hace años atrás”, dijo sobre las investigaciones sobre la participación civil de Vicente Massot y Aldo Vara.

Para Cantaro, “simbólicamente, que Ledesma en una causa por la vinculación cívica al terrorismo de Estado sea perseguido penalmente y Massot… Esto genera un cambio que -intuición pura- cambia el norte, el eje para que el sistema penal deje de caer sobre estos sectores más vulnerables y, terminados los juicios de lesa humanidad, habrá sido el resultado mucho más extenso que solo esto. Habrá extendido otro modo de pensar el sistema punitivo”.

Un reportaje agraviante

cantaro lnpCantaro mantiene un alto perfil desde que, de la mano de Leo Fariña y la vedette Mónica Farro, se instalaron en los medios nacionales las investigaciones sobre narcotráfico y lavado de dinero que tienen al supuesto empresario Juan Suris como protagonista.

En ese marco y a días de que el dueño y director de La Nueva Provincia, Vicente Massot, comience a rendir cuentas ante la justicia por su participación en el genocidio, el fiscal brindó un reportaje que motivó el rechazo de APDH, HIJOS y Red X la Identidad por poner “en crisis de manera irresponsable la continuidad de las investigaciones al respaldar a un imputado por graves delitos de lesa humanidad”.  Ayer manifestó que la nota “fue mucho más que inoportuna”.

“Es cierto que cuando le refiero a (Ricardo) Aure la discusión que tuve con el senador Pichetto en mi entrevista en el Senado para ocupar el cargo de fiscal general, Pichetto tenía en sus manos el artículo que había publicado pocos días después de mi designación Horacio Verbitsky en Página/12 respecto a Hugo Sierra y también hacía mención a esta cuestión”.

Verbitsky recordó el 15 de julio de 2012 que “Cantaro escribió Lecciones de Derecho Penal en colaboración con Hugo Mario Sierra, detenido y suspendido como docente en la Universidad Nacional del Sur por 39 hechos considerados crímenes de lesa humanidad mientras fue secretario del destituido y prófugo juez Guillermo Federico Madueño, quien murió en la cárcel. Durante la noche Madueño planificaba con el general Adel Vilas los operativos de la represión. Sierra tomó declaración a detenidos que denunciaron torturas pero no inició acciones al respecto y en cambio dio por buenas las declaraciones autoincriminatorias que habían prestado en esas condiciones”. (Ver también El caso de Alejandro Cantaro, por Diego Kenis)

El fiscal general comentó que “Pichetto me pregunto cómo era el tema del libro escrito y una vez que le expliqué tuvimos una discusión respecto de las conductas exigibles en ciertos momentos de particular situación de terror -no sé si era exactamente- y decía que hoy mismo con todas las garantías de la democracia hay veces que los secretarios de juzgados, los propios jueces, no hacen algunas conductas frente a habeas corpus de los presos. Estábamos discutiendo qué es lo que uno debe hacer o no”.

Luego de debatir con “compañeros que me hicieron observación al respecto” concluyó: “Primero que no estoy muy seguro, es una discusión que podría sostener pero que podría entender que al menos debe exigirse, de un funcionario que no puede cumplir con su función, la renuncia. Si tiene temor por su vida de denunciar un hecho en un momento extremo. Hoy debería exigírsenos a todos, lo he pensado muchas veces cuando no puedo resolver la situación de violencia institucional en la cárcel”.

“Es mucho más que imprudente porque esto significó un agravio a organizaciones de derechos humanos que trabajan -que luchan no trabajan-, que luchan por esto desde hace décadas y padres de desaparecidos y compañeros de militancia y no había ninguna razón”, agregó y relató que se presentó en la Unidad Fiscal que conducen los dres. Nebbia y Palazzani y “con toda humildad les pedí disculpas y les hice un desagravio”. También habló del tema con el titular de la Procuraduría de Lesa Humanidad dr. Jorge Auat para pedirle que lo acompañe “en una nota o en un pedido de disculpa o desagravio a todas las organizaciones de derechos humanos”.

“Independientemente de eso, muchas de las víctimas de los delitos que son juzgados han sido compañeros de militancia míos en los 70, de modo que podría estar muy lejos de no acompañar con todo mi alma esto y fue en un punto mucho más que inoportuno. Fue directamente agraviante”, insistió.

Finalmente, respecto a las imputaciones de Sierra y su entonces colega Gloria Girotti afirmó que su accionar “tiene que ser revisado y con todo el derecho de defensa”. “He discutido con Abel Córdoba, él me decía ‘Pero uno si no podía denunciar a su juez podía hacerlo ante organismos internacionales’. Hemos discutido sobre si la mirada de hoy con un escenario totalmente diferente debería ser la misma, estas son discusiones ideológico políticas que yo puedo tener con los compañeros, pero cada uno de los involucrados debería tener que someterse a este juicio y decir lo que tenga que decir en la defensa”.

La entrevista con el fiscal general: http://www.ivoox.com/alejandro-cantaro-encubrimiento-vara-massot-lnp_md_3165449_1.mp3″ Ir a descargar

Anuncios

One thought on “La indagatoria a Garlatti y el agravio a los organismos

  1. Pingback: Desestabilizar y conseguir impunidad | Juicio Armada Argentina - BNPB

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s