Massot: Las manipulaciones de Pontet

pontet

Pontet fue recusado por la Fiscalía ante la Cámara Federal y el Consejo de la Magistratura que deben resolver su situación.

Tras la lectura de la resolución del juez ad hoc Claudio Pontet dictando la falta de mérito del director de La Nueva Provincia, Vicente Massot, la historiadora bahiense Ana Belén Zapata se quejó de la “deliberada tergiversación de mi investigación la cual aparece burda y alevosamente citada casi 17 veces en sus 345 páginas“.

Como informáramos, para deslindar la responsabilidad de Massot y su familia en los secuestros, torturas y homicidios de los obreros gráficos y dirigentes sindicales Enrique Heinrich y Miguel Ángel Loyola, plantea que fue la Triple A la autora de los crímenes contra quienes encabezaron los más duros conflictos sindicales en la historia de la empresa. Para ello, el texto de Pontet y compañía desvirtúa y manipula diversos testimonios e investigaciones como las de Zapata.

“Yo digo en un artículo que es necesario comenzar a estudiar los nexos y vasos de convergencia entre las formas de represión paraestatal anteriores a la dictadura y las que se produjeron durante la misma, pensando en lo complejo de las transiciones y más concretamente en las formas de violencia, modus operandi y mano de obra que muchas veces compartieron tanto bandas y organizaciones criminales tipo Triple A, con las fuerzas militares y/o policiales que operaron ya en contexto dictatorial. Es desde esta línea de análisis  que menciono el caso de la llamada “Cueva de los leones” como uno de los lugares comunes donde los grupos paraestatales locales arrojaban los cuerpos de sus víctimas, allí donde también aparecieron los cuerpos de  Heinrich y Loyola. Pero esto, DE NINGUNA MANERA, es afirmar que a Heinrich y Loyola los mató la Triple A”, escribió la historiadora en la nota que aquí publicamos.

EL JUEZ PONTET Y SUS USOS DE LA HISTORIA PARA DEFENDER A MASSOT

(Por Ana Belén Zapata) Para el Juez Pontet, Vicente Massot era un “joven novato periodista de un medio local” en 1976 cuando asesinaron a Heinrich  y Loyola. Y que, como tal, “no tuvo arte ni parte” en las decisiones empresariales durante los conflictos  del diario con sus trabajadores entre 1973 y 1975, ni cuando luego de los mismos –y como consecuencia de ellos- se produjeron los brutales asesinatos de los gráficos. Pontet -más en rol de defensor que de un juez- opta por creer cien por cien la versión de  Massot y en consecuencia resolver la falta de mérito para él en este caso.

A lo largo de su resolución, el juez pretende instalar la idea de que a Heinrich y Loyola los asesinó la Triple A y de esta forma desligar de responsabilidad en estos actos a la patronal de La Nueva Provincia. Para decir eso, en su escrito, Pontet mal usa, falsea y descontextualiza parte de mis trabajos.

El juez llega a decir que: “la investigadora Ana Belén Zapata ha asociado directamente el hecho del que resultaron víctimas HEINRICH y LOYOLA con las acciones perpetradas por el grupo parapolicial conocido como Triple A”, para luego afirmar que “Ana Belén Zapata insiste en la hipótesis que los asesinatos de Heinrich y Loyola son atribuibles a la Triple A”.

 Esto además de ser falso y erróneo, es una deliberada tergiversación de mi investigación la cual aparece burda y alevosamente citada casi 17 veces en sus 345 páginas, como si con esto Pontet buscara parafrasear a su DEFENDIDO, Vicente Massot-  cuando decía en indagatoria que: “es de particular interés traer a comento los otros libros, ponencias, artículos, que en el curso de los últimos años ha escrito la misma Licenciada en Historia Belén Zapata, que se ha especializado precisamente en el tema de los conflictos laborales que se dieron entre 1973 y 1975 en LNP. Dada la clarísima animadversión de la licenciada respecto de LNP, cosa que es fácil de detectar a partir de la lectura de todo ese material, nadie podría, al menos en su sano juicio suponer que existe de su parte hacia el diario algún tipo de favoritismo”.

