Para desarticular la impunidad

Miguel-Palazzani-Jose-Nebbia

José Nebbia.

El fiscal José Nebbia aseguró en FM De la Calle que el juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos en jurisdicción de la Base Naval Puerto Belgrano que comenzará mañana a las 9 en Colón 80 “mostrará cómo estaban articuladas las distintas armas de las fuerzas armadas en la represión”.

Por su parte, el ex camarista Luis Alberto Cotter, quien intervino en la causa hasta que la Corte Suprema frenó las actuaciones aceptando las leyes radicales de Obediencia Debida y Punto Final, opinó que además de ser “un paso más en hacer justicia y determinar la verdad de los hechos acaecidos en aquella época, fundamentalmente es un paso más para evitar la reiteración de este tipo de hechos y dar una respuesta a la sociedad”.

Entre los casos que se analizarán se encuentran los que tuvieron como víctimas a los obreros gráficos de La Nueva Provincia y cuatro conscriptos desaparecidos. Todos los integrantes de la Armada gozan de prisión domiciliaria y la mayoría seguirá las audiencias por videoconferencia. La Fiscalía insiste con anexar otro tramo de la causa con 14 imputados.

Mientras, en la primera instancia, el juez Santiago Ulpiano Martínez hace su aporte para lograr la impunidad: tras descartar los pedidos de detención e indagatoria contra el cura Aldo Vara y el empresario Vicente Massot, ahora “en dos líneas muy escuetas” rechazó las imputaciones por violencia sexual contra setenta genocidas.

24 represores de la Armada Argentina, la Prefectura Naval, el Ejército y la policía y el servicio penitenciario bonaerenses comenzarán a ser juzgados por el Tribunal Oral bahiense este martes desde las 8 en la sede del rectorado de la Universidad Nacional del Sur. Murió en las últimas horas el imputado Guillermo Félix Botto. Sigue leyendo

A horas del juicio murió represor impune

bottonEl ex capitán de navío Guillermo Félix Botto murió en la víspera del inicio del primer juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos en jurisdicción de la Armada Argentina que comenzará este martes en Bahía Blanca. Estaba imputado junto a otros 24 genocidas.

Botto con el grado de teniente de navío, -y a partir del 31 de diciembre de 1976 con el de capitán de corbeta- se desempeñó en la División Contrainteligencia del Departamento de Inteligencia del Comando de Operaciones Navales de la Armada entre el 6 de febrero de 1976 y el 15 de febrero de 1978.

Al represor que falleció el viernes mientras cumplía detención domiciliaria, se le imputaban 60 secuestros, 46 casos de torturas y 14 homicidios (11 desapariciones forzadas).

Había nacido el 3 de julio de 1939 en Miramar, provincia de Buenos Aires. Hijo de Guillermo José y de Antonio Lucía Barreiro. Casado, de profesión capitán de navío retirado de la Armada Argentina, con último domicilio en Franco 3668 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Comienza el juicio

cropped-cabe.png(fiscales.gob.ar) El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Bahía Blanca juzgará desde mañana martes crímenes cometidos durante la última dictadura en jurisdicción de la Armada Argentina en perjuicio de 66 víctimas. Están imputados 25 marinos, prefectos, militares y penitenciarios por trece desapariciones, cinco asesinatos y 48 privaciones ilegales de la libertad y tormentos.

La causa es la número 1103 y está caratulada como “Fracassi, Eduardo René y otros por privación ilegal de la libertad agravada, reiterada, aplicación de tormentos reiterada, homicidio agravado reiterado a Aguilar, Guillermo Aníbal y otros (Armada Argentina)”. Las audiencias son públicas y pueden ingresar mayores de 18 años de edad con su DNI. Estudiantes de entre 16 y 18 pueden concurrir con sus docentes previa acreditación -escribir a esteban.tilli@pjn.gov.ar o francisco.pereyra@pjn.gov.ar-.

Se investigan los delitos de asociación ilícita, privación ilegal de la libertad cometida por funcionario público, agravada por el empleo de amenazas y violencia, con imposición de tormentos agravados por ser la víctima perseguida política y homicidio agravado por haber sido cometido con alevosía, tanto en grado de autoría directa como mediata.

El Tribunal, subrogado por los jueces Jorge Ferro, José Triputti y Martín Bava, sesionará los martes, miércoles y jueves semana por medio. En el proceso, el tercero que llega a esa instancia en Bahía Blanca; y el primero en el que se juzga a ex integrantes de la Armada Argentina, intervendrán los fiscales José Nebbia y Miguel Palazzani.

Los imputados son Sigue leyendo

Heinrich y Loyola más cerca de la justicia

Afiche-2014 (1)

Se cumplen 38 años de la aparición de los cuerpos de Enrique Heinrich y Miguel Ángel Loyola, obreros gráficos del diario La Nueva Provincia y dirigentes del Sindicato de Artes Gráficas. Enrique era maquinista en la rotativa y secretario general del sindicato. Miguel Ángel trabajó como estenotipista y fue tesorero de la organización gremial.

Sin dudas este aniversario no será uno más, el próximo martes (a las 9 en Colón 80) comenzará el primer juicio por los crímenes de lesa humanidad cometidos desde la Armada Argentina que tiene imputados a algunos responsables militares de sus fusilamientos. Por otra parte, el juez federal Álvaro Coleffi debe decidir sobre el procesamiento del titular de La Nueva Provincia, Vicente Massot, tras haberlo indagado meses atrás acusado de ser -junto a su madre Diana Julio, su hermano Federico y el periodista Mario Gabrielli, todos fallecidos- instigador de los homicidios.

La Comisión de Apoyo a los Juicios manifestó que “los vínculos de ‘la familia’ con los militares -camaradas en el armado del plan genocida- consagraron el crimen a modo de medida ejemplificadora para el resto del plantel. Sin embargo, el éxito de los asesinos no fue totalmente logrado pues hoy homenajeamos a Heinrich y Loyola y continuamos exigiendo el juicio y castigo para los Massot”.

Heinrich y Loyola fueron secuestrados el 30 de junio de 1976. Sus cuerpos maniatados, con signos de torturas y numerosos disparos, aparecieron el 4 de julio de ese año en la Cueva de los Leones, sobre la ruta nacional 33 y a 17 kilómetros de Bahía Blanca.

“Los compañeros -como el resto de los 30000- siguen vivos en la memoria de un Pueblo que supo reponerse y nunca dejó de buscar la Verdad para concretar la Justicia. En cada acto, en cada puño alzado, en cada reclamo, están presentes”, afirmó la Comisión y agregó que “se siguen levantando las mismas banderas que ellos esgrimían. Esto demuestra que su lucha no ha sido en vano. Hoy, la posibilidad de condenar a los autores materiales e ideológicos de aquel crimen, no parece tan lejana. Hoy Vicente Gonzalo Massot, no se siente tan impune”.

El comunicado completo. Sigue leyendo