Nueva audiencia del juicio Armada – BNPB

Luis Alberto Pons se negó a declarar por delitos sexuales.

Luis Alberto Pons se negó a declarar por delitos sexuales.

Por pocas horas sesionó esta semana el tribunal oral que juzga en Bahía Blanca a más de una veintena de represores imputados por crímenes de lesa humanidad cometidos en jurisdicción de la Base Naval Puerto Belgrano de la Armada Argentina.

Fue el martes 30 de junio, cuando los jueces escucharon a un testigo del secuestro de la militante peronista Martha Mantovani y a un ex colimba de la Base Baterías. A pedido de la defensa se presentó el contraalmirante Carlos Comadina para hablar sobre contrainteligencia aunque su testimonio se limitó a los años 1980 y 1981 porque la Fiscalía lo acusó por su participación en la “lucha contra la subversión”.

El capitán de corbeta retirado Luis Alberto Pons se negó a ampliar su declaración indagatoria en relación a la imputación por los delitos de violencia sexual cometidos en los centros clandestinos de detención, torturas y exterminio.

Las próximas audiencias serán los días 14 y 15 de julio en Colón 80 de Bahía Blanca. Luego de la feria judicial comenzarían los alegatos.

Enrique Jacinto Mungo fue convocado a brindar testimonio sobre el secuestro de Martha Mantovani con quien trabajaba en una librería de Chiclana al 300. Recordó que una noche de noviembre de 1977, mientras caminaba con Martha y su hija de 14 años hacia la parada del colectivo de la Plaza Rivadavia, fueron encerrados por un Ford Falcon que venía a mucha velocidad.

“Un señor me toma del brazo, tenía una gorra, estaba de civil. Me encañona, me amenaza y me pone contra la pared. Me dice que no me mueva. Siento abrir y cerrar las puertas del coche, fue muy rápido”, contó Mungo, conmovido,  frente al Tribunal. “¿Pudo identificar a que fuerza pertenecían?” preguntó la fiscalía. “Eran del Ejército, lo sé porque yo hice el servicio militar obligatorio”, aseguró.

Al día siguiente allanaron el comercio. Luego de revolver todo y de maltratar a la gente que se encontraba allí, les explicaron que habían ido a buscar los atlas geográficos porque las Islas Malvinas figuraban como Fackland Island porque los mapas eran españoles.

El testigo comentó que el dueño de la librería, Kune Gringberg, le dijo que el coronel Enrique Mansueto Swendsen le reprochaba durante el allanamiento la venta de libros de “carácter subversivo” y su antigua militancia en el Partido Comunista. “¿Usted sabe que si yo quiero lo desaparezco?”, preguntó el jefe del Batallón de Comunicaciones 181 al librero.

Mungo relató que estuvo detenido luego del golpe cívico militar del ‘76. “Me llevaron al Comando Radioeléctrico. Estuve encapuchado, no tenía noción. Era un sábado y el viernes siguiente a la noche me largaron”. El fiscal José Nebbia consultó si había denunciado el secuestro: “Nunca declaré porque si bien sufrí maltrato, me parecía una falta de respeto para la gente que realmente había sufrido como Martha”.

Omar Alberto Ferreira es electricista, hizo la colimba durante los años 1975 y 1976 en La Plata, Zárate y, por último, en la Base de Infantería de Marina Baterías como radio operador.  “Se corría la bolilla de que estábamos entrenados para eso”, aseguró cuando le preguntaron si recibían instrucción para la lucha contra la subversión. No recordó nombres de compañeros ni superiores.

Fue consultado sobre su participación en operativos y sin brindar mayores detalles relativizó una declaración anterior en la cual afirmaba haber visto “estallar un auto de civiles”. En esta ocasión, aseguró: “No lo vi, estaba muy oscuro. Decían en la radio que había estallado un auto, yo vi fuego lejos”.

“¿En zona de Bahía Blanca también lo llevaron a esos operativos?”, interrogó la querellante Mónica Fernández Avello. Ferrerira respondió que sí, “pero nunca me enteré de nada, no me acuerdo si se detenían personas, no presté atención”.

El contraalmirante Carlos Comadina fue pedido como testigo por la defensa. Cuando el tribunal lo aceptó, el fiscal Nebbia repasó sus antecedentes y encontró documentación en la cual constan calificaciones de sus superiores en las que se lo felicita por su intervención en el terrorismo de Estado.

“De copia de los legajos de concepto y de servicio surgen elementos que hacen sospechar del testigo en la comisión de delitos de lesa de humanidad”, planteó el representante del Ministerio Público en la audiencia. Agregó que “fue ascendido en democracia valorándose su participación en la lucha contra la subversión, estamos ante un caso paradójico y grave”.

Pidió que se extraigan copias e informes de las pruebas y se remitan al tribunal de la Capital Federal correspondiente. El tribunal deliberó y resolvió escuchar a Comadina sólo sobre su actuación en los años 1980 y 1981 para evitar su autoincriminación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s