Para desarticular la impunidad

Miguel-Palazzani-Jose-Nebbia

José Nebbia.

El fiscal José Nebbia aseguró en FM De la Calle que el juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos en jurisdicción de la Base Naval Puerto Belgrano que comenzará mañana a las 9 en Colón 80 “mostrará cómo estaban articuladas las distintas armas de las fuerzas armadas en la represión”.

Por su parte, el ex camarista Luis Alberto Cotter, quien intervino en la causa hasta que la Corte Suprema frenó las actuaciones aceptando las leyes radicales de Obediencia Debida y Punto Final, opinó que además de ser “un paso más en hacer justicia y determinar la verdad de los hechos acaecidos en aquella época, fundamentalmente es un paso más para evitar la reiteración de este tipo de hechos y dar una respuesta a la sociedad”.

Entre los casos que se analizarán se encuentran los que tuvieron como víctimas a los obreros gráficos de La Nueva Provincia y cuatro conscriptos desaparecidos. Todos los integrantes de la Armada gozan de prisión domiciliaria y la mayoría seguirá las audiencias por videoconferencia. La Fiscalía insiste con anexar otro tramo de la causa con 14 imputados.

Mientras, en la primera instancia, el juez Santiago Ulpiano Martínez hace su aporte para lograr la impunidad: tras descartar los pedidos de detención e indagatoria contra el cura Aldo Vara y el empresario Vicente Massot, ahora “en dos líneas muy escuetas” rechazó las imputaciones por violencia sexual contra setenta genocidas.

24 represores de la Armada Argentina, la Prefectura Naval, el Ejército y la policía y el servicio penitenciario bonaerenses comenzarán a ser juzgados por el Tribunal Oral bahiense este martes desde las 8 en la sede del rectorado de la Universidad Nacional del Sur. Murió en las últimas horas el imputado Guillermo Félix Botto.

En diálogo con el programa En Eso Estamos, el fiscal José Nebbia afirmó que “hay una serie de elementos que se van a ventilar y van a mostrar acabadamente cuál fue el rol de la Armada, no solo regionalmente sino también a nivel país porque el cerebro de la Armada para la represión estaba aquí en Puerto Belgrano, estamos hablando del Comando de Operaciones Navales, tenemos imputados al jefe de Estado Mayor y tratamos de que se incorpore un comandante de operaciones navales”, afirmó.

Guillermo Aguilar, Gerónimo Altamirano, Helvio Mellino y Leonel Saubiette son los nombres de los cuatro colimbas cuyas desapariciones se imputan a varios represores. “Desaparecieron de las distintas unidades que se asentaban en las bases de la zona. La modalidad que utilizaron fue que cuando estaban saliendo de franco eran llamados e ingresaban a la base y nunca más salían o bien después de un tiempo sin comunicación con sus padres, estos venían a buscar a sus hijos, a ver qué había sucedido y acá les informaban que habían sido declarados desertores porque no se habían presentado luego de una baja”.

Luego de algunas audiencias de lectura de la acusación y pasada la feria judicial, se recibirán los primeros testimonios en el orden cronológico de los hechos. “Si uno lo ve en un gráfico es muy claro cómo fue la represión, en un primer momento, en esa primera fecha del 24 de marzo hay una gran caída de muchos sindicalistas de distintos sindicatos y de distintas extracciones (Ndr: con la toma de los marinos de distintas dependencias del puerto en Ing. White), y luego la represión se va haciendo como más a cuentagotas según se ven las caídas. Las desapariciones se producen inclusive en la segunda mitad del año (1976)”, explicó Nebbia.

De casa al juicio y del juicio a casa

“Es un juicio que tiene la particularidad de que no hay marinos detenidos, están todos con domiciliaria, los detenidos son del Ejército, de la policía o del Servicio Penitenciario. Planteamos que se revoquen esas domiciliarias, no nos hicieron lugar y apelamos ahora a la Casación”, informó.

¿Es casualidad que los únicos detenidos no sean miembros de la Armada? “Cuando menos llama la atención -dijo el fiscal- tienen la misma edad que los imputados de Ejército, muchas son personas añosas que seguramente tienen sus problemas propios de la edad pero como cualquier detenido en una cárcel común debe tener el cuidado de la asistencia médica inmediata y en todo caso del hospital extramuros”.

