“Mentira que Garlatti no sabía”

Foto: Facebook(Nota con audio) Fortunato Mallimaci, integrante de la Comisión Provincial por la Memoria, destacó este sábado en el programa Enredados la responsabilidad del Arzobispado de Bahía Blanca en el encubrimiento del cura Aldo Omar Vara, detenido recientemente por Interpol en Paraguay para que rinda cuentas sobre su participación en crímenes de lesa humanidad.

Remarcó el reconocimiento público de la Diócesis de Ciudad del Este respecto a que Vara fue escondido allí por expreso pedido del obispo Guillermo Garlatti. Sin embargo, el 20 de noviembre de 2013 el mismo arzobispo les comunicó a organismos de derechos humanos que “Vara presentó su renuncia total y definitiva como párroco de San Antonio de Padua y solicitó licencia para ausentarse de la Arquidiócesis en el año 2001” ante el antecesor de Garlatti, monseñor Rómulo García.

 “Quiere decir que lo sabía desde el primer día. ¡Mentira que no lo sabía! Hay un sistema eclesiástico fuertemente incorporado en los actores que es el secreto, el no decir nada porque esto es un ataque a la iglesia, no mostrarlo ni hacerlo público porque se supone que esto daña la imagen. Al contrario, hay muchos sectores de la Iglesia Católica que no quieren, el Nunca Más también está en la Iglesia Católica. Es decir, nunca más a las dictaduras, sumémonos a las democracias”, agregó Mallimaci quien había denunciado el pago mensual que desde la Curia bahiense se le hacía llegar al represor mediante un apoderado.

El sociólogo opinó que le parece “muy bien que la justicia actúe cuando las autoridades eclesiásticas no lo hacen. Vara es un prófugo acusado de delitos de lesa humanidad, vuelve a poner una discusión que no es solo para Bahía Blanca sino para toda la sociedad argentina sobre, no solo ya la complicidad ideológica de amplios sectores de la Iglesia Católica, sino la participación directa en el terrorismo de Estado y en los crímenes de lesa humanidad”.

“Y que a estos crímenes de lesa humanidad, una institución como parte de la Iglesia Católica, no los comprendan como tales y siguen colaborando con el sacerdote Vara. Hay que dar un paso más, porque el comunicado de prensa de la Diócesis de Ciudad del Este dice que a pedido de su obispo de Bahía Blanca él está ahí. Esto sí que es todavía más grave de lo que dijimos el martes y miércoles pasado, porque el sacerdote Vara, como sucede en la Iglesia Católica, puede ejercer sus ministerios sacramentales, dar misa, si está autorizado por el obispo del lugar de donde él es, de donde él cobraba su jubilación. Que es el arzobispo de Bahía Blanca”, explicó.

Agregó que se debe “seguir mostrando estas complicidades” ya que “es fundamental que la opinión pública lo pueda discutir, reflexionar a fondo. No solo es el tema del padre Vara, están en juego otros crímenes que se han cometido, estamos esperando que muchos sacerdotes y sobre todo religiosas nos digan lo que saben de los niños que sus padres fueron asesinados y entregados a otros matrimonios. Me parece que hay mucho por saber y lo que sucede en Bahía Blanca va a ayudar a toda la sociedad argentina”.

Garlatti se desvinculaba de Vara mientras lo escondía en Paraguay y pagaba su jubilación.

Garlatti se desvinculaba de Vara mientras lo escondía en Paraguay y pagaba su jubilación. Carta enviada a Hijos, APDH y Red x la Identidad.

Mallimaci recordó que Vara recibía una jubilación eclesiástica que motivó la denuncia de Fiscalía contra el arzobispo Garlatti por encubrimiento: “Yo hice las consultas, porque sobre estos temas venimos investigando desde hace mucho tiempo, o es una jubilación que le llega por Propaganda Fides que es una institución católica que subvenciona a aquellos sacerdotes que tienen problemas financieros o le puede venir de un subsidio de las iglesias europeas que a veces envían cierto dinero para los sectores más empobrecidos de la sociedad. Pero el hecho es que alguien más dentro del episcopado argentino autorizaba y el arzobispo autorizaba”.

Más adelante, afirmó que sobre las dictaduras y los crímenes de lesa humanidad cometidos en América Latina y la “amplia complicidad” de sectores católicos “hay poco cambio” en las posturas de la Iglesia del papa Bergoglio.

“El hecho de que la memoria que se haga de ese pasado sea una memoria más bien de que estuvo bien luchar contra los comunistas y contra los subversivos, una memoria que no sea capaz de reconocer los gravísimos delitos que se han cometido, me parece que grandes sectores de esa institución siguen pensando que lo que hicieron estuvo bien y que acompañar a las víctimas pareciera que no forma parte de ese mensaje cristiano que quieren expresar”, dijo.

En ese sentido subrayó el próximo cuadragésimo aniversario del asesinato del sacerdote Carlos Mujica: “Ese sacerdote como tantos y religiosos y religiosas y dirigentes católicos, numerosos hay en Bahía Blanca, hasta el día de hoy no han sido reconocidos como tales. Es decir, siguen siendo considerados como elementos infiltrados o elementos que se metieron al interior de la Iglesia Católica y que descarriaron, que son anómalos. Se reconoce y se sigue reconociendo como mártires, por ejemplo, la Iglesia Católica con Juan Pablo II después con Ratzinger y también con el actual papa Francisco, a los asesinados por la República en España. Esos sí, son santos, hay que hacer memoria de ellos, hay que reconocerlos. Todos aquellos que fueron asesinados por las dictaduras católicas de América Latina hasta el día de hoy ni uno solo no fue reconocido como tal”.

Comparó la no expulsión del cura Christian Von Wernich -condenado por crímenes contra la humanidad- con la inmediata reacción ante un sacerdote que defienda el matrimonio igualitario como un derecho. “No se toma conciencia de que los delitos de lesa humanidad son parte constitutiva de una ética fundante en la sociedad argentina. No se toma en cuenta que esos delitos y esa Verdad, Justicia y Memoria son centrales en mirar hacia atrás y hacia adelante”.

“Acá hay un tema gravísimo, la cultura del secreto, de proteger, de no darle importancia a lo que sucede en nuestras sociedades, creer que la discusión que existe entre tres obispos o cuatro sacerdotes al interior del pequeño grupo católico es lo que piensa el conjunto de la sociedad. Por suerte en Argentina hemos cambiado y mucho sobre estos temas y uno esperará entonces que esos sectores de la Iglesia Católica comiencen a discutir, a reconocer los delitos y sumarse entonces a la justicia”, aseveró e insistió en la urgencia particular de la búsqueda de lxs niñxs apropiadxs dado que “la mayoría de los estudios y los juicios mostraron que la enorme mayoría de esos niños pasaron por manos de grupos religiosos”.

Escuchá la entrevista a Fortunato Mallimaci en Enredados (Sábados de 10 a 13 por Continental Bahía Blanca 103.9Mhz): http://www.ivoox.com/fortunato-mallimacci-vara-detenido-3-5-14_md_3081527_1.mp3″

Anuncios

2 thoughts on ““Mentira que Garlatti no sabía”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s