Ahora bien, yo digo en un artículo que es necesario comenzar a estudiar los nexos y vasos de convergencia entre las formas de represión paraestatal anteriores a la dictadura y las que se produjeron durante la misma, pensando en lo complejo de las transiciones y más concretamente en las formas de violencia, modus operandi y mano de obra que muchas veces compartieron tanto bandas y organizaciones criminales tipo Triple A, con las fuerzas militares y/o policiales que operaron ya en contexto dictatorial. Es desde esta línea de análisis  que menciono el caso de la llamada “Cueva de los leones” como uno de los lugares comunes donde los grupos paraestatales locales arrojaban los cuerpos de sus víctimas, allí donde también aparecieron los cuerpos de  Heinrich y Loyola. Pero esto, DE NINGUNA MANERA, es afirmar que a Heinrich y Loyola los mató la Triple A.

 El inconsistente argumento de Pontet se fundamenta en “la enemistad abierta entre la Triple A y La Nueva Provincia” interpretando que para la Triple A, asesinar a Heinrich y Loyola fue como “matar dos pájaros de un tiro” al eliminar a dos obreros “vinculados a Montoneros” (?!!) y al mismo tiempo dañar al diario frente al cual sentían aversión. ¿Pero cómo? ¿Asesinando a los dos trabajadores que más dolores de cabeza les traían a los Massot???

Primero, ni Enrique ni Miguel Ángel formaban parte de Montoneros, la vinculación –por demás forzada- que plantea Pontet es a partir del testimonio de Enrique Marano quien solo menciona una reunión en el SAG (Sindicato de Artes Gráficas) con dos integrantes de Montoneros que intentaban convencer a Heinrich y Loyola de volar la rotativa del diario (hecho que finalmente jamás sucedió).

Por otra parte, Pontet menciona la “conocida oposición y denuncia del diario a las actividades de la Triple A”. Eso es por lo menos discutible, y resulta necesario plantear matices y contextos diversos frente a las relaciones entre la dirección de La Nueva Provincia y “la Triple A”. Porque, si acaso fuera real, que el juez leyó los 10 años de editoriales de La Nueva Provincia que dijo que leyó… no se le habría escapado que justamente es en uno de los mencionado en su resolución (Estado de sitio: Recuperar el monopolio de la fuerza legítima, del 8 de noviembre de 1974) donde el diario justifica el accionar de la Triple A para “eliminar el terrorismo”. Cito: “La Alianza Anticomunista Argentina, si bien se mira, ha reaccionado contra una situación de inseguridad hábilmente explotada por el criminal terrorismo marxista. Ha reaccionado reivindicando una violencia que el Estado no sabe o no quiere hacer efectiva contra las huestes de Santucho y Firmenich. Mientras estas, entonces desarrollaran una táctica de ataque frontal al Estado y sus instituciones, la AAA pretende, por medios contraterroristas, eliminar un terrorismo frente al cual el Estado se muestra impotente”. (LNP, 8/11/1974)

Pontet menciona los enfrentamientos armados entre la guardia de La Nueva Provincia y la patota de Ponce; menciona las denuncias de Diana Massot sobre las “desprolijidades” de la nefasta “fiambrera”; pero casualmente (o no tanto) se olvida de mencionar el encuentro cordial entre Ponce y Diana Massot en su departamento de calle Cerrito donde el diputado y la empresaria charlaron “cuestiones de hacienda”. Es su propio DEFENDIDO quien menciona este encuentro en su indagatoria. Entonces ¿en qué quedamos?, si asumimos que Ponce era Triple A en Bahía Blanca ¿cómo era la cosa? ¿Se tiroteaban entre las patotas y después salían juntos a comer la empresaria y el diputado? Por lo pronto, la cosa era un poco más compleja de como la quiere presentar Pontet.

