“Fue una venganza de La Nueva Provincia”

angie efemdelacalleConstruir su vida a través del testimonio de otrxs. Ese fue uno de los pesares que le dejó a María de los Ángeles Loyola el asesinato de su padre cuando ella apenas se hacía sentir en la panza de su mamá. “Vivenciar el silencio en la propia familia, lo que transmite el miedo a uno. No tener el abrazo de un padre, un ‘te quiero'”.

Angie declaró este martes en el juicio contra algunos de los responsables militares del secuestro y asesinato de su papá, Miguel Ángel Loyola, obrero gráfico y dirigente gremial de La Nueva Provincia como su compañero Enrique Heinrich. La audiencia se reanudará a las 9 en Colón 80.

“Mi papá era tesorero del Sindicato de Artes Gráficas y mi mamá perjura que esto fue una venganza desde la parte patronal del diario. Tengo testimonios de que ellos han recibido amenazas. Mi papá iba a trabajar y a veces mi mamá no sabía a qué hora volvían porque los encerraban con llave hasta que el diario salga, los querían tener bajo la lupa, pisoteados, que se manejaran como ellos querían”.

La testigo comenzó a reconstruir su historia a partir de la charla con una prima que desmintió que Miguel Ángel haya muerto tras un robo en Plaza Rivadavia y advirtió: “A tu papá lo mataron los militares”.

En base a los fragmentos del terror que podía ir soltando su mamá María Cristina y las charlas con compañeros de Miguel, armó el relato que contó al tribunal. Ella quería hablar pero “a veces la familia no estaba, ni siquiera mis amigas, porque la maduración que tuve que tener hacía que ni sepan de qué estaba hablando porque había mucho silencio”.

El mediodía del 30 de junio de 1976 sus padres jugaban con los posibles nombres para la nena o nene que presentían estaba por venir. Chiche invitó a la Pety al cine aunque andaba un poco descompuesta. Quedaron en confirmar a la salida de sus trabajos.

Mientras estaban una en el Hotel Muñiz y otro en el sindicato, un grupo de familiares y amigos eran retenidos en la vivienda donde esperaban a la pareja. “Mi tía -Elsa Reyes- me cuenta que entran dos personas masculinas vestidas de civil, los atan, los vendan, los sientan en los sillones y van a buscarla a la cocina. Le hacen lo mismo que a ellos, le colocan esposas. A la media hora o algo así, uno de los hombres le pregunta a mi tía si había alguien más en la casa y ella le comenta que había un inquilino que vivía al lado, Armando Cejas. Estas personas lo van a buscar y lo meten en la sala de la casa”. Al rato llega otro matrimonio y corre la misma suerte.

Cuando María Cristina salió de su trabajo le llamó la atención que Miguel Ángel no se hubiese comunicado. “Cuando llega a la casa de calle Moreno, un hombre de cara alargada, pálida, con bigotes finitos la intercepta y la encañona. Le dice que ingrese a la sala. Mi mamá al tiempo me dice que era Corres, el Laucha. Se enteró porque años después estábamos las dos almorzando en la casa de ella y en el informativo dicen que el Laucha Corres se había escapado de una comisaría. Se quedó blanca ante el televisor y dijo ‘Ese es el hombre que me encañonó ese día en el pasillo”.

Los represores la maniataron y vendaron junto al resto hasta que llegó su esposo. “Pasadas las horas, me cuenta que escuchaba de trasfondo que habían prendido un tocadisco, estaban tomando en un barcito de licores que tenía mi papá. Estaban mirando un partido de fútbol. Al tiempo alguien se acerca y escucha un ruido de maletín. ¿Qué me van a hacer?, dice mamá. ‘Usted quédese tranquila’. Siente un pinchazo y se da cuenta que le ponen una droga o algo. Ella dice que veía cosas geométricas. ‘Perdí el conocimiento, no me pude acordar más nada'”.

Cuando se despertaron y pudieron liberarse notaron que se habían llevado a Miguel Ángel. “El día 4 (de julio) mi papá aparece en la Cueva de los Leones, con cortes, balazos, quemaduras. Cuando se hizo el velorio, mi mamá me comentó que mi tío -el militar Rubén Reyes- dijo que era por la picana, dando a conocer toda la atrocidad que había pasado”.

“La gente de La Nueva Provincia nunca se acercó a la familia. Algo que a mi mamá le llamó la atención y no, porque evidentemente ellos estaban afuera, a pesar de que mi papá y Heinrich habían sido trabajadores, no se acercaron ni a dar el pésame. Sí su compañero Manuel Molina por medio del sindicato, estuvimos acompañados, como amigo estuvo cerca de nosotros”, contó Angie.

“Un día le iban a hacer un homenaje a mi papá en el programa de Coca Cenci. Molina estaba en el Sindicato antes de pasarme a buscar y recibe la visita de mi tío Rubén Reyes. Su esposa, mi tía Elsa trabajaba en la parte administrativa del Comando V Cuerpo y mi tío era sargento primero -subrayó la testigo-. En ese momento, Molina está trabajando, se aparece mi tío con un arma, parecía que estaba en estado de ebriedad. Le dice ‘Mirá Molina, no quiero que vayas al programa, no des nombres, no revuelvas, he pasado por mucho’. Molina me pasa a buscar, me comenta el episodio  y yo le dije que igual iba a ir al homenaje a mi papá”.

-¿Usted es hija única?, preguntó el juez Martín Bava en la audiencia.

-Exacto, el primer hijo deseado de los dos. Realmente… esto de construir a través del resto… Esta situación a mí me arrancó la posibilidad de poder vivenciar, algo tan sencillo, crecer con su familia, escuchar consejos, tener valores, construir todo eso a través de los demás es terrible. Yo digo, jugar a ser dios, a decidir en la vida de otro es terrible, no dejarle la posibilidad de elección a uno como hijo. Quién puede sacarle esa posibilidad a un ser humano, todos tenemos derecho a tener la verdad. Creo en la justicia y que esto va a llevar a la verdad, a que yo y mucha gente que ha estado en la misma situación pueda construir su historia. Señores, esto es muy importante: construir nuestra historia. Es muy difícil, me llevó años de terapia, día a día me levanto e intento construir esto. Todos los que sufrimos, mi mamá, la familia, todos merecemos saber la verdad y rearmar nuestra historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s