El Operativo Aráuz y el reportaje de la revista Gente

tapa gente(Por Guillermo Quartucci) En el Operativo Aráuz del 14 de julio de 1976, del cual se cumplieron 39 años hace un par de semanas, se presentaron varios elementos comunes a lo que estaba sucediendo en la Argentina en aquellos tiempos en que comenzaba a imponerse, a sangre y fuego, un modelo económico y cultural que cambiaría la faz del país en las décadas subsiguientes. Esos elementos son: la complicidad civil; el vergonzoso papel jugado por los aparatos de la justicia federal y local; los medios de comunicación de masas (en especial la prensa gráfica), y last but not least, los servicios de inteligencia con sus respectivos espacios de influencia.

En anteriores notas hemos analizado en detalle cómo cada uno de estos elementos se movió en el tablero hasta la consumación de uno de los episodios más insólitos de la represión de entonces, no sólo a nivel local, sino también nacional: el copamiento de una población (Jacinto Aráuz) de poco más de mil almas por un ejército de alrededor de 150 uniformados de diferentes fuerzas, seguido del secuestro y tortura de una decena de personas vinculadas al Instituto José Ingenieros, la escuela secundaria local, así como la implantación de mecanismos de terror, como el allanamiento de prácticamente todas las viviendas del pueblo y su zona rural, amén de instituciones como la Casa Parroquial católica y las dependencias de la Iglesia Valdense.

Son numerosos los documentos históricos conservados que nos permiten tener un panorama muy completo de los hechos y las personas involucradas en aquel procedimiento represivo: la Causa 482/76, “Carlos Samprón y otros s/infracción a la ley 20.840”; la Causa 646/76, “Guillermo Quartucci s/evasión”; los cables desclasificados que la inteligencia a su servicio de Bahía Blanca proporcionaba al Departamento de Estado de EEUU; las notas de diarios de circulación nacional, como La Nación, o regional, como La Nueva Provincia, informando del Operativo; el testimonio de víctimas y represores en ocasión del histórico primer juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos en la Subzona 14, celebrado en Santa Rosa, La Pampa, en 2010, y el papel central que, sin proponérselo, jugó un reportaje publicado en la revista GENTE en el desarrollo de los acontecimientos que culminaron con el delirante Operativo del 14 de julio conducido en persona por el mayor de ejército Luis Enrique Baraldini, jefe de la policía provincial. Comencemos por el reportaje de la revista GENTE.

La revista GENTE

221En el número 534 de esta publicación de la Editorial Atlántida, del 16 de octubre de 1975, desde la tapa se adelanta el contenido de lo que habrá de ser el reportaje principal del número. Con el título a toda página de EN TUCUMÁN, EN EL FRENTE EN PLENA GUERRA, ilustrado con una fotografía en blanco y negro que muestra a varios soldados y un helicóptero militar mientras participan, en Tucumán, en la Operación Independencia, comandada por el general Adel Edgardo Vilas, pocos meses después convertido en el azote de Bahía Blanca y la región al ser nombrado segundo comandante del V Cuerpo de Ejército.

El título del reportaje que abre la publicación, entre las páginas 4 y 13, es ASÍ SE LUCHA Y SE MUERE  EN TUCUMÁN. Sus autores son el reportero Alfredo Serra y el fotógrafo Eduardo Frías, ambos en carácter de “enviados especiales”. Vale la pena citar algunos párrafos del reportaje, cuyo contenido laudatorio de las acciones llevadas a cabo por el ejército en su enfrentamiento con la guerrilla del ERP estaba muy acorde con la propaganda militar difundida por los medios dominantes de entonces. Debajo del título se observan un par de soldados y el cuerpo de uno de los guerrilleros abatidos: se trataría de Manuel Negrín, el “segundo jefe de la organización de monte de la organización subversiva”, según informa la publicación.

