Un “entramado criminal” para reprimir obreros y estudiantes

Rodolfo Ponce, uno de los jefes de la Triple A bahiense.

Rodolfo Ponce, uno de los jefes de la Triple A bahiense.

(Nota con audio) El fiscal Miguel Palazzani habló esta mañana en FM De la Calle sobre la denuncia contra ex integrnates de las bandas de la Triple A bahiense, a quienes se le imputan más de una veintena de homicidios. “Estamos hablando de fenómenos criminales complejos y hay que mostrar lógicas criminales, esperemos tener eco en otros operadores de justicia para poder avanzar”, aseguró.

Luego de más de una década desde la reapertura de las causas de lesa humanidad, “no hay tantos antecedentes a nivel nacional porque el discurso que se ha instalado y que hay que desmontar no deja de ser ‘un triunfo’ de los verdaderos artífices del genocidio que son los sectores civiles que se han quedado detrás y nos han ‘entretenido’ juzgando a los brazos ejecutores. En eso en Argentina se avanzó y nos permitió correr el velo un poco, meternos con esta pata cívica, y traspasar ese corte que siempre la justicia y algunas usinas de producción de sentido han puesto en el 24 de marzo de 1976 para poder ver las continuidades del Estado terrorista antes”.

Palazzani sostuvo que para probar los hechos abordados, a diferencia de los juicios contra militares donde existen elementos burocráticos que establecen la pertenencia de los imputados a determinada fuerza, en esta causa son “los testimonios de los sobrevivientes, de los familiares, obviamente las lógicas que son la sistematicidad, las mismas maneras de concretar el delito, los testigos que ven a las personas en los lugares concretos, eso ayuda mucho a ver y plasmar en la sumatoria de casos, la imposibilidad de que esto se concretara de otra manera que no fuere con la anuencia del Estado y con zonas liberadas y el aseguramiento de la impunidad desde sectores judiciales y políticos”.

“Vamos construyendo de esa forma la imputación y vemos a los mismos personajes siempre. Además, no repitiéndose en todo el país en cuanto a personas concretas pero sí en cuanto a pertenencia a determinados lugares, vemos que la universidad en Mar del Plata, La Plata, en Neuquén o en Bahía Blanca ha sido el blanco elegido con la mayor ferocidad. Aparte en Bahía Blanca la universidad era la única que le disputaba sentido a la única usina que lo producía que era La Nueva Provincia, entonces esto se agravaba”, destacó.

Con el avance de las causas contra civiles y militares se revela “un entramado criminal donde se mezclan todos los sectores y, en este caso concreto, los sectores que han sido atacados ferozmente son los mismos después del 24 de marzo, el sector estudiantil y de los obreros y de la misma extracción. Y luego del golpe vemos en el plan del Ejército que los blancos potenciales o reales salen del mismo lugar y en Bahía Blanca es paradigmático y evidente”.

En cuanto a las caras más visibles de la Alianza Anticomunista Argentina en la ciudad, el jefe de la CGT Rodolfo Ponce y el rector de la UNS Remus Tetu, el fiscal afirmó que en el requerimiento de instrucción muestran “esa interrelación entre estos dos personajes que la impunidad biológica y los sectores que están involucrados y responsabilizados para investigar” eximieron de rendir cuentas ante la justicia.

“En un maridaje continuo, proveyéndose tanto de financiación desde un lado para que llevaran a cabo su tarea y, del otro lado, la mano de obra para ejecutar estos crímenes y esta ‘limpieza’ en el caso en particular de la universidad. Y esto trasladado también a Neuquén, no con toda la patota concreta sino con varios personajes que conocemos. Y si vamos a Mar del Plata también roza y tiene tentáculos porque encontramos, con otra caracterización, los mismos victimarios y las mismas víctimas”.

“Estuve investigando sobre La Pampa y la patota de Ponce llega hasta la UTN de General Pico y en el año 75 (un grupo de) estudiantes habían tomado la universidad para defenderla de lo que se venía, llegan de Bahía Blanca armados, se enfrentan con los estudiantes, los hacen detener con la policía y los sectores de poder del momento, y ese mismo grupo de estudiantes y profesores es el que después del 24 de marzo son secuestrados y torturados”, detalló.

Finalmente, Palazzani explicó que varios de los integrantes de las patotas tras el golpe “se reciclaron en diferentes funciones útiles a los militares, desde ser guardaespaldas o custodios de algunos emblemáticos hasta ser agentes de inteligencia del Destacamento en Bahía Blanca. Por supuesto fueron tratados de una manera por parte del multimedios hegemónico La Nueva Provincia antes del 24 y después de otra. Lo cierto es que no les costó mucho a algunos pertenecer orgánicamente luego a las fuerzas armadas y le dieron continuidad desde otro lugar a la labor que venían desarrollando antes del golpe.

“Los hechos en sí están probados, lo que tenemos que probar son las pertenencias del grupo que operaba, avanzar sobre el esclarecimiento de lo que ocurrió en cada caso y explicarlo porque esa es justamente la lógica de un proceso judicial. Si fueran las responsabilidades políticas o morales, posiblemente hubiera personas en sectores estratégicos de la justicia, la universidad o del poder político que no tendrían que estar (en sus cargos)”.

Escuchá la entrevista completa:http://www.ivoox.com/entrevista-a-miguel-palazzani-fiscal-delitos-lesa-humanidad_md_4298816_wp_1.mp3″ Ir a descargar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s