Silencio de violadores

armada efemedelacalle1

Los represores acusados por delitos de violencia sexual en el marco del juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos en jurisdicción de la Base Naval Puerto Belgrano se negaron a declarar o esbozaron argumentos endebles para deslindar sus responsabilidades en los hechos. Fue al pasar frente al Tribunal Oral durante las audiencias del martes y miércoles.

Además, los jueces presenciaron un careo entre el ex colimba Gustavo Monforte y el imputado Alejandro Lawless y escucharon, a pedido de la defensa, una extensa y desordenada declaración del genocida Adolfo Scilingo, condenado a más de mil años de prisión en España.

El marino intentó sostener que la represión fue “legal” y aseguró que “personalmente tenía amistad con Federico Massot”, hijo de Diana Julio y hermano de Vicente, el actual director del diario imputado por crímenes de lesa humanidad. Para Scilingo, el empresario fallecido “era muy hábil y vivo” y “estaba siempre buscando información de la Armada”. Respecto a la influencia de La Nueva Provincia en la fuerza naval opinó que “más influencia tenía el periódico Convicción, que lo manejaba Massera”, aunque recién fue creado en 1978.

Las audiencias se reanudarán el próximo martes 30 de junio a las 9.

En cuanto al careo solicitado por el abogado y teniente coronel Mauricio Gutiérrez, comenzó con el ex jefe de una de las secciones del Batallón de Comunicaciones 181, Alejandro Lawless, subiendo al escenario de Colón 80 y encarando al testigo para darle un apretón de manos.

Gustavo Monforte volvió a la ciudad luego de denunciar semanas atrás a varios integrantes de dicha unidad del Ejército por su participación en delitos de lesa humanidad. El hombre había aportado datos muy claros a partir de su tarea como conscripto en el área de Operaciones del Batallón.

En ese sentido, describió cómo era la confección de listados de personas a detener en los controles de ruta y recordó varios operativos en los que le tocó participar. En alguno de ellos, afirmó, había participado Lawless. Sin embargo, el represor aseguró que no tuvo intervención en actividades vinculadas a la “lucha contra la subversión” y requirió el careo.

“Yo era soldado de la Compañía Comunicaciones, usted estuvo a cargo, la compañía participó en los operativos en el Área 51, yo participé de operativos siendo integrante de la compañía desde Algarrobo, Mayor Buratovich, centro de Bahía, Dorrego y Tres Arroyos. Usted como jefe de compañía participó”, ratificó Monforte.

Lawless respondió lo contrario y a partir de allí el represor y su abogado intentaron transformar un trámite donde deben exponerse contradicciones cara a cara en una ampliación de la testimonial que,  después de varios intentos, fue concluida por el tribunal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s