Con el título de UN GENERAL LLORA A SU SOLDADO, una fotografía a doble página del general Adel Edgardo Vilas (correntino de 49 años, informa el reportero) que lo muestra junto a un féretro y un enorme crucifijo, leemos el siguiente comentario: Sábado 11, en la mañana. Solo, sin custodia, el general Adel Edgardo Vilas atraviesa el patio de la V Brigada. Entra en un gran salón. Lentamente camina hasta el féretro donde yace el artillero muerto el día anterior en el combate de Acheral. Dice, en voz baja, una oración. Es un instante íntimo, sin testigos. El general no advierte la presencia del fotógrafo de GENTE, que captura la imagen. Este reverso de la guerra de Tucumán. (pp. 8 y 9).

vilas tucuman gente okEn diálogo con José René Villafañe, médico de Famaillá (escenario del Operativo Independencia), el reportero registra lo siguiente: […] a Villafañe le ha tocado ver soldados muertos y le ha tocado atender a soldados heridos. La guerra, la sangre de la guerra, pasa por su consultorio. Me responde sin dudas: Vilas, el general, tiene valía y arrojo. Lo que aquí se necesita. Él habla con la tropa, la alienta, la apoya. Vilas no mira el combate de lejos y con prismáticos, le aseguro. Además habla con el pueblo. Y lo ayuda. Creo que por eso la moral de su tropa está tan arriba. Yo he visto llegar soldados agotados después de horas de marcha, con los zapatos y el uniforme rotos, que tomaban un vaso de agua y se ofrecían como voluntarios para salir otra vez de patrullaje. (p. 12)

En la misma página 12 observamos una fotografía de tipo carnet que muestra a un Manuel Negrín trajeado, y al pie, la siguiente explicación: El segundo jefe. Éste es Manuel Negrín, caído también en Tucumán. Era el segundo jefe de la organización de monte de las fuerzas subversivas. Los observadores militares aseguran que su muerte […] puede desmembrar seriamente los cuadros extremistas. La lucha está en un punto decisivo.

negrin genteSi nos hemos detenido en el análisis de este reportaje, es porque Manuel Negrín era nativo de Jacinto Aráuz, población en la que el apellido es detentado por un considerable número de habitantes, todos ellos pertenecientes al mismo tronco familiar. Esta circunstancia valió para que el reportaje de la revista GENTE tuviera una amplia repercusión entre la población de Jacinto Aráuz, lo que no parecería nada extraño que sus ecos llegaran a las aulas del Instituto José Ingenieros, y fuera comentado en la materia Estudios de la Realidad Social Argentina (ERSA) a cuyo cargo se encontraba la profesora proveniente de Punta Alta, Stella Maris Barraza, egresada del Instituto Juan XXIII de Bahía Blanca. Recordemos que corre el mes de octubre de 1975, cuando todavía se vivía en democracia.

El Instituto José Ingenieros de enseñanza secundaria

Desde marzo de 1975, el ingeniero agrónomo Carlos José Samprón había sido designado rector de esa escuela de orientación agropecuaria por la comisión administrativa, constituida en su mayoría por padres de alumnos. El nombramiento de Samprón no cayó bien en el seno de las fuerzas vivas del pueblo, que habrían preferido en el cargo al hermano de una profesora de la escuela de apellido Méndez. Samprón era un desconocido, y si bien llegó acompañado de su esposa y el pequeño hijo, no faltaron las suspicacias en torno a los motivos por los que habría arribado al pueblo. Fue así como, recurriendo a los servicios del padre de la profesora cuyo hermano agrónomo habría sido desplazado, un militar de la Armada residente en Bahía Blanca, el poderoso Servicio de Inteligencia Naval empezó a investigar la actuación de Samprón durante el tiempo que estuvo radicado en Bahía Blanca, donde se gradúo como ingeniero agrónomo la Universidad Nacional del Sur.

En su testimonio en el histórico Juicio oral Subzona 14 I, llevado a cabo en Santa Rosa en 2010, la ex esposa de Samprón, la psicopedagoga María Antonieta Lebed, se refirió a estos hechos afirmando que había sido “Méndez y el SIN de la Armada” (sic) los que habían comenzado con la cacería de brujas que desembocó en el delirante operativo del 14 de julio de 1976. Desafortunadamente, ninguno de los abogados querellantes presentes pareció percatarse de la importancia de esta información que habría permitido desentrañar la parte más oscura de aquel hecho bochornoso que cubrió de sombras, no disipadas hasta hoy, a la comunidad de Jacinto Aráuz: la vinculación con Bahía Blanca del Operativo y sus gestores locales, copartícipes de la barbarie.