Mañana, en las primeras filas de la platea del Aula Magna universitaria, sentados detrás de sus defensores, podrá verse a los prefectos Félix Ovidio Cornelli (76), Francisco Manuel Martínez Loydi (71), Pedro Alberto Pila (75), Néstor Alberto Nougues (72) y Luis Ángel Bustos (65). Los integrantes del Ejército: Felipe Ayala (77), Carlos Andrés Stricker (76), Óscar Raúl Otero (69), Víctor Raúl Aguirre (67), Raúl Artemio Domínguez (74) y Guillermo Julio González Chipont (72). Además, el ex titular de la UP4 del Servicio Penitenciario Héctor Luis Selaya (81) y el policía bonaerense Víctor Oscar Fogelman (70). La excepción a los marinos que se reunirán en el Consejo de la Magistratura serán: Marcelo Leandro Maloberti (75) quien será trasladado desde su cómoda casa del Barrio Golf de Sierra de la Ventana y Domingo Ramón Negrete (84) con domiciliaria en Bahía Blanca.

Juicios continuados

Por cuestiones de forma el tribunal oral descartó en la audiencia preliminar abordar la posibilidad de anexar a este juicio un tramo de la causa con 14 imputados más. El fiscal Nebbia comentó que insisten con el pedido para “tener un gran juicio abarcador de una gran parte de la estructura que operó desde la Armada”.

Dado que recién se inicia la etapa de lectura de la acusación que será interrumpida por la feria judicial “se puede llegar tranquilamente antes de que comiencen los testimonios a sumar los nuevos imputados, veremos los tiempos de la tirana burocracia que tiene la justicia”.

Como ejemplos, mencionó: “En Córdoba hay un juicio que arrancó hace dos años y continuamente se van sumando víctimas e imputados, se van montando los juicios. Eso también ocurrió en uno de los primeros por delitos de lesa humanidad que fue Jefe de Áreas y Olivera Róvere, se sumaron imputados una vez arrancado el debate”.

Las líneas de Martínez

Santiago Martinez

Santiago Martínez.

Se prevé que en el debate oral surjan testimonios que demuestren el capítulo de violencia sexual que tuvo todo centro clandestino de detención y torturas. Así sucedió en la causa V Cuerpo de Ejército y motivó una presentación de los fiscales Nebbia y Miguel Palazzani imputando a setenta represores.

“Hemos hecho una imputación concreta en primera instancia sobre la violencia sexual con un abordaje particular señalando que lo que hay es una violencia sexualizada y que los abusos y las violaciones son la expresión más extrema de esa violencia sexualizada dirigida especialmente hacia la mujer por su condición de mujer. El ser considerado un subversivo ya de por sí incluía un grado de violencia muy grande y extremo, a su vez el componente de género, ser mujer, extremaba y agregaba un plus de violencia”, recordó Nebbia.

Recibió el planteo el juez subrogante Santiago Ulpiano Martínez, quien “en dos líneas muy escuetas no nos hizo lugar, eso está apelado y en los próximos días tenemos que presentar el memorial correspondiente ante la Cámara local. Procesalmente es lo mismo que sucedió con Vara o con Vicente Massot”.

“Reduce la impunidad”

cotter homenaje 3 fmdelacalle

Luis Cotter.

“La Armada en ese momento fue trabado por un recurso que fue a la Corte una vez que ya la Cámara había hecho la lista de citaciones, estaba en vigencia en ese momento -para la Corte por supuesto- la ley de Obediencia Debida y Punto Final, se quedó con las actuaciones y ahí quedaron por largo tiempo y la investigación no avanzó”, se lamentó en FM De la Calle el ex juez Luis Alberto Cotter marcando aquel punto distintivo: en la ciudad de los milicos, las leyes de impunidad eran consideradas inconstitucionales de movida.

El ex magistrado recordó que “siempre dije que (un inicio de juicio) era un paso más en hacer justicia y determinar la verdad de los hechos acaecidos en aquella época pero fundamentalmente es un paso más para evitar la reiteración de este tipo de hechos y de alguna manera una respuesta a la sociedad que ansiosamente esperaba una finalización o iniciación de los juicios contra aquellos que habían violado los derechos humanos”.

“Las características de los hechos delictivos que recuerdo, de lesa humanidad, fueron tal vez más salvajes que los que podían haber cometido el Ejército en la misma instancia. Por la propia característica de la Armada de ese momento, es muy difícil hacer una evaluación de un hecho y otro porque los dos fueron sanguinarios, pero en el mecanismo de detención y desaparición y por supuesto las consiguientes torturas y no encontrar los cuerpos de las víctimas creo que la Armada fue más sanguinaria en aquel entonces, con esto no disculpo ni disminuyo la responsabilidad del Ejército, por supuesto”, finalizó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s