Indagan a Garlatti y Bochile

538(Información ampliada) El arzobispo de la ciudad de Bahía Blanca, Guillermo Garlatti y el empresario inmobiliario Leopoldo Bochile serán indagados este miércoles por el juez Álvaro Coleffi. Están imputados por el encubrimiento al ex capitán y capellán del V Cuerpo de Ejército Aldo Omar Vara, muerto impune días atrás.

La medida fue resuelta por el juez Álvaro Coleffi que así destraba el reiterado planteo de la Fiscalía ante el subrogante Santiago Ulpiano Martínez quien hoy -de licencia- recorre la Ruta del Vino en España. Intervendrá la fiscal general subrogante María Cristina Manghera. El máximo exponente de la Iglesia Católica bahiense deberá concurrir al juzgado a las 8:30 y el empresario salesiano a las 11.

En la causa se investiga si el represor, acusado de crímenes de lesa humanidad, percibía -aún estando prófugo- un beneficio jubilatorio que pagaba el Arzobispado a su apoderado Bochile.

El abogado Héctor Bertoncello, cofundador del partido Integración Ciudadana que conduce Raúl Woscoff, será el encargado de patrocinar al obispo Garlatti por el encubrimiento del cura imputado por secuestros, torturas y homicidios contra un centenar de personas, todos ellos crímenes de lesa humanidad. En tanto Rubén Diskin, defensor del dueño de LNP Vicente Massot, hará lo propio con Bochile.

Entre las pruebas de la causa se destaca documentación secuestrada durante los allanamientos a la Curia y al domicilio del apoderado de Vara que ratifican la relación entre el empresario y el cura y el pago que efectuaba la Iglesia Católica mensualmente; las testimoniales de militantes de APDH, Hijos y Red por la Identidad que confirmaron la veracidad de la nota en que Garlatti y el Arzobispado local decían desconocer el paradero del represor supuestamente desvinculado desde 2001; e información del movimiento de cuentas bancarias solicitada al Banco Central.

Otro punto importante a indagar es el que surge del comunicado de la Diócesis de Ciudad del Este que asegura que el ex capellán llegó a Paraguay “a pedido de su Obispo“.

El delito de encubrimiento que se reprocha a ambos acusados está previsto en el artículo 277 del Código Penal de la Nación y estipula penas de seis meses a tres años de prisión a quien, entre otras cosas, “ayudare a alguien a eludir las investigaciones de la autoridad o a sustraerse a la acción de ésta”.

El cura Vara fue hallado por Interpol en Ciudad del Este, Paraguay, el 28 de abril y falleció el miércoles 4 de junio en la parroquia donde cumplía arresto domiciliario a la espera de su extradición. Su detención había sido ordenada el 7 de agosto de 2013, a pedido de integrantes de la Unidad Fiscal de Bahía Blanca, José Nebbia y Miguel Palazzani.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s