El SIN habría sido el organismo que, a través de Méndez, informó al grupo de notables del pueblo que recurrieron a sus servicios, que, en efecto, Samprón había sido militante estudiantil y posteriormente expulsado como director de la Escuela de Agricultura y Ganadería, dependiente de la UNS, por su filiación “marxista”, gravísimo pecado en aquellos años de paranoia hábilmente plantada en los sectores más conservadores de la sociedad argentina, por no mencionar a los notables de Jacinto Aráuz. Había pues que encontrar los motivos para hacer que Samprón abandonara el cargo de rector del Instituto José Ingenieros, para lo cual la publicación del reportaje de la revista GENTE se constituiría en la oportunidad esperada.  Fue así como se lo acusó de haber permitido que la profesora de ERSA dejara a los estudiantes como tarea la redacción de una monografía sobre el guerrillero araucense abatido en Tucumán, presentándolo como un héroe.

En octubre de 1975, cuando se publicó el reportaje de GENTE, la Subzona 14 recién se encontraba en proceso de concreción, amén de que el Golpe del 24 de marzo del año siguiente apenas comenzaba a vislumbrarse en el horizonte.  Era el SIN de la Armada el encargado entonces de llevar adelante la operación de satanización de Samprón.

Producido el Golpe, con el afianzamiento de la Subzona 14, como parte de la Zona Militar I, comandada por el general de división Carlos Guillermo Suárez Mason, la tarea de deshacerse de Samprón, por instrucciones del SIN, pasó a manos de los militares estacionados en La Pampa.

Los servicios secretos

servicios quartucciLa prueba irrefutable de que el Operativo Aráuz se generó en Bahía Blanca, habiendo la Subzona 14 cumplido el papel de mero ejecutor de las órdenes recibidas, la encontramos en el INFORME SECRETO fechado el 24 de mayo de 1976, en el cual se le comunica al Jefe del Destacamento de Exploración de Caballería Blindada 101 (Subzona 14), Coronel Fabio Iriart, “Información sobre Escuela Secundaria en Jacinto Aráuz (La Pampa)”. Firma el documento el coronel Fernando José Ras, jefe del Departamento II de Inteligencia, Comando Cuerpo de Ejército I.

Dicha información, proporcionada por el SIN, se despliega en el ANEXO I de la siguiente página del INFORME SECRETO. Lo reproducimos textualmente, con la misma sintaxis y errores gramaticales:

ASUNTO: Escuela Secundaria de JACINTO ARAUZ (LA PAMPA)

  1. En la Escuela Secundaria de la localidad de JACINTO ARAUZ (LA PAMPA) durante el año 1975, la profesora de estudios de la Realidad Social Argentina, hizo hacer a sus alumnos una monografía sobre el guerrillero muerto “NEGRIN”. Esto provocó descontento entre los padres. Algunos dudaban en seguir mandando a sus hijos al Colegio.
  2. Al respecto se tiene conocimiento que no se dió parte a autoridad alguna  y se ignora la actitud asumida por el rectorado del establecimiento.
  3. Asimismo se informa que el cura párroco, efectuaría reuniones en las afueras de JACINTO ARAUZ, con integrantes de otro culto denominado “Iglesia Valence”.

       ORIGEN: SIN

Del documento se hicieron tres copias: la original fue enviada al Destacamento de Exploración de Caballería Blindada 101 (Subzona 14), en Toay; el duplicado, al Departamento de Inteligencia 101, en La Plata, y el triplicado, al Comando Cuerpo de Ejército I (Departamento II de Inteligencia-Archivo).

Es interesante observar el camino que seguían los informes de inteligencia elaborados por distintos cuerpos. En nuestro caso, la investigación hecha por el SIN naval fue enviada a la Inteligencia del  Comando Cuerpo de Ejército I, el cual a su vez, la hizo llegar a la Subzona 14.