Ahora vayamos a la parte anacrónica del argumento de Pontet. Para el juez hacia fines de junio, principios de julio de 1976, con la dictadura ya instaurada, la Triple A seguía operando, a sus anchas, al punto tal de organizar dos secuestros sincronizados en las casas de Heinrich y Loyola. Otro dato que “se le pasó” al juez de las lecturas rápidas, es la nota de La Nueva Provincia del 31 de marzo de 1976 en la cual se anuncia que, entre otros sindicalistas, para ese entonces había sido detenido por las fuerzas militares RODOLFO PONCE. Para quien luego, asimismo, el 18 de junio la Junta Militar dispuso sanciones por delitos de corrupción, abusos de poder, y enriquecimiento ilícito. Junto a Ponce figuraban también Isabel Perón, Lorenzo Miguel, Rogelio Papagno, Carlos Menem y José López Rega entre otros… Pasando en limpio: si asumimos que Ponce era la Triple A local, ¿cómo se explica su actuación en este contexto en el que el mismo Ponce había sido ya detenido por los militares?

 Es simplista y endeble la representación que Pontet tiene de lo que fueron las organizaciones paramilitares. Por lo contrario, no es nada sencillo pensar, historizar, investigar sobre la Triple A: cómo se formó, cómo operó y aún más complejo: cómo y cuándo se desmembró, qué parte de su mano de obra resultó “reciclada” en el terrorismo de Estado; es decir, la compleja transición de estas formas represivas, esto que Pontet no llega a ver en sus ciegos esfuerzos por liberar de culpa y cargo a su DEFENDIDO.

 Por otra parte, la manipulación que Pontet hace de los testimonios de las víctimas resulta alevosa. Es por lo menos vergonzosa la parcialidad con la cual Pontet decide dar crédito a una parte del testimonio de Vilma Denk, pero desestimar otra. Entonces el juez va a subrayar que a Enrique Heinrich lo amenazaban desde la CGT de Ponce, pero menoscaba la parte del relato de Vilma en la cual ella explica que “la dueña de La Nueva Provincia los ´volvía locos´ y ´los amenazaba´ por los paros que hacían”.

A Pontet “no le parece razonable”: “suponer que los directivos del diario La Nueva Provincia se hayan tomado el trabajo de documentar un conflicto por actas notariales para luego decidir eliminar a los trabajadores que encabezaban el conflicto gremial y que figuraban en esas mismas actas, junto con ellos: lógicamente, en caso de ocurrir las muertes de los empleados, aquellas constancias probarían un supuesto móvil en una eventual investigación penal, y los principales sospechosos serían -sin dudas- ellos mismos”.

Y es así que el juez no entiende por qué razón los habría mandado a matar la empresa si “el conflicto ya había terminado” para 1976. Pontet “no se explica” ¿porqué la empresa habría querido deshacerse de dos de sus trabajadores más combativos cuando el conflicto ya estaba saldado?  Con esto el juez pretende invisibilizar el efecto aleccionador que tuvo para todos los gráficos del taller y de la empresa en general, los brutales asesinatos de sus compañeros. La Nueva Provincia  no volvió a tener luchas internas ni conflictos laborales en los años siguientes y hasta el día de hoy, ¿acaso piensa que nada de eso tuvo que ver con los asesinatos? El amedrentamiento le sirvió a la empresa para cambiar su sistema de producción y aumentar su productividad con el sistema de impresión off set, para cuya implementación la empresa pudo prescindir de los operarios que ya no necesitaba y beneficiarse con las condiciones y la legislación laboral que la dictadura había suprimido.

“Le tenemos miedo a la señora de Massot”, decían los gráficos en actas de asambleas, luego de los conflictos. Además, el juez agrega que: “la actuación en las tratativas laborales y/o sindicales con los delegados gremiales es absoluta y totalmente lícita. Lo único que demuestran las actas es la existencia de un conflicto gremial (lo que era público y notorio) y eventualmente, detraer de ello la existencia de un móvil para el crimen. Pero es claramente inidónea tal prueba para acusar de homicidio o de participación en el genocidio a quienes llevaron a cabo tal negociación sindical”. Decir esto es no entender nada del contexto de época, de la movilización social existente en años previos a la dictadura y de la realidad de cientos de establecimientos y fabricas en todo el país en los cuales –como en La Nueva Provincia- encontramos que la situación de conflictividad laboral previa al golpe resultó en factor determinante para el posterior secuestro, la desaparición y el asesinato de miles de delegados de planta, gremialistas o trabajadores de base ya en contexto dictatorial.

 Por otra parte, sobre el informe de Prefectura en que los servicios de inteligencia establecen los miembros de la “guerrilla sindical” a ser “raleada de LNP”, Pontet se pregunta en un esfuerzo por resultar incisivo “¿porqué las fuerzas militares no siguieron matando a los demás trabajadores que estaban signados como personal a ser raleado y solo asesinaron a Heinrich y Loyola?”. Y para contestarse (¿) trae a cuento testimonio de su defendido, Massot: “Luego, en su indagatoria del 24/04/2014 a fs 857/68 dijo que: “…en atención a la lectura de la causa y de la cita del informe de la PNA del 22 de marzo de 1976 respecto del personal involucrado en los conflictos laborales de 1975 deseo puntualizar que varios de ellos por no decir muchos de ellos, siguieron trabajando en la empresa normalmente por espacio de años, algunos todavía forman parte como empleados de LNP en puestos jerárquicos como el sr. Olivieri y que otro, ya muerto, el sr. Andueza, llegó a ocupar el más alto cargo del diario por debajo de la dirección y subdirección, el de secretario general de reacción”. Como si estos dichos permitieran esclarecer algo…

 Respecto al mismo documento resulta curioso cómo Pontet se pregunta por el caso de SOLDINI pero en ningún momento habla de la actuación de JOSÉ HÉCTOR RAMOS dentro del diario. Se permite dudar respecto a si efectivamente fue la familia empresaria la que aportó los datos de sus trabajadores a los servicios de inteligencia de la Prefectura cuando es el mismo informe de inteligencia el que dice que parte de la investigación sobre los gráficos la realizó Ramos antes de su muerte. Pontet menoscaba incluso el hecho de que es el mismo Vicente Massot quien me dijo a mí en la entrevista del 6/06/2013 que Ramos ERA EL JEFE DE SEGURIDAD DEL DIARIO. Este es un eje fundamental que nos permite pensar en la responsabilidad empresarial en el señalamiento e instigación a los asesinatos de Heinrich y Loyola. Pero el juez parece no verlo.

 Lo cierto es que la provisión de información por parte de la La Nueva Provincia hacia los servicios de inteligencia queda en evidencia – en parte-  desde la doble pertenencia del comisario José Héctor Ramos (que  un lado ocupaba el cargo de Segundo Jefe del Servicio de Informaciones de la Policía de de la provincia de Buenos Aires y por otro lado se desempeñaba como Jefe de Seguridad del diario) esto nos muestra un vínculo directo entre la empresa y los servicios de informaciones. Si a esto le sumamos los testimonios de trabajadoras que dieron cuenta de  la presencia cotidiana de Ramos en los pasillos de LNP, que solían reconocerlo cuando se reunía con los directivos del diario en las oficinas de la empresa. Estos son algunos de los detalles que aparecen en mi tesis pero que, muy convenientemente, Pontet no toma en cuenta.Para dejarlo libre de culpa y cargo a Vicente Massot, Pontet le endilga los asesinatos de Heinrich y Loyola a la Triple A. Y habla de esta organización muy livianamente, cortanto y pegando textos, tergiversando a su antojo. Como si reconstruir la estructura de las AAA, su forma de operar, sus redes de influencia a nivel nacional fuera algo sencillo de realizar. Habla de Triple A sin tener idea de lo complejo que es analizar este tipo de organización que justamente por su carácter de clandestinidad e ilegalidad requiere de suma cautela para analizar la muy fragmentaria base de indicios con la que contamos para tal fin.

 Para terminar, Pontet cita mucho mi tesis pero evidentemente la leyó muy poco o nada. A tal punto que ni del título que estaba citando se percató: “Páginas Manchadas”  La metáfora no es nada encriptado. Solo alguien que nunca leyó mis trabajos podría sostener que en ella desvinculo a La Nueva Provincia de los asesinatos de Heinrich y Loyola para en cambio decir que los mato la Triple A.

5 thoughts on “Massot: Las manipulaciones de Pontet

  1. Pingback: JUICIOS. Massot zafa con la ayuda de un juez amigo | Pájaro Rojo

  2. Pingback: Apelaron falta de mérito de Massot | Juicio Armada Argentina - BNPB

  3. Pingback: Habla el juez que benefició a Massot | Juicio Armada Argentina - BNPB

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s