servicios quartucci 2g

Misión a Jacinto Aráuz del enviado de la inteligencia pampeana

Como resultado de la información secreta arribada a Toay, la Subzona 14 envió a Jacinto Aráuz y la zona al subcomisario Roberto Fiorucci, encargado de la inteligencia pampeana, el cual, según testigos, llegó al pueblo en un Citroen rojo, dándose inmediatamente a la tarea de entrevistar a vecinos del pueblo a fin de recabar información sobre el colegio secundario. Su misión se sintetiza en el documento que integra la Causa 482/76 denominado INFORME RELACIONADO CON LA COMISIÓN ORDENADA POR EL COMANDANTE MILITAR DE LA SUBZONA 14 EN JACINTO ARAUZ Y GENERAL SAN MARTIN, PROVINCIA DE LA PAMPA, Y ZONA RURAL JURISDICCIÓN DE VILLA IRIS, PROVINCIA DE BUENOS AIRES. SALIDA: DÍA 10/6/76; REGRESO: DÍA 12/6/76.

Las entrevistas más relevantes, a propósito del reportaje de la revista GENTE arriba presentado, fueron las realizadas al veterinario Rubén Garciandía; a la entonces directora de la Escuela Primaria N° 33 Manuel Belgrano, Irma Rodríguez de Matir, conocida familiarmente como “Chiquita”, cuyo hijo Gustavo, en 1975, había cursado el primer año de Instituto José Ingenieros, y al letrado Adelmo Goy, cuyo hijo Pablo también estaba en primer año al momento en que se publicó la revista GENTE mencionada. Reproducimos lo que estos personajes manifestaron a Fiorucci, tal como aparece en le informe elevado por éste:

Conforme a datos confidenciales, proporcionados por el idóneo en veterinaria, Sr. J Rubén GARClANDIA, con negocio en el medio, […] éste  había escuchado comentarios en la población, que en el año 1975, una profesora de Historia había ordenado a sus alumnos escribir la biografía sobre una persona célebre oriunda del medio cuyas referencias podrían encontrarse en un número salido en ese tiempo de la revista Gente. Antes de consultar la edición de esa revista, los padres de los alumnos pensaron que se trataría de algo relacionado con el Dr. FAVALORO, eminencia mundial en trasplantes de coronarias o de alguna otra celebridad. Pero nunca se imaginaron que la personalidad a la que aludía era el guerrillero Negrín. Esto produjo cierta reacción en los padres de los alumnos, lo que motivó el trascendido de tales de circunstancias.   Posteriormente es entrevistada la esposa del Sr. Gregorio MATIR (GOYO), quien actualmente se halla a cargo de la dirección de la Escuela Primaria No.33. Uno de los hijos de este matrimonio actualmente cursa segundo año en el secundario José Ingenieros. La nombrada nos explica que el pasado año el hijo la consultó por que tenía que realizar un trabajo para la materia ERSA, la cual era dictada por Stella Maris Barraza, relacionado con un personaje que hubiera tenido notoriedad o relevancia en la provincia de La Pampa; la madre le explica al hijo que podría tratarse, entre otros, del reverendo Padre Buodo y otras celebridades, pero éste dijo que no se trataba de ellos y el que él y la profesora aludían era uno que estaba referenciado en una edición de la revista GENTE, aparecida dos o tres números atrás. Localizada dicha GENTE, la mujer vio que la persona aludida era el guerrillero Manuel NEGRÍN, al cual su hijo dice admirar como si en la clase hubiese sido elogiado o halagado. Agrega además la señora de MATIR que ellos son un hogar cristiano y que, a pesar de las buenas enseñanzas de que ha sido objeto el hijo, éste no parece asimilarlas, encontrándolo desubicado. Acota además que para la misma materia han realizado numerosos trabajos, y como consecuencia de la anormalidad apuntada, vigila a su hijo constantemente, por lo que en algunas oportunidades lo ayuda a  sacar conclusiones escritas de tales trabajos, los cuales al ser corregidos por la profesora, ésta los ha rubricado debajo de los mismos, con el comentario “trabajo mal interpretado”. En esas mismas circunstancias la profesora le pregunta al hijo de la señora de MATIR si esas conclusiones eran de él u orientadas por una persona mayor, a lo cual le contesta que sí, que lo ayudaba la madre. La profesora lo recriminaba para que en lo sucesivo las conclusiones las hiciera él mismo. A requerimiento de los actuantes, la nombrada mujer busca documentación de la materia, tratando de localizar trabajos donde consten esas anormalidades, pero no logra encontrar nada aduciendo lo desordenado de su hijo y que tales papeles habían sido quemados entre otros de distintas materias. Entre los compañeros de su hijo se encuentran los hijos de las familias MUNUCE, GOY, BANEK, GAVIOT, GUERRA, SILVEIRA Y RESCHINI.   Se entrevista al padre del alumno y compañero de MATIR, Pablo Goy, si bien es cierto que no aporta datos, corrobora los dichos de la señora de MATIR. Entrega algunos trabajos de su hijo para la materia ERSA, requiriendo su devolución. 

Otro de los entrevistados fue Ricardo Rostán, barón agropecuario local que se encargó de señalar a los “rojos” que habían tenido la responsabilidad de crear el Instituto José Ingenieros en los albores de la década del 70, así como al padre Bosch, cura párroco de la iglesia católica y al pastor Carlos Delmonte, a cargo de la iglesia valdense.

A continuación, el agente de inteligencia Fiorucci incorpora a su informe varios trabajos de Pablo Goy para la materia ERSA, proporcionados por Adelmo Goy, padre del alumno, no encontrándose entre éstos ninguno relacionado con el tema del guerrillero Negrín. Los temas desarrollados en estos trabajos son variados, desde ejercicios sobre música progresiva hasta comentarios sobre diversos artículos periodísticos aparecidos en publicaciones que habrían sido citados en clase por la profesora de ERSA. Según el testimonio de Samprón en el juicio oral de 2010, la única mención a Manuel Negrín, caído en el Operativo Independencia, habría provenido del alumno de cuarto año, Ricardo Negrín, familiar del guerrillero abatido, alumno que, dicho sea de paso, en ocasión del Operativo del 14 de julio de 1976 fue indagado por los represores por portación de apellido.

De cualquier manera, el tono laudatorio a las fuerzas armadas del reportaje, con profusión de términos que ensalzan el arrojo y coraje de los valientes soldados enfrentados a la “guerrilla apátrida”, así como el fuerte tono nacionalista y patriotero que exuda el texto, muy en consonancia con el concepto de “ser nacional” que la dictadura cívico-militar promovió hasta el hartazgo, de no haber sido por la voluntad de los denunciantes de Jacinto Aráuz de buscar hechos que incriminaran a Samprón, seguramente no habría ocupado el lugar central que alcanzó en este lamentable capítulo de la feroz represión desatada.

La justicia pampeana, cómplice del terrorismo de Estado

En otro orden, las 38 fojas que conforman la Causa 646/76 (“Guillermo Quartucci s/evasión”) constituyen el ejemplo más claro, sin necesidad de mayores elucubraciones abstractas, de la manera en que la justicia civil actuó durante la dictadura, poniéndose totalmente al servicio de los militares. El juez Carlos Walter Lema, encargado por orden de Baraldini de juzgar la supuesta negligencia de quienes vigilaban al secuestrado que logró escapar del Puesto Caminero sobre la Ruta 35, en el documento final por el cual declara absueltos a los “negligentes” policías, vuelve a citar, con la mayor naturalidad, las palabras de mayor jefe de la policía pampeana : “Que no era previsible que, encontrándose el evadido esposado, con las manos atrás, sentado en el piso y ojos vendados, el mismo pudiese darse a la fuga”. ¡Bella manera de administrar justicia! El juez federal Carlos Walter Lema, el secretario Eduardo Páez de la Torre, el juez federal subrogante Raúl Pedro Perotti y el procurador fiscal federal Jorge Francisco Suter –los cuatro integrantes del Juzgado Federal de Primera Instancia de Santa Rosa, La Pampa, e intervinientes en esta causa- no han sido hasta ahora señalados, y menos aún indagados por su desempeño cómplice como funcionarios públicos durante la dictadura, como tampoco han sido indagados los civiles de Jacinto Aráuz que, con sus denuncias, propiciaron el bochornoso, para la historia local, Operativo Aráuz.

Vemos pues cómo los medios de comunicación, los servicios de inteligencia, una parte importante de la sociedad civil y la “justicia” actuaron al unísono en ese periodo oscuro y trágico de la larga noche del terrorismo de Estado en Argentina. El Operativo Aráuz del 14 de julio de 19176 y días subsiguientes es un elocuente ejemplo